Archivos diarios: abril 11, 2013

LA FRATERNIDAD EN ALGUNA PARTE

El libro que desde hace un par de días leo se titula El egoísmo. Única base de toda sociedad, y fue escrito a principios del siglo pasado por el biólogo francés Félix Le Dantec.

Este tipo de libro suele ser muy polémico en cualquier época, porque sus autores acostumbran a examinar la vida humana más allá de todo sentimentalismo o voluntad antropocéntrica; más allá del Bien y del Mal, valores que consideran circunstanciales.

Para empezar, el hombre deja de ser el centro de la existencia, y se convierte en un ente más que lucha por sobrevivir, cada día, en medio del desgastador combate cotidiano. Estos autores suelen ser muy críticos con aquellos que aspiran a fomentar un espíritu humano donde el egoísmo no sea lo hegemónico; Le Dantec, por ejemplo, anota lo siguiente:

“Ya sé que los utopistas que proclaman los derechos del hombre tienen naturalezas generosas y no desean el fin de toda sociedad; quieren tan solo sustituir a nuestra sociedad actual con otra ideal en la que habría más fraternidad y justicia. Sólo olvidan una cosa, y es que la sociedad que quieren edificar está compuesta de hombres, y que estos, que son maravillas desde el punto de vista individual, son animales sociales muy imperfectos.

Por mi parte, reconozco todos los defectos de la sociedad actual; me parece que está llena de imperfecciones, y sufro profundamente al ver las desigualdades excesivas que noto entre seres de méritos iguales. El ser social que está en mí se duele de la injusticia reinante. Pero la historia me enseña que ha habido sociedades mucho peores que nuestra sociedad actual, y lo que sé de la naturaleza del hombre no me permite esperar que se pueda producir una mucha mejor, porque la sociedad humana estará siempre compuesta de hombres, y el hombre apenas variará en lo sucesivo”.

Las ideas de Le Dantec se me antojan vigorosas, pero al mismo tiempo, contradictorias. Si por un lado se niega a creer que “el hombre apenas variará en lo sucesivo”, por el otro defiende la visión evolucionista de la vida. Como cuando apunta más adelante:

En lugar de tomar como punto de partida las grandes entidades metafísicas, el bien, el mal, la virtud, la justicia, etc, me preguntaré, al contrario, si esas nociones, que forman parte del hombre, como su nariz, sus ojos y sus orejas, no tienen un origen evolutivo como tales órganos. El transformismo bien comprendido me parece que debe explicarlo todo”.

Al margen de las ideas del autor que pueda compartir o rechazar, hay algo que su libro me estimula a repensar, y es el rol que juega la fraternidad dentro del pacto social. La fraternidad es el más olvidado, por no decir manipulado, de los ideales que la Revolución Francesa propugnara en su momento. La búsqueda obsesiva de una libertad y una igualdad que justificaría el uso violento de todos los medios, con tal de conquistar esos dos valores, ha terminado por arrinconar a la fraternidad, al extremo de convertirlo en una suerte de fetiche sentimentaloide que se manipula en nombre de intereses ciertamente mezquinos.

Y, sin embargo, sí existe ese sentimiento de comunión afectiva donde a ratos los humanos comparten sus alegrías y dolores, y alcanzan a reconocerse en medio de esa búsqueda común de la felicidad. Alguien como Nietzsche, defensor radical de aquel egoísmo multiplicado hasta el infinito que es la voluntad de poder, se interrogaba en algún momento: “la cuestión más dolorosa, la más desgarradora, la del corazón que se pregunta: ¿dónde podría sentirme en mi casa?”.

Y la respuesta no podría ser otra que entre amigos.

Juan Antonio García Borrero

LESTER HAMLET SOBRE LA INDUSTRIA FÍLMICA, LA INDEPENDENCIA Y EL AUTOR

En este texto publicado en el Bisiesto de la Muestra Joven, el realizador Lester Hamlet anota: “A todos nos falta un camino largo (y ojalá muchas películas por hacer). La Muestra abre una ventana a las ilusiones, pero también se corre el riesgo de generar monstruos por sobrevalorar y no decir verdades para no provocar dolor. Es bueno que se «cree», pero no es útil que se «crean».

INDUSTRIA, CINE Y AUTOR, INDEPENDENCIA: CREACIÓN

Por Lester Hamlet

Cada acto de libertad tiene consecuencias. Nunca eres totalmente libre porque tampoco nunca eres dueño de todo lo que necesitas para lograr esa libertad, esa independencia absoluta que se sueña y que constituye un anhelo.

La industria es la industria, pero no solo lo es el ICAIC. A veces se piensa que se es independiente porque se ha logrado trabajar fuera de nuestro ICAIC; pero entonces has cambiado de jefe, respondes a otros intereses, a otros principios y eso no es independencia. Es cambio, es otro liderazgo, es otra cosa… tal vez más cercana a tus conceptos, tal vez más propicia para algunos fines, pero no es independencia. Ciertamente la flexibilidad en las relaciones con la producción puede sentirse de alguna manera más aliviada o aliviadora; pero tampoco creas que «tanto».

Siempre pienso que la democratización tecnológica ha permitido un incremento tremendo en la producción audiovisual, pero a nivel individual. Eso no significa que lo que se produzca sea bueno ni que sea arte. Se produce porque es fácil, pero esa misma facilidad conduce a saltarse procesos de reflexión y pensamiento crítico muy necesarios para enfrentar la ejecución de una obra. Lee el resto de esta entrada

RAFAEL GRILLO SOBRE LA 12 MUESTRA JOVEN

En este texto publicado en el Bisiesto de la Muestra Joven, Rafael Grillo afirma que “a los jóvenes les vendría bien imponerse superiores cotas de autoexigencia en la realización, o decidir con tino y un máximo de autocrítica si les ha llegado de verdad el tiempo para exponer su obra ante el escrutinio masivo”.

ENTRE EL SHOW ROOM Y EL CONCURSO (Dilema para una Muestra Joven)

Por Rafael Grillo

Frescas en la memoria todavía las imágenes de los 72 audiovisuales en concurso, afronto la petición de emitir criterios sobre la 12ma. Muestra Joven. Pero en lugar del juicio crítico acerca de obras en particular, me tienta más propiciar una meditación relativa al evento en su generalidad.

Desde su mismo apelativo, la «Muestra» anuncia su carácter de ser, en principio, un show room o vitrina expositiva, muestreo o inventario de diversidades emergentes en la producción fílmica, un repaso con vocación inclusiva, abierta hacia la totalidad de las especialidades cinematográficas, las corrientes temáticas, géneros y subgéneros, intenciones y estilos en el audiovisual joven. Lee el resto de esta entrada