Archivos diarios: enero 23, 2014

MIS AÑOS EN “ADELANTE”

He tenido mucha suerte en mi vida profesional, sobre todo porque a estas alturas de mi existencia sigo trabajando en lo que me gusta. No siempre las personas reciben un salario (así sea el más precario) por hacer algo que le reporte placer. Puede ocurrir que ganen un gran sueldo (de hecho, lo más lógico es que las personas se pasen su vida intentando mejorar la situación económica, y se sientan felices si lo logran), pero la remuneración espiritual sea nula.

Tuve la dicha de comenzar a escribir de modo sistemático en un medio de prensa cuando aún era muy joven. José Antonio García Gradaille y yo todavía estudiábamos Licenciatura en Derecho en una misma aula de la Universidad de Camagüey, y ambos colaborábamos con la revista “Resonancias” que por aquellos tiempos se había creado en el recinto académico. Tengo entendido que fue nuestro profesor de filosofía Jorge Luis Varona el que le habló de nosotros a Manuel Villabella, entonces responsable de la sección “Visión cultural” del periódico camagüeyano “Adelante”, y por allí comenzó el vínculo semanal con ese medio.

La primera crítica que entregamos fue a propósito de Una novia para David (1985), de Orlando Rojas. A Villabella no le pareció impublicable, pero propuso que en vez de firmar con nuestros respectivos nombres lo hiciéramos con el más impersonal J. A. García, aprovechando la coincidencia de las iniciales y el primer apellido. Fue el inicio de una aventura que recuerdo con mucho cariño, porque me ayudó de un modo decisivo a conformar esa vocación que aún conservo por mostrar en la esfera pública mis opiniones y someterlas a debate. Lee el resto de esta entrada