Archivos diarios: abril 18, 2013

LA CRÍTICA DEL AUDIOVISUAL COMO PROSUMO

A principios de los años ochenta del siglo pasado, Alvin Toffler acuñó el término prosumidor. Encontramos en sus propias palabras la mejor argumentación del origen y uso del término:

En La tercera ola (1980), inventamos la palabra «prosumidor», para designar a quienes creamos bienes, servicios o experiencias para nuestro propio uso o disfrute, antes que para venderlos o intercambiarlos. Cuando como individuos o colectivos producimos y consumimos, nuestro propio output está prosumiendo. Si  elaboramos una  tarta  y nos  la comemos, somos prosumidores. Pero prosumo no es solo un acto individual. Parte del propósito de confeccionar esa tarta tal vez sea compartirla con la familia, los amigos o nuestra comunidad sin esperar dinero o su equivalente a cambio. En la actualidad, dado que se ha encogido el mundo gracias al progreso del transporte, las comunicaciones y las tecnologías de la información (TI), la noción de comunidad es mundial, otra consecuencia del cambio en nuestra relación con el fundamento profundo del espacio. Por esa razón el prosumo puede incluir el trabajo no remunerado para crear valor y compartirlo con extraños del otro extremo del mundo”.

Un blog puede ser un ejemplo inmejorable de prosumo intelectual. Al menos en este sitio, el grupo de amigos que comparten y/o confrontan ideas vinculadas al audiovisual realizado por cubanos, es animado más por la simple complicidad intelectual y el placer que significa hablar de estos temas, que por un encargo o pretensión utilitaria. Ahora bien, ¿puede resultar a la larga beneficioso algo que no se propone ser útil, es decir, que no se concibe con la finalidad expresa de utilizarse en el quehacer social inmediato?, ¿no estaría afianzando este perfil tan desinteresado la ya preocupante reputación que tiene la crítica de ser algo absolutamente inútil?   Lee el resto de esta entrada