Archivos diarios: febrero 4, 2013

LA FURIA DE LOS VIENTOS, de Pedro Armando Junco

El pasado 2 de febrero tuve el placer de presentar la cuarta edición del libro La furia de los vientos, del escritor camagüeyano Pedro Armando Junco, en la librería La Avellaneda, situada en la calle Maceo. El libro recoge los testimonios de 34 personas que sobrevivieron el tristemente célebre huracán que devastara a Santa Cruz del Sur el 9 de noviembre de 1932.

He decidido colgar las breves palabras que leí en ese acto, porque siempre me he acercado al libro de Junco como si se tratara de un filme. Y me ha llamado la atención que con tanto joven que en la ciudad anda buscando historias para filmar, ninguno pensara todavía en adaptar los relatos de este libro que parecen haber nacido en una pantalla.

JAGB   

PRESENTACIÓN DE “LA FURIA DE LOS VIENTOS”, de Pedro Armando Junco.

No siempre uno puede recordar con exactitud cuándo fue que leyó por primera vez un libro. Cuando eso ocurre, cuando uno, además de la historia que nos cuentan en las páginas, consigue grabar en la memoria ese momento absolutamente improvisado en que pasamos por una librería, y sentimos que del montón de libros que quedan al alcance de nuestra vista, hay uno que de pronto secuestra toda tu atención, al extremo de que ya no puedes hacer otra cosa que comprarlo, y llevarlo a casa, y devorarlo de un tirón, entonces estás hablando de un libro excepcional, al menos para uno.

Mi primer encuentro con La furia de los vientos (Editorial Ácana), el libro de Pedro Armando Junco López que estamos presentando hoy en lo que sería su cuarta edición, ocurrió allá por los noventa, en pleno período especial, en una librería de libros usados de la lejana Santiago de Cuba. Resalto lo del período especial, porque el dato puede ayudarnos a comprender la repentina importancia que para mí tuvo el descubrimiento de aquel ejemplar bastante manoseado; en aquella época comprar libros sonaba peligrosamente a lujo dada la imperiosa necesidad de garantizar lo más elemental: la comida. Y entre la comida de aquel día y comprar un libro, yo elegí la obra literaria de Pedro Armando Junco, al cual no conocía personalmente en esos instantes, y ni siquiera sabía que vivía cerca de mi casa.  

¿Cuál será el secreto de este libro que, una vez que comienzas a leerlo, ya no puedes soltarlo? Cada lector tendrá una respuesta distinta, desde luego, porque cada lector es un misterio. Así que hablaré de mi experiencia personal, y de lo que aún provoca en mí la relectura de estas páginas que hablan de una tragedia colectiva, pero desde la perspectiva más humana, quiero decir, desde la perspectiva de quienes estaban viviendo en aquel terrible teatro de los acontecimientos, con toda la secuela existencial que una experiencia como aquella podría dejar en los protagonistas. Lee el resto de esta entrada

Anuncios