GUSTAVO ARCOS SOBRE UNA MUESTRA DE CINE ORGANIZADA EN COREA DEL SUR

Hace unos días le envié este mensaje al grupo de realizadores envueltos en este proyecto. Aunque no fue su propósito inicial, ha sido colgado y no por mí, en la red.

Más allá de la anécdota, hay varios asuntos que, justamente, están hoy en el centro del debate que sostienen los cineastas.

¿Cuál sería la función del ICAIC en estos tiempos? ¿En el escenario actual, qué relaciones de legitimación y respeto deben establecerse, entre creadores, instituciones y Estado? ¿Qué se entiende por cine cubano, hoy? ¿Hasta cuándo un grupo de funcionarios determinarían, cuáles son los cineastas cubanos y cuáles no? Son solo algunas, de las muchas preguntas que podemos hacernos. Por eso comparto este mensaje con ustedes.

Saludos

Gustavo.

Hola,

Antes que todo quiero agradecerles por la disposición mostrada desde un inicio a participar en este proyecto. También por la celeridad en sus respuestas y envíos de materiales audiovisuales cuando estos fueron solicitados. La verdad es que estoy muy complacido por la forma desinteresada en que se fueron involucrando o ayudando, a que una muestra tan amplia de filmes cubanos, llegara por vez primera a Corea del Sur, país con el que no tenemos relaciones diplomáticas.

Les recuerdo que hace al menos tres meses fui invitado por la parte coreana a realizar una selección de películas cubanas, a fin de presentarlas en Seúl durante unas jornadas de cultura cubana que tendrían lugar allí en los meses de julio y agosto. La Sociedad Cultural José Martí oficiaba en Cuba como mediadora en este proyecto, pues ya tenían experiencias de trabajo en el ámbito cultural con los coreanos. De manera oficial se contactó a la dirección de Relaciones Exteriores del ICAIC y se inició un proceso de propuestas de filmes y documentales que pudieran conformar dicha muestra. De forma paralela, hice mi curaduría integrando películas realizadas por la industria oficial y otras gestadas de manera independiente. Para mí, estaba claro que si bien resultaría incompleta una muestra de cine cubano sin la presencia de obras del ICAIC, también resultaría poco seria, una, donde estuvieran ausentes varios de los materiales independientes premiados y legitimados internacionalmente en los últimos 10 años.

Pero en la dirección del ICAIC no piensan igual y desde el inicio, no más conocer que en esa semana de cine cubano se pensaban también exhibir, según mi propuesta, obras como Memorias del desarrollo (M. Coyula), Juan de los muertos ( A Brugués) o El futuro es Hoy ( S Gómez) entre otras de factura alternativa, salió a relucir su radical inconformidad con tal selección. Mostraron además su irritación por la forma en que habíamos contactado con ustedes, los realizadores, solicitado vuestra colaboración en la entrega de trailers, lista de diálogos, fotos o demos relacionados con las obras. En resumen, para el ICAIC, o se aceptaba su curaduría y su parsimoniosa dinámica de trabajo, integrada con obras producidas solamente en dicha institución, o sencillamente no se hacía la muestra y se apartaban del proyecto.

Con la obra de Coyula fueron especialmente insistentes en su negativa, reproduciendo un fenómeno de desacreditación ya operado hace unos dos años cuando tuvo que ser retirada de un Festival en Beirut, ante la ira de la embajada cubana, cuyo funcionario consideró que Memorias “no era una película cubana”. Ahora, la parte coreana decidió que para limar asperezas y encontrar una vía conciliatoria, Memorias… debía ser apartada de la muestra a pesar de que ya la traducción al idioma coreano estaba realizada, el filme visto y aceptado en primera instancia, para su exhibición. Coyula además se había incorporado rápida e inmediatamente al proyecto, poniendo a nuestra disposición todos los materiales relacionados con su filme y realizando una copia BlueRay del mismo.

El proceso de conformación de un programa final siguió su curso durante semanas donde se fueron sugiriendo y quitando títulos, hasta que finalmente parecía haberse llegado a un acuerdo entre ambas partes. Ese programa quedó integrado por los siguientes títulos:

Havanastation/Larga distancia/ Los dioses rotos/ Juan de los muertos/Video de familia/ Camioneros/ 20 años/ El dictado/El mundo de Raúl/ El futuro es hoy/ Fuera de liga/ Una niña una escuela.

Era una muestra amplia, de documentales, cortos, animados y largos de ficción, generados en la industria, paralelo a ella o de forma totalmente independiente. Películas todas que han sido exhibidas en territorio nacional y que han obtenido premios en festivales de todo tipo.

Hace tres días el ICAIC en una nueva vuelta de tuerca decidió retirarse del evento, teniendo en cuenta la no existencia de relaciones diplomáticas entre Cuba y Corea del Sur, hecho que lo imposibilitaba participar de manera oficial. Después de haber aceptado e iniciado conversaciones con la parte coreana y sus colaboradores de la sociedad José Martí en Cuba, la dirección del ICAIC decide que “no es políticamente correcta” su presencia en Seúl. Resulta contradictorio que otras manifestaciones artísticas SI estarán presentes por Cuba, pero el cine no, ya que la negativa de la institución a participar o respaldar los filmes cubanos, genera una respuesta similar de los directivos de la José Martí y por ende de los funcionarios coreanos, que ahora, no quieren hacer nada si el ICAIC no está detrás.

Curioso todo este entramado que parece contaminado por todo tipo de intereses políticos o personales. Extrañas actitudes de funcionarios que, cuando les conviene hablan de la cultura como vía para romper barreras o unir pueblos y que después actúan de manera contraria. Y es que si bien no hay relaciones entre los dos países se ha buscado la forma de mantener estrechos lazos entre nuestra isla y Corea. No hay más que observar todo el consumo de electrodomésticos, de maquinarias y equipos automotores de firmas coreanas que tiene en Cuba extraordinaria distribución. Tenemos incluso espacios dramatizados en la Tv nacional con filmes y novelas producidos en ese país y nuestros deportistas compiten en no pocos eventos que se realizan en ese territorio, sin embargo para el ICAIC, resulta “engorroso” participar con sus filmes en una muestra de cine nacional programada allí para este verano.

Hoy en la mañana he recibido un mensaje donde se me comunica desde Corea, que la muestra de cine cubano en ese país ha quedado definitivamente suspendida ante la retirada del ICAIC, molesto por la curaduría realizada. Hace tres días la retirada ya anunciada de la institución, parecía estar motivada por la no existencia de relaciones entre ambos países.¿ A cuál de los dos creer?.

Errores de concepto e incoherencias organizativas han rodeado desde el inicio todo este proceso. Considerar hoy que solo el cine cubano es aquel que se realiza dentro del marco de la institución es tener una lectura estrecha, anticuada y monopolista del fenómeno actual del audiovisual en Cuba. Agarrarse a criterios o estrategias políticas para justificar acciones incoherentes y falta de perspectiva institucional, resulta un gesto contraproducente y oportunista. Una muestra de cuánta razón tienen los cineastas en sus recientes demandas de cambio urgente para ese organismo, sus estructuras y sus formas de entender cuál es su razón de ser, qué es el arte y quienes son los artistas.

Nuevamente, gracias a todos y todas por el apoyo dado a este proyecto, encontrando en sus apretadas agendas profesionales un momento para responder a mis solicitudes y preguntas.

Fue un placer tenerlos de alguna forma, cerca.

Gustavo Arcos.

Anuncios

Publicado el junio 26, 2013 en POLÉMICAS. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

  1. El ICAIC es muy coherente. ¿Acaso no se acuerdan cómo en 1988 el gobierno cubano no dejó participar a los atletas cubanos, en “solidaridad” con Corea del Norte, en los Juegos Olímpicos de Seúl? Las embajadas culturales son parte de una política de deshielo, en países que no tienen relaciones diplomáticas, pero que desean “acercarse”. La no realización de la muestra de cine cubano -ya de por sí muy discutida su curadoría- en Corea del Sur evidencia la “permanente” coincidencia con el régimen de Corea del Norte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: