ROBERTO MIQUELI IN MEMORIAM (1926-2013)

Hoy, en la madrugada del 24 de julio, falleció otro de los grandes del cine cubano. Su nombre nunca ocupó las primeras planas de los periódicos cuando se ha hablado de nuestro audiovisual. Toda su vida trabajó en eso que otras veces he llamado “oficios invisibles del cine cubano”, pero allí queda una carrera brillante que se inicia como escenógrafo en Ángeles de la calle (1953), de Agustín P. Delgado, e incluye, ya en la etapa revolucionaria, labores desplegadas (también creando efectos especiales) en filmes como Historias de la Revolución (1960), de Tomás Gutiérrez Alea; La muerte de un burócrata, de Gutiérrez Alea (1966), El bautizo, de Roberto Fandiño (1967), Lucía, de Humberto Solás (1968), El brigadista, de Octavio Cortázar (1977), o Cecilia (1981), de Humberto Solás, entre otras.

En el año 2007 Roberto Miqueli vino a Camagüey y participó en el Taller Nacional de la Crítica Cinematográfica celebrado aquel año. No pude conocerlo personalmente, pues me encontraba viviendo en España en esas fechas, pero a raíz de lo que me contaron que sucedió en ese encuentro escribí un post que quisiera compartir una vez más con los amigos del blog, como homenaje a su memoria.

Juan Antonio García Borrero

Anuncios

Publicado el julio 24, 2013 en OFICIOS DEL CINE. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: