Archivos Mensuales: junio 2013

SOBRE EL CABLE Y OTROS ASUNTOS

No recuerdo haber leído otro artículo donde se hable públicamente del famoso “cable de fibra óptica” venezolano, y se ofrezcan tantos argumentos. La falta de transparencia que ha existido en Cuba alrededor de este asunto lo único que ha conseguido es generar un sinnúmero de “habladurías” (en el sentido heideggeriano), donde apenas importa legitimar o descalificar el orden de cosas existentes. Con este artículo de Rafael de la Osa, en cambio, uno puede informarse, y a partir de allí polemizar, si fuera necesario (que casi siempre lo es).  

Mi criterio es que un asunto como este, que tiene importancia pública, no para un grupo de cubanos, sino para la nación en su integridad, debería discutirse escuchando la mayor cantidad de juicios, tanto desde el punto de vista tecnológico, como desde otras áreas solo en apariencia ajenas a su naturaleza. Y, por supuesto, los ciudadanos deberían estar al tanto de las estrategias que se tracen toda vez que hablamos a estas alturas de derechos, no de privilegios.

En mi caso personal, agradezco el artículo (así como otros que he ido descubriendo en la columna de Rafael de la Osa) porque ayuda a obtener claridad técnica. Desde hace algún tiempo estoy intentando organizar en la UNEAC de Camagüey un taller sobre las nuevas tecnologías, y las posibilidades que estas brindan a la promoción de la cultura camagüeyana, y textos como estos pueden concederle más solidez a las intervenciones que se hagan.

Juan Antonio García Borrero

Anuncios

SIGUEN LOS ENCUENTROS DEL GRUPO DE CINEASTAS CUBANOS

La verdad es que no sé si será un problema técnico mío, pero cada vez que intento ir al sitio donde se supone estén las actualizaciones de los encuentros promovidos en La Habana por el grupo de cineastas cubanos, me da un error.

Lo que más me atrae de lo que he estado leyendo es que más que hablar o discutir puntualmente acerca del ICAIC, se está intentando llevar las discusiones a lo que llamaríamos “el universo audiovisual en Cuba”, que asume como un todo a su producción, distribución, promoción y consumo.

De nada valdrá crear una Ley de Cine si además de su aprobación como texto legal, no se contempla lo que pasará más tarde con estas películas, o qué sucederá con esos espectadores de nuestros tiempos que ya comenzaron a desertar de las maltrechas salas de cine, y aprenden a consumir el audiovisual contemporáneo de un modo absolutamente inédito en el país.  

A juzgar por los documentos que llegaron a mi buzón, en el encuentro con Rafael Bernal, ministro de Cultura, se dijeron cosas bien interesantes, como esta que me parece muy lúcida:

“No podemos dejar de insistir en el hecho de que nuestra cinematografía ha quedado a la zaga de no pocas naciones del área que, en el transcurso de la última década, han implementado avanzadas leyes de cine que han potenciando su producción nacional. Esta falta de visión estratégica nos ha apartado de la vanguardia de Iberoamérica, restándonos liderazgo, presencia cultural y posibilidades de desarrollo.

Por eso, y luego de años de desatendido pero perseverante trabajo en el análisis y presentación, a todos los niveles, de propuestas concretas para una reestructuración del cine y el audiovisual cubanos, nuestra aspiración es que ahora el Estado tome en cuenta el resultado de nuestro trabajo, y ofrezca respuestas inmediatas a los más urgentes problemas que aquí hemos esbozado. En tanto nos conciernen, queremos ser parte activa y fundamental de esos cambios que esperamos se vean plenamente concretados en esa Ley de Cine que tanto necesitamos, la que establecerá el verdadero papel cultural y productivo de cada una de las partes integrantes del complejo entramado del Cine y el Audiovisual”.

Juan Antonio García Borrero

SOBRE LA CULTURA DEL ZAPPING

Los humanos de esta época aún no tenemos idea de los estragos que puede causar el exceso de información que tenemos ante nuestros ojos. Por lo pronto, el peligro mayor que veo está en la pérdida de un espíritu auténticamente crítico. Si antes el periodismo se erigía en tribuna casi única donde se debatían los grandes problemas, los problemas públicos que nos afectaban a todos, ahora la proliferación de canales informativos amenaza con narcotizar cualquier esfuerzo por llegar al fondo de los asuntos que se examinan. Se puede tener toda la libertad del mundo para expresarse, pero el tiempo humano no alcanza para examinar y resolver tal diversidad de intereses.

El gran escritor José Saramago reflexionaba de este modo en un artículo:

“Si una persona recibiera cotidianamente 500 periódicos del mundo entero en su casa, y si tal cosa llegara a saberse, es probable que la gente pensaría que está loca. Y sería verdad. Porque, ¿quién si no un loco puede proponerse leer diariamente 500 periódicos? Habría que leerse uno cada tres minutos, o sea más de 20 por hora las veinticuatro horas seguidas. Mucha gente olvida esa evidencia cuando vibran de satisfacción anunciándonos que de ahora en lo adelante gracias a la revolución numérica, podemos recibir 500 cadenas de televisión. ¿Y de qué manera 500 cadenas de televisión podrían tenernos mejor informados que los 500 periódicos que no podemos materialmente leernos?”

La revolución electrónica ha posibilitado la paulatina consolidación de “la cultura del zapping”, y con ello, la adicción al fragmento informativo. Esto puede ser liberador en la medida en que nos quita de encima el peso de “las verdades oficiales”. Nada más reconfortante que, a través de una simple operación con el mando del televisor, enviar al olvido (y sin remordimiento) las imágenes de esos intrusos que se cuelan en casa para vendernos como únicas sus particulares visiones de la vida.

Lo malo es que con ese gesto casi automático de pasar por pasar canales estaremos olvidando la búsqueda de una información “veraz”. En esos casos, para decirlo como Saramago, el individuo “será un consumidor de imágenes pero no un informado”.

Juan Antonio García Borrero

DE GARCÍA BORRERO A GUSTAVO ARCOS

Querido Gustavo:

Tu mensaje me había llegado a través de terceros, y por eso no lo colgué inicialmente. Ya sabes que en el blog pongo a circular ideas que, aunque pueden partir de lo privado, tienen una indiscutible utilidad en lo público. Pero para ello siempre será imprescindible el consentimiento de la persona que escribe o expone sus argumentos.

Lamentablemente entre nuestros intelectuales de ambas orillas el debate privado suele ser riquísimo, pero la voluntad para llevar a lo público esas discusiones no es tan estimulante. Demasiadas personas me han dicho (aquí o allá) que prefieren mantener en lo privado sus criterios, por las razones que sean. Y eso hay que respetarlo, en tanto forma parte de esa sociedad democrática, inclusiva, a la que ambos aspiramos.

Este nuevo mensaje que sí me ha llegado a mi buzón directo desde el tuyo tiene una introducción sumamente provocadora, y que recordarás se vincula a los problemas que de algún modo comenzamos a debatir en nuestro panel de LASA, pero que por falta de tiempo dejamos a mitad.

Recordarás que en la mesa expuse mi discrepancia contigo en cuanto al rol que podría jugar el ICAIC en un futuro ya inminente, y al que parecieras adjudicarle el rol de mero observador de esas dinámicas y prácticas que ahora mismo están condicionando nuestros actuales escenarios de producción, distribución y consumo audiovisual. Pareces resumir tu profunda inquietud en este grupo de interrogantes que copio y pego para guiarme en lo que quisiera intercambiar contigo:

“¿Cuál sería la función del ICAIC en estos tiempos? ¿En el escenario actual, qué relaciones de legitimación y respeto deben establecerse, entre creadores, instituciones y Estado? ¿Qué se entiende por cine cubano, hoy? ¿Hasta cuándo un grupo de funcionarios determinarían, cuáles son los cineastas cubanos y cuáles no?”. Lee el resto de esta entrada

GUSTAVO ARCOS SOBRE UNA MUESTRA DE CINE ORGANIZADA EN COREA DEL SUR

Hace unos días le envié este mensaje al grupo de realizadores envueltos en este proyecto. Aunque no fue su propósito inicial, ha sido colgado y no por mí, en la red.

Más allá de la anécdota, hay varios asuntos que, justamente, están hoy en el centro del debate que sostienen los cineastas.

¿Cuál sería la función del ICAIC en estos tiempos? ¿En el escenario actual, qué relaciones de legitimación y respeto deben establecerse, entre creadores, instituciones y Estado? ¿Qué se entiende por cine cubano, hoy? ¿Hasta cuándo un grupo de funcionarios determinarían, cuáles son los cineastas cubanos y cuáles no? Son solo algunas, de las muchas preguntas que podemos hacernos. Por eso comparto este mensaje con ustedes.

Saludos

Gustavo.

Hola,

Antes que todo quiero agradecerles por la disposición mostrada desde un inicio a participar en este proyecto. También por la celeridad en sus respuestas y envíos de materiales audiovisuales cuando estos fueron solicitados. La verdad es que estoy muy complacido por la forma desinteresada en que se fueron involucrando o ayudando, a que una muestra tan amplia de filmes cubanos, llegara por vez primera a Corea del Sur, país con el que no tenemos relaciones diplomáticas.

Les recuerdo que hace al menos tres meses fui invitado por la parte coreana a realizar una selección de películas cubanas, a fin de presentarlas en Seúl durante unas jornadas de cultura cubana que tendrían lugar allí en los meses de julio y agosto. La Sociedad Cultural José Martí oficiaba en Cuba como mediadora en este proyecto, pues ya tenían experiencias de trabajo en el ámbito cultural con los coreanos. De manera oficial se contactó a la dirección de Relaciones Exteriores del ICAIC y se inició un proceso de propuestas de filmes y documentales que pudieran conformar dicha muestra. De forma paralela, hice mi curaduría integrando películas realizadas por la industria oficial y otras gestadas de manera independiente. Para mí, estaba claro que si bien resultaría incompleta una muestra de cine cubano sin la presencia de obras del ICAIC, también resultaría poco seria, una, donde estuvieran ausentes varios de los materiales independientes premiados y legitimados internacionalmente en los últimos 10 años. Lee el resto de esta entrada

MARILYN SOLAYA Y DANAE DIÉGUEZ CONVERSAN

Hermosísima esta conversación que sostienen Danae Diéguez y Marilyn Solaya a propósito del debut de la última como realizadora de un largometraje de ficción (Vestido de novia). Marilyn, a quien recordamos por su personaje de Vivian en Fresa y chocolate, pero sobre todo por el documental que dirigiera con el título de En el cuerpo equivocado, sería la tercera mujer que consigue dirigir un largometraje con el ICAIC (Sara Gómez y Rebeca Chávez serían las otras dos).

Aprovecho para comentar que “Alter Cine”, de IPS, se nos ha convertido en uno de los espacios más interesantes vinculados al análisis y debate del audiovisual realizado por cubanos. Por otro lado, ya no sé qué más decirle a Danae Diéguez para que acabe de entregarnos, a través de alguna editorial, lo que sería el primer libro serio sobre feminismo y audiovisual escrito en nuestro país.

JAGB

A MÍ NO ME HAN REGALADO NADA

Por Danae C Diéguez

La conocí en 2006, mientras estábamos organizando el coloquio “Sara Gómez: imagen múltiple. El audiovisual cubano desde una perspectiva de género” y le habíamos pedido que participara mostrando sus experiencias como realizadora. Ya por entonces se hablaba del guión que Marilyn Solaya quería filmar para su largometraje de ficción titulado Vestido de novia. Allí llegó con Carolina, su hija, y mientras ella conversaba con el público que asistía, los estudiantes que nos apoyaban en la organización cuidaban a la niña.

De ahí proviene nuestra amistad, que ha ido creciendo con los años y ha pasado por largos intercambios de ideas y sueños, también por la dicha que he tenido de compartir con alguien que ve en la lealtad a sus amigos su mayor virtud. Hemos tenido desencuentros y encuentros, pero siempre desde el respeto y el cariño que nos une, por eso verla hoy con su película Vestido de novia en edición es un gusto que sé disfrutamos todos sus amigos, casi como ella misma.

No han sido pocos los tropiezos que ella ha vivido para llegar a realizarla, las caídas y cómo se ha levantado ante cada duda o negación que recibía. Sé cuán receptiva fue con los criterios que venían desde el cariño y cuánto aprendió de los que venían desde el desamor. También sé de su laboriosidad y perseverancia: se le podía llamar a las tres de la madrugada y estaba escribiendo; a las seis, ya estaba lista para prepararles el desayuno a sus niños y llevarlos a la escuela. Nunca dudé que lo lograría y ahí está su filme como un camino largo para ser transitado, con el cual confiesa que ha crecido mucho.

Estuve el último día del rodaje; apenas hablamos, pero nos conocemos como para saber que lo qué estaba viviendo era, aunque suene un lugar común, un sueño hecho realidad.

¿Cuándo empieza el recorrido del guión de tu película? ¿Cuál ha sido el trayecto que ha tenido?

Todo el mundo se cree que la película surge después del documental En el cuerpo equivocado, con el cual gané la segunda convocatoria de DocTV Latinoamérica y que va sobre la primera transexual cubana y única por 20 años hasta 2008. Fue todo lo contrario, cuando yo conocí la historia de esta persona con reasignación de sexo siempre pensé que había que escribir una historia de ficción porque era lo que me iba a permitir tener más libertades, además de que muchos elementos de su vida no me interesaba contarlos tal cual y tuve que recurrir a otras historias de personas con conflictos en su identidad de género. Así que, al final, la película de ficción no es sobre la historia que cuenta el documental, sino sobre muchas historias que confluyen.

Para leer íntegra la entrevista pinchar aquí.

LOS EQUÍVOCOS TECNOLÓGICOS

Un amigo me comenta con regocijo la reciente apertura de los 118 establecimientos públicos que están permitiendo navegar por Internet en Cuba. “Ya comenzó la neo-alfabetización de la que tanto hablas”, añade con énfasis.

No seré yo el que le arruine la euforia porque, en verdad, me parece estimulante que al menos comencemos por allí. Pero es evidente que el precio que ahora mismo tiene la hora de navegación en Cuba (4.50  la hora, ¡Dios mío!) es definitivamente excluyente: en este mismo instante serán muy pocos (poquísimos) los cubanos que podrán acceder a ese servicio.  

Sin embargo, quisiera esclarecer de una vez y por todas que cuando hablo de neo-alfabetizarnos tecnológicamente no estoy aludiendo al mero hecho de poder acceder a Internet. Eso es importante, desde luego, pero no es lo definitivo, en tanto una cosa es la brecha digital, y otra la brecha participativa.

El simple acceso formal a Internet no es lo que nos va a conceder la suficiente autonomía para, como individuos, saber desenvolvernos en estas sociedades donde precisamente la tecnología va secuestrando el protagonismo de todas las actividades. Lo acabo de vivir en los Estados Unidos, país donde se supone que la libertad en el uso de Internet deviene paradigmática, y donde apenas encontré personas que hiciesen un uso consciente de esas herramientas emancipadoras.

Es preciso acabar de garantizarle a la gente su derecho al uso de Internet, pero es preciso, junto a ello, impulsar una verdadera Campaña de Neo-Alfabetización tecnológica, una Campaña donde incluso los que hoy se suelen visualizar en la cumbre de este proceso técnico asuman que ese liderazgo de conocimiento es absolutamente efímero.  

Juan Antonio García Borrero

VOLVER A CAMAGÜEY

Siempre estamos regresando de algún lugar, inclusive cuando no ha existido desplazamiento físico alguno. En todos los casos, para nuestro propio bien, siempre estamos regresando a la realidad.

Mi realidad concreta se llama Camagüey, y a esta ciudad que está a punto de festejar sus cinco siglos de fundada, acabo de regresar luego de permanecer tres semanas en los Estados Unidos (la primera en Washington; las otras dos en Miami).

Volver a Camagüey nunca será lo mismo que volver a Cuba, país que la mayoría de los extranjeros (y algunos cubanos) asocian a La Habana. Volver a Camagüey significa retornar a un laberinto arquitectónico donde conviven, a veces como perros y gatos, y de un modo más bien viscoso, lo colonial con lo moderno. Y eso inevitablemente se refleja en el comportamiento cotidiano de sus habitantes, y en lo arduo que muchas veces resulta poner en práctica ideas innovadoras.

No me gusta idealizar a Camagüey. Ni me gusta que idealicen mi relación con este sitio al cual, luego de viajar fuera de la isla más de treinta veces, siempre he terminado por retornar. Sé que, en términos materiales, tengo escasos argumentos que ofrecer para demostrar que, a pesar de todo, es aquí donde me sigo sintiendo bien (al menos hasta ahora). Mi salario es una miseria (apenas 375 pesos cubanos); la casa vieja donde vivo no serviría para promover el turismo (más bien lo espantaría); mi bicicleta (que ha sido siempre mi medio de transporte privado) cada vez tiene más prisa en poncharse. Con un poco de voluntad y suerte podría estar materialmente mejor en otro lado porque, a decir verdad, ahora mismo no tengo materialmente nada. Entonces, ¿qué es lo que me sigue devolviendo a este sitio? Lee el resto de esta entrada

EL SITIO DEL DEBATE DE LOS CINEASTAS CUBANOS

Aquí les apunto la dirección que ha sido creada en el sitio Web de la UNEAC, con el fin de que los interesados puedan consultar todos los materiales, informaciones o documentos generados por el Grupo de Trabajo elegido por los cineastas cubanos que se reunieran, hace poco, en el “Centro Cultural Fresa y Chocolate”. Tambien pueden pinchar directamente en este enlace.
En este espacio evidentemente en construcción podrá encontrarse lo que sigue:


CineDebate / (Un espacio de los cineastas cubanos)

I-. INFORMACIONES, ACTUALIDAD.

4. Cineastas, continúa el trabajo. 2/junio/2013.
3. Segunda cita… de cineastas cubanos.
2. Cineastas cubanos por el cine cubano.
1-. Convocatoria al primer encuentro de los cineastas.

II-. DOCUMENTOS DE TRABAJO.

3-. Proyecto de Decreto Ley sobre la condición laboral del creador audiovisual.
2.-Cuba, Ley No. 169, Creación del ICAIC.
1-. Relaciones de producción, un nuevo enfoque.

III-. OTROS DOCUMENTOS DE TRABAJO.
1-. Propuestas para una renovación del cine cubano.

IV-. DOCUMENTOS DE REFERENCIAS.
1-. Ley de Cine de Colombia.
2-. Manuel de asignaciones de recursos para cine en Colombia.
3-. Ley de Cine de Venezuela.
4-. Registro Nacional de Cinematografía de Venezuela.
5-. Ley de Cine de la República Dominicana.
6-. Resolución argentina de apoyo a festivales.

CONVOCATORIA DE CINECORTO 2013 EN GRANMA,CUBA

CONVOCATORIA DE CINECORTO 2013 “Corcel del Cauto”

El Sectorial Provincial de Cultura en Granma, el Centro Provincial de Cine, Producciones El Silencio, en conjunto con la Asociación de Cine Radio y Televisión de la UNEAC en Granma, CONVOCAN a la Primera muestra internacional de CINECORTO en Bayamo “Corcel del Cauto”

Pueden inscribir y enviar sus obras todos los realizadores interesados en socializar sus realizaciones audiovisuales sin importar sexo, nacionalidad ni edad. La muestra se realizará en el cine Céspedes de la ciudad de Bayamo entre los días 15,16 y 17 del mes de octubre del año en curso. Lee el resto de esta entrada