Archivos diarios: mayo 19, 2013

¿LA POST-CRÍTICA O LA CRÍTICA EN UN POST?

En un cuestionario bastante extenso a que me viene sometiendo un joven estudiante de periodismo, encuentro esta pregunta: “¿Cree usted que la unión del post con la crítica como género dé origen a una suerte de hibrido? ¿Por qué?”.

La pregunta es interesante, al menos para mí, pues hasta ahora no se me había ocurrido pensar en las consecuencias de este reciente matrimonio. Sencillamente he incorporado a mi práctica profesional una herramienta tecnológica, propiciada por Internet, que poco a poco se va haciendo natural en nuestras existencias. Y como sucede siempre, la vida (que es por naturaleza más sabia que el conjunto de humanos que hace uso de ella, tan atados a la razón instrumental) ha ido por delante de la teoría, lo práctico primero que lo intelectual.

Temo que el día en que nuestra academia haga suya la innovación tecnológica, y la incorpore a esa producción de saberes que avalaría un grupo de expertos en pedagogía, se pierda para siempre la posibilidad de acceder a lo más auténtico, a eso que permanece casi siempre oculto a nuestros ojos: la verdad de las cosas. Entonces tendremos sofisticadísimos programas educacionales, en los cuales los maestros (las autoridades) retomarán el control de las palabras que se dirán, las ideas que se argumentarán, siempre en función de una impecable metodología que ya nos ha diseñado el campo donde debemos movernos, los límites que tendríamos que respetar. Lee el resto de esta entrada

Anuncios

JUSTO PLANAS SOBRE “EL PERFECTO NEONALFABETO Y OTRAS BLOGUERÍAS”

Me gustó mucho la presentación que hiciéramos el pasado 14 de mayo, en el Centro Cultural “Fresa y chocolate”, del libro “El perfecto neoanalfabeto y otras bloguerías”. Sobre todo porque más que presentar y hablar elogiosamente de un texto (que es lo que se hace “normalmente”), los jóvenes que me acompañaban en la mesa (Yaíma Pardo, Justo Planas y Hamlet Fernández) se encargaron de exponer públicamente las ideas y posibles objeciones que podían provocarles algunas o la totalidad de las tesis planteadas en el volumen.

A mí, como autor, me interesa mucho más ese tipo de conexión todo el tiempo “constructiva” con los lectores (así puedan contarse estos con los dedos de una mano), que la recepción fría, formal, del conjunto de páginas. Después de todo, suelo medir la supuesta utilidad de un libro no tanto por el nivel de consensos que genere a su alrededor, como por la eficacia que muestre a la hora de desautomatizar la visión rutinaria que tenemos del mundo, con todo lo que de desencuentro intelectual implicaría ese enfoque.

Ojalá esta nueva compilación de post colgados en el blog suscitaran incomodidades, réplicas, o críticas que me ayuden a vislumbrar nuevos ángulos de este fenómeno de las nuevas tecnologías, y su uso en nuestro país. En definitiva, sigo siendo un gran admirador de aquella sentencia acuñada por Federico Schlegel: “Criticar quiere decir entender a un autor mejor de lo que él se entendió a sí mismo”.

Por lo pronto les dejó con la reflexión leída por Justo Planas aquella tarde. Algunas de las ideas que apunta en su texto, más allá de la fuente que reportara el origen, merecerían seguir discutiéndose. Si las sumo a las expresadas en su momento por José Raúl Gallego en la presentación del libro en Camagüey, podría decir que como autor no puedo quejarme: no siempre los libros consiguen llamar la atención de quienes reseñan; y mucho menos provocar meditaciones que vayan más allá de la información epidérmica.

Juan Antonio García Borrero        

 

PARA UNA CAMPAÑA DE NEOALFABETIZACIÓN (CINEMATOCRÍTICA)

Por Justo Planas

No me voy a resistir a la tentación de escribir un pequeño comentario debajo de El perfecto neoanalfabeto y otras bloguerías, como si en vez de letra impresa tuviera delante un largo post. Aún no termino de leer el libro y espero de todas formas que se siga reescribiendo todavía en las siguientes entregas de Juany en su blog “Cine cubano, la pupila insomne”. Es ese el espíritu que trasciende desde el primer texto, que cada artículo de este libro aún está en construcción.

Por eso quizás abre con “Una polémica a modo de obertura”, donde Víctor Fowler y Juany enfrentan criterios sobre las nuevas tecnologías y los impactos que van teniendo y deberían tener sobre la cultura. Es un debate cruento, donde ambos defienden ¡y con qué argumentos filosos! posiciones tangenciales; y el lector no tiene otro remedio que buscar su propio lugar en ese espectro, que no será ya el lugar que defiende Juany o el de Fowler, sino el suyo propio, el que responda al curso de su inteligencia, que se corresponda con su manera de ver la vida. Después de este comienzo, queda claro que El perfecto neoanalfabeto y otras bloguerías no pretende sentar cátedra sobre ninguno de los temas que toca, sino estimular que sus lectores asumamos una posición crítica ante cada asunto. Queda claro, entonces, que Juan Antonio García Borrero ha incorporado el primer reto que propone Internet, no ya a los textos que se publican dentro de sus márgenes, sino a todos los otros que aparecen en letra impresa, o navegan en las ondas de la televisión y la radio. Lee el resto de esta entrada