ANA BUSQUET SOBRE EL DOCUMENTAL CONTEMPORÁNEO Y LA CRÍTICA CINEMATOGÁFICA

Le pedí a mi querida amiga Ana Busquets, que este año ha sido jurado FIPRESCI del Festival de Nuevo Cine Latinoamericano, me enviara el texto que leyó el pasado domingo en el “Día de la Crítica” que se celebra en el marco del evento.

Creo que todo lo que hagamos por concederle visibilidad a la producción documental siempre será poco. El documental latinoamericano ya tiene en “Cine documental en América Latina” (coordinado por ese gran estudioso que es Paulo Antonio Paranaguá) uno de sus textos medulares, y en el caso del cine cubano, ha sido hasta ahora el cineasta Jorge Luis Sánchez con “Romper la tensión del arco. Movimiento cubano de cine documental” (Ediciones ICAIC) el que ha conseguido la mirada más profunda alrededor del género. Una buena noticia es que pronto verá la luz por la Editorial Oriente el libro que Dean Luis Reyes ha escrito sobre el cine documental reflexivo en la producción del ICAIC. Pero es preciso seguir promoviendo el estudio de esta producción, de allí que agradezca tanto la gentileza de Ana Busquets al enviarme su texto.

JAGB

UNA MIRADA AL DOCUMENTAL CONTEMPORÁNEO DESDE LA CRÍTICA CINEMATOGRÁFICA

Por Ana Busquet

¿Qué porcentaje aproximado del número de críticos cinematográficos internacionales dedica parte de su tiempo a reseñar o a escribir acerca de documentales? ¿Con qué frecuencia los críticos ven filmes de este género y consagran su labor a subrayar sus valores artísticos? ¿Es necesario un llamado especial a la crítica para que brinde mayor atención a enjuiciar las obras cinematográficas documentales que se filman cada vez más? ¿Qué papel puede o debe desempeñar la crítica actual para que el público acepte o reciba con mayor interés las cintas de ese género?

Personalmente, ante tales interrogantes no sabría decir a nivel mundial que porcentaje de críticos dedican su trabajo a este género, creo que el dato como tal sería muy difícil de obtener, pero lo que si podemos decir es que, en general, como comentaba un cineasta amigo, y cito, “al cine documental lo asesinaron tempranamente, el género solo ha quedado, masivamente para los canales de cable (Discovery, National Geographic) etc. Ya ninguna distribuidora, sala de cine, etc.,  programa documentales en carteleras. 

Nadie va al cine, ni acá, ni allá ni en ninguna parte a ver documentales y mucho menos de largometraje. Solo algunos, de  temas muy polémicos acaparan críticas. En las TV abiertas no hay espacios para este género, no hay programas de apreciación, de críticas  al género.  Nada, de nada”.

Es cierto que con la llegada de la TV por cable a finales de los 80 y principios de los ’90, y con la posibilidad que esta ofreció de segmentar al público hasta el infinito, nacieron esos canales dedicados exclusivamente al documental, de los cuales el más importante es seguramente  la ya mencionada cadena estadounidense Discovery Networks. Esto, aunque desearíamos que fuera de otro modo, de alguna manera ha asegurado el futuro del documental al menos como género televisivo.

Sin embargo, esto no quiere decir que a lo largo de estos años  los realizadores hayan abandonado la idea del documental como género cinematográfico. La prueba está en que todos los años varios largometrajes documentales se producen y distribuyen en un circuito limitado de salas de cine, y casi todos los festivales del mundo, al menos los más significativos, tienen sus secciones de cine documental, tanto de cortos como largometrajes.

Con esto no quiero decir, que haya críticos consagrados a este tema. No creo que a la crítica en general, y ahora no estoy hablando solo de Cuba, le importe mucho consagrar su labor  a evaluar  este género, por el contrario, creo que son muy pocas las opiniones en este segmento, en los medios aparecen  reseñas, comentarios, pero no existe una crítica, es raro ver  un análisis en profundidad de una obra documental. Los críticos en general, hasta donde he podido conocer en otros países, no son muy dados a la crítica del documental, a menos que estos sean de documentalistas de la talla de Michael Moore u otros grandes cineastas que han demostrado, utilizando lo último de la tecnología,  que el género puede ofrecernos verdaderas sorpresas.  Y digo esto pensando en cineastas de la talla de Wim Wenders y Werner Herzog que han realizado verdaderas obras de arte en ese género, en  opinión de muchos, de los menos apreciado en estos tiempos.

Nosotros, por nuestra parte,  mayormente hacemos reseñas de los documentales que se exhiben. Pocos críticos dedican su trabajo a hacer un análisis valorativo de la obra cinematográfica documental y, sin embargo podríamos encontrarnos en el momento idóneo para, con la ayuda de los críticos y las voces autorizadas en estos temas, tratar de recuperar a un público que en nuestro país existió siempre, un público con preferencias marcadas hacia el documental. En lo que respecta al documental cubano creo que merece una reflexión profunda por parte de quienes lo realizan, de quienes lo financian y fundamentalmente por parte de quienes lo programan.

Con ese panorama mundial quizá pudiéramos mirarnos un poco por dentro. El caso de Cuba es diferente. Tenemos una televisión abierta, con una programación de cine bastante variada, aunque no todo lo buena que quisiéramos,  y que sería una excelente vía de divulgación. Esta es una discusión que se viene produciendo desde hace muchos años, y aunque no podemos dejar de insistir no creo que sea este el momento de volver a ella.

El ICAIC, por su parte,  está retomando la antigua practica de programar con cada estreno de ficción uno de los documentales producidos en el patio, incluso se ofrece una presentación al público con la presencia del realizador. Esto ha demostrado su validez, tanto para el público que conoce al realizador de la obra que va a apreciar, como para
el realizador que, de alguna manera, se siente reconocido.

Si la producción documental en nuestro país ha cobrado un nuevo impulso es porque, indudablemente, los creadores tienen cosas que decir, y consideran al documental  la vía idónea para decirlas. Hasta podríamos decir que se  está produciendo un renacer de la obra documental en Cuba luego de algunos años en que prácticamente habíamos lamentado una desaparición del género.  El ICAIC, la casa productora Octavio Cortázar de la UNEAC de la que recientemente hemos visto varios estrenos, la muestra Joven con su enorme potencial, los creadores de los telecentros, la televisión serrana, la Facultad de Medios de Comunicación.  Es verdad que muchos de estos trabajos la mayoría de las veces no llegan a los canales de programación porque no cumplen tal o mas cual parámetro, pero eso en algún momento tendrá que cambiar. Les digo esto para que veamos que existe una producción constante, ciertamente menor  que en épocas anteriores y, en muchos casos, con menos propósitos de búsqueda o exploración en el sentido del lenguaje cinematográfico, pero se sigue produciendo. Por tanto hay que pensar en seguir programando, y en lograr que la crítica se pronuncie en este sentido.

Hay que seguir estimulando a los creadores con la presentación de sus obras en los cines de estreno, y hay que seguir estimulando a los jóvenes a que trabajen con mayor seriedad el documental.  Tenemos infinidad de temas aun inexplorados, y ,  como comentaba un director hace unos días ya están desapareciendo físicamente  muchas figuras de la cultura y del arte a quienes no se les ha realizado ni siquiera  una entrevista filmada, hay que pensar en todo eso, hay que dejarle a las generaciones futuras constancia de todo aquello que constituye nuestro patrimonio artístico, la obra de nuestros creadores, de nuestros científicos;  de todas aquellas figuras de cualquier medio que hayan contribuido a engrandecernos como seres humanos y como país, así como de
cualquier otro tema que motive al espectador a la reflexión.

La tarea de los críticos, de cara a la obra documental, apenas comienza.

Anuncios

Publicado el diciembre 13, 2012 en DOCUMENTALES CUBANOS. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: