Archivos diarios: abril 20, 2013

LOS PRONÓSTICOS DE LA IMAGEN: PRIMERA MUESTRA NACIONAL DEL AUDIOVISUAL JOVEN (Del 31 al 3 de noviembre del 2000)

Hace un rato, revisando papeles viejos en el archivo, cayó en mis manos el catálogo de la primera Muestra Nacional del Audiovisual Joven (2000). Fue inevitable revivir aquella primera edición en la que un grupo integrado por Juan Carlos Tabío, Jorge Luis Sánchez, Dean Luis Reyes, Roberto Smith, Gustavo Fernández, y el que suscribe (al que el ICAIC, a sugerencia de Senel Paz, le dio la responsabilidad de dirigirla) debieron enfrentar y curar un número bastante elevado de materiales recibidos de casi todas las provincias. Comparto con los amigos del blog lo que entonces escribí en el catálogo. No solo me da satisfacción que en términos organizativos la Muestra creciera hasta lo que es hoy, sino que varios de los realizadores que entonces se daban a conocer en ese primer programa hoy gocen de reconocimiento público.

JAGB  

LOS PRONÓSTICOS DE LA IMAGEN

William Faulkner no solo escribió novelas memorables. Fue, además, un pensador ingenioso, un filósofo del diario existir, y si algo puede corroborarnos con creces lo anterior es su siguiente reflexión: “El escritor escribe porque el destino, el sufrimiento le concierne. Porque todo lo que existió un día es el presente y el presente contiene todo lo que vendrá”.

Siendo como es nuestro tiempo, un devenir más atento a la cultura audiovisual que a la literaria, puede interpretarse que es en la imagen (entendida esta como el espejo por excelencia de nuestra vivencia actual), donde mejor podremos encontrar hoy rasgos de esa iconomancia que al final, como advierte Faulkner, todo artista pretende ejercer: la imagen como vehículo que nos hará trascender, y a su vez, como artificio explorador de una realidad que evidentemente nos rebasa, nos hace parecer aún más finitos de lo que somos, y que por ende, nunca acabamos de comprender del todo. El artista como profeta, en fin. Sin embargo, tan compleja es esa realidad, que ella misma a ratos nos impone otra limitación, y aquí tomo en préstamo para la paráfrasis un conocido refrán: nadie es profeta en su tiempo.

Esta primera Muestra Nacional del Audiovisual Joven auspiciada por el ICAIC pretende desmentir tal equívoco. Sus propósitos más urgentes: borrar falsas fronteras; superar feudos estrechos; omitir esas a veces drásticas distinciones que una y otra vez nos obligan a hablar de lo viejo y lo nuevo, lo oficial y lo independiente, lo visible y lo sumergido, perdiéndose de vista que al final vivimos todos involucrados en un mismo proyecto: la cultura cubana.

Se trata, pues, de diseñar un espacio que permita trazar estrategias de continuidad, depurar de escollos senderos en apariencia distanciados y paralelos, pero que al final uno sabe conducen a un destino común, aglutinar fuerzas en función de una producción audiovisual que a la postre será la memoria de nuestros días, y sobre todo, descubrir una vez más lo que siempre ha sido evidente: que cine cubano solo hay uno; hágalo quien lo haga, de la manera en que lo haga y en el lugar que lo haga. Lee el resto de esta entrada

ALFREDO GUEVARA (1925- 2013)

Solo hablé personalmente con Alfredo Guevara un par de veces. Fue en aquella ocasión en que me invitaran a formar parte del jurado de uno de los Festivales de Nuevo Cine Latinoamericano que se organizan en La Habana. Solo hablé un par de veces, y sin embargo, ha sido tal vez el intelectual cubano con el que más he conversado, polemizado, a lo largo de estos años.

Cuando en aquella primera conversación que tuvimos supe que había leído y discrepaba de algunas de las cosas que para entonces yo escribiera sobre el cine cubano, y en las cuales me mostraba bastante crítico con el enfoque “oficial” de su historia (ese que he llamado “icaicentrista”), temí que nuestras pláticas no fuesen todo lo distendidas que se deseara. Y sin embargo, la imagen de “hombre difícil” (como él mismo se autonombró alguna vez) cedió lugar a la de un interlocutor que se podía mostrar escéptico con mis argumentos, o en abierto desacuerdo, pero que a su vez parecía gozar con la posibilidad de enzarzarse en una polémica de corte intelectual. De aquel par de encuentros me queda el recuerdo grato de un intercambio bastante civilizado de ideas dispares, y el ejemplar de su libro Tiempo de fundación, que me obsequiara con una hermosa dedicatoria: “Para Juan Antonio García, con respeto y admiración, con la esperanza que siembra el talento que se hace acompañar del rigor. Cordialmente, AG”.

En la historia del cine cubano no han abundado los buenos polemistas. Sí han existido intensas y persistentes guerras de grupos que, como todo lo que tenga que ver con la vida, pugnan por hacerse del poder, o luchan contra aquel que ya existe y les perjudica. Al fundar el ICAIC, primera institución cultural creada por la revolución de 1959, Alfredo Guevara se convirtió en uno de los símbolos indiscutibles del poder revolucionario, algo que siempre vivió con auténtico orgullo, y que, obviamente, le reportó admiradores, pero también irreconciliables enemigos (y no solo en el campo de sus adversarios políticos, sino en el mismo campo revolucionario). Lee el resto de esta entrada

SOBRE LA PARTICIPACIÓN DE REALIZADORAS EN LA MUESTRA JOVEN

En este texto publicado en el Bisiesto, Danae C. Diéguez anota: “desde mi posición de aprendiz de género, no basta con pertenecer a uno y decir somos mujeres detrás de cámara y desde esa posición elaborar una crítica, sabemos hace falta algo más: búsquedas, miradas, distingos”.

CON CIERTA NOSTALGIA A CUESTA: LAS JÓVENES REALIZADORAS

Por Danae C Diéguez

Evito los esencialismos. Eso, en términos de teoría de género y análisis de filmes realizados por mujeres, significa no caer en las trampas de un binarismo que esquematiza lo femenino y lo masculino en un grupo de características que se acomodan perfectamente a un corset ajustado a la talla; en este caso uno que se adecue, según sea, a cada género.

Sin embargo nadie puede, si se trata de obras realizadas por mujeres como corpus elegido, analizarlas sin tener en cuenta el acceso de ellas al status de directoras y los tópicos que ayuden a definir  la mirada en la que se posicionan para la representación. Son dos líneas de análisis que implican, uno: factores históricos, contextuales, de aprendizajes culturales; y otro: temas, lenguajes desde donde discursan. Allí surge la pregunta tan llevada y traída: ¿Por qué a las mujeres les ha costado llegar al largometraje de ficción? ¿Qué signos, en términos de lenguaje, revelan en sus propuestas una mirada femenina? ¿Poseen, necesariamente una mirada que las distinga en tanto su condición de género? Lee el resto de esta entrada