JOSÉ LLUFRÍO Y EL FIN DE UNA ERA

“Dentro de diez años serán bien pocos los “cineastas” que tengan alguna experiencia en filmar con película”, nos dice José Llufrío en esta hermosa reflexión que nos habla del fin de una manera de mirar el mundo a través de una cámara, y representar la realidad.

Una antigua maldición china dice así: “Que vivas en una época de cambios“. Parece que hemos sido maldecidos, pues vivimos efectivamente, en una época de grandes cambios.

Estamos llegando al final de una era en el Mundo de las artes cinematográficas. La empresa Fuji Film acaba de anunciar hoy mismo, dos de abril, que han descontinuado definitivamente la producción de la mayoría de las películas cinematográficas que producían: Negativo de cámara, negativo de sonido, película de copias, películas de duplicación, películas blanco y negro…

El texto oficial se puede ver aquí:  http://www.fujifilm.com/news/n130402.html

El único fabricante que queda es Kodak. Pero la salida de Fuji del mercado ha representado un “segundo aire” para Kodak. Desde que se anunció el año pasado que Fuji cesaría de producir películas, miles de clientes se abalanzaron sobre Kodak, de modo que por primera vez en varios años la compañía ha podido cerrar el primer trimestre de este año con ganancias.

Para muchos, incluyendo la dirección de Kodak fue una sorpresa que tantos quisieran todavía filmar con película. A tal punto han llegado, que Kodak está pensando reintroducir el Kodachrome en el mercado.

Cuántos años durará la demanda de película cinematográfica, eso nadie lo sabe. Pero el hecho de que solamente queden (en el mundo capitalista) Kodak y ORWO, ésta última en un pequeño nicho de mercado con películas en blanco y negro de excelente calidad, no augura una vida muy larga para la película cinematográfica.

Una cosa muy interesante: Fuji mantendrá la producción de una película especial para la preservación de masters de archivo, la llamada “Eterna RDS”, que se utiliza para archivar en forma de imagen analógica las versiones finales de las películas cuya postproducción y exhibición se hace mayoritariamente en forma digital.

Al menos reconocen que la conservación en película cinematográfica es más segura y económica que en formato digital.

Lo que sí podemos asegurar es que dentro de diez años serán bien pocos los “cineastas” que tengan alguna experiencia en filmar con película. Ya veremos si existe para ese entonces un mercado de “cines de arte” que sean un verdadero museo de la película cinematográfica viva, utilizada para la proyección.

Ojalá podamos hacer la crónica de los próximos cambios…

José Llufrío

Astoria, New York City

Publicado el abril 4, 2013 en REFLEXIONES. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: