Archivos Mensuales: agosto 2012

¿POR QUÉ “CINE CUBANO, LA PUPILA INSOMNE”?

Algunas personas me preguntan por qué mi blog (que ya tiene cinco años de existencia), se llama “Cine cubano, la pupila insomne”. En primer lugar estaría lo obvio: se inspira en un poema hermosísimo de Rubén Martínez Villena que dice así:

“Tengo el impulso torvo y el anhelo sagrado/ de atisbar en la vida mis ensueños de muerto/ ¡Oh la pupila insomne y el párpado cerrado!/ (¡Ya dormiré mañana con el párpado abierto!)”.

La primera vez que asocié al cine con una suerte de pupila insomne fue hace como diez años, en un texto que me encargaron para la Casa de América de Madrid (concretamente me lo encargó esa excelente investigadora que es Teresa Toledo), y que titulé así mismo.

Luego abrí el blog en el 2006, y no dudé en nombrarlo de ese modo. Ya para entonces había leído un poco más de la vida política de Villena, y también su obra literaria. Es una lástima que para algunos Villena solamente sea el revolucionario empedernido, el comunista apasionado. Enfatizar solo esa zona (la política) ha traído como consecuencia el dejar en un segundo plano un quehacer poético que, desde mi punto de vista, sigue siendo exquisito, aunque es real que el propio Villena diría que le importaba más la defensa de sus convicciones ideológicas que las pasarelas en las que suelen lucir sus vanidades ciertos egos peleones. Cosa que me parece, por cierto, admirable: no todos los artistas son capaces de mandar a callar sus insaciables egos con tal de sumarse al coro de los muchos que no tienen voces, porque los poderosos los han silenciado.

Esta introducción (que ya colgué hace unos días en Facebook) es para recordarles a los amigos del blog que mañana estaremos presentando en la UNEAC de Camagüey, a las cuatro de la tarde, el libro “Cine cubano, la pupila insomne” (Ediciones UNIÓN, 2012). La presentación estará a cargo de Armando Pérez Padrón, una de las personas que, junto a Luciano Castillo, revolucionó a principios de los noventas las maneras de pensarse todo lo relacionado al cine en Camagüey, y que por ello mismo, tal vez sin saberlo, impulsó la existencia de un libro como este, que intenta nutrirse de esos gestos heréticos.

Como he explicado en las anteriores ocasiones en que se ha presentado el volumen (Holguín y La Habana), el libro está dividido en dos partes: una “primera temporada” que reproduce casi todo el contenido de Bloguerías (Editorial Ácana, 2010), y una segunda que incorpora entradas más recientes. Y me da mucho placer saber que entre estas últimas podrán encontrarse post vinculados a la creación y promoción del audiovisual camagüeyano (ya sean notas sobre los documentales Ave María/ 2009, de Gustavo Pérez, Timbalito/ 2006, de Annette Pichs Sánchez, o Bella y durmiente/ 2010, de Yasser Socarrás, o sobre los libros escritos por Luciano Castillo, Luis Álvarez Álvarez y Armando Pérez Padrón).

Gracias por anticipado a todos los que estén compartiendo con nosotros en la UNEAC, mañana 2 de agosto, a las cuatro de la tarde. De paso anuncio que el blog tendrá una larga pausa durante el mes de agosto. Me han dicho que hasta el insomnio se merece sus vacaciones.

Juan Antonio García Borrero

PD: Les dejo aquí con lo que Sandra Álvarez escribió a propósito de la presentación del libro en La Habana.