Archivos diarios: agosto 28, 2013

PULSIÓN

¿Qué lo impulsó a abrir y mantener un blog?, me pregunta en un cuestionario que utilizará para su tesis el joven bloguero camagüeyano Alberto Manuel León Pacheco (rector a su vez del sitio Super Cuba).

No creo que uno pueda explicar con total transparencia la motivación exacta. Las pulsiones no se explican: se padecen. En mi caso veo una mezcla de muchas cosas. Placer al escribir sobre el cine, que es una de mis pasiones. Necesidad de compartir y recibir conocimientos. Ganas de romper con la rutina intelectual, y con el autoritarismo anónimo del Uno al que aludía Heidegger.

Pero sobre todo me sigue animando la posibilidad de expresarme libremente en un contexto tan polarizado como el que se vive en Cuba. Como en los blogs no existe exactamente la censura, sino en todo caso la autocensura (dicho por lo claro: yo soy el único que decide lo que es publicable, o lo que es lo mismo, lo que no voy a publicar), he podido obtener una mayor conciencia de mi responsabilidad intelectual. Y eso es lo que me sigue impulsando a mantenerlo no obstante la desalentadora calidad de las conexiones.

Gracias a las numerosas polémicas que han tenido lugar en el sitio, también he aprendido que se puede fomentar en estos espacios lo que llamo la cultura de la polémica, esa donde es posible el intercambio civilizado de argumentos contrapuestos, sin que las diferencias de criterios terminen asociadas a la descalificación personal.

También me sigue animando a mantener el blog, luego de más de seis años de actividad, y más de 1300 entradas publicadas, el hecho de que ya ha dejado de ser un sitio estrictamente personal, para convertirse en punto de encuentro de personas que tienen visiones diversas del audiovisual cubano, y por supuesto, de la Cuba que viven, ya sea en su interior, o en la distancia.

Como intelectual (pero antes como ciudadano) una de las cuestiones que más me atrae tiene que ver, precisamente, con la posibilidad de debatir con rigor asuntos que atañen a lo público, es decir, asuntos que van más allá del interés individual o grupal. Lamentablemente, la calidad de los debates en nuestra esfera pública (en ambas orillas) está secuestrada por la mediocridad intelectual. Para nada predominan entre nosotros los debates serios sobre los temas que más nos podrían interesar en lo público (ni en los medios oficiales, ni en los espacios que se le oponen). Casi todo se ha reducido a una batalla de ideas ya cristalizadas que, confrontación bélica al fin, apenas permite percibir los matices de esa compleja realidad que nos habita, y que nunca está en reposo.

Se trata sencillamente de una guerra en donde la búsqueda de la Verdad (con todas las paradojas que esto porta) es lo primero que se sacrifica, dado que lo que interesa es vencer al enemigo de turno, al precio que sea. La Verdad es sustituida entonces, en ambas orillas, por verdades a medias que solamente estarán en función de legitimar los intereses de grupo. Ya sea para defender ciegamente una visión oficial de nuestra realidad, o para satanizarla.

En mi blog he encontrado un alivio a tantos imperativos ajenos. Este es mi sitio y como tal lo he defendido: un sitio personal e intransferible. Un sitio donde puedo hacerme las preguntas que toda confrontación colectiva sugiere de modo autoritario o sutil que se posterguen, porque no es el momento oportuno, o porque le estaría dando armas al enemigo.

Lo cual no quiere decir que me sienta satisfecho con lo que pasa actualmente en la blogosfera cubana. En lo personal, al principio de todo, me hice muchísimas ilusiones con las contribuciones que podrían aportar los blogueros a ese debate nacional que tanto estamos necesitando. E ingenuamente pensé que la famosa independencia de lo institucional garantizaría la independencia intelectual. Hoy sabemos que esa independencia está muy lejos de haberse logrado. Al contrario.

La blogosfera cubana cada vez se parece más a esos escenarios de antes donde encontrábamos antagonismos dignos de una película hollywoodense. En medio de tanta multiplicidad de voces es difícil encontrar tonos auténticamente personales. Más bien lo que encontramos son voceros de aquellos puntos de vista que ya han sido legitimados en lo público, y donde lo único que vale es estar a favor o en contra de lo que los grupos en pugna por el poder dicten. Y no hablo solamente de lo ideológico.

Desde luego que existen excepciones aquí o allá. En verdad hay blogs que son excelentes, y que ayudan a obtener una idea plural de nuestras existencias. Pero yo me refiero a la tendencia hegemónica, que es la que manda, la que va decidiendo todo. ¿Qué es entonces lo que me mantiene pegado al blog? Lo que dije al principio: la posibilidad de ensayar una manera propia de expresarme. Ni mejor ni peor, solo propia.

Juan Antonio García Borrero

CONVOCATORIA PARA LA SELECCIÓN DE FILMES CUBANOS QUE OPTEN POR PRESENTARSE A LOS PREMIOS OSCAR, GOYA Y ARIEL

Me acaba de llegar al buzón esta información que ha puesto a circular la Oficina de Creación Artística del ICAIC. Creo que es la primera vez que se convoca públicamente a este tipo de nominación, aunque en lo personal lo que más me alegra es el hecho de que la producción independiente por fin es tomada en cuenta.

JAGB

CONVOCATORIA PARA LA SELECCIÓN DE FILMES CUBANOS QUE OPTEN POR PRESENTARSE A LOS PREMIOS OSCAR, GOYA Y ARIEL

Cierre de Convocatoria: 10 de septiembre de 2013

Bases:

Podrán ser presentados al Comité de Selección todas los filmes nacionales, ya sea producidos por el ICAIC (Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos) o de manera independiente.

Los filmes deben haber sido exhibidos en salas comerciales del país, durante un período no menor a 7 días consecutivos, en fecha comprendida entre el 1 de noviembre de 2012 y el 31 de diciembre de 2013.

Los filmes no deben haber sido exhibidos por INTERNET o televisión antes de su estreno en cine.

OSCAR

(Oscar a la Mejor Película Extranjera)

Acto de entrega de los 87 Premios Oscar: 2 de marzo de 2014

Última fecha de entrega de toda la documentación: 1 de octubre de 2013

Los largometrajes deben tener, mínimo, 40 minutos de duración sobre un formato de 35mm ó 70mm, ó en formatos de 24 ó 48 cuadros por segundo, a través de escaneo digital con una resolución nativa en formato no menor a 1280×720 (resolución de 2048 por 1080 pixeles). Lee el resto de esta entrada