Archivos diarios: julio 2, 2012

POST-HOLGUÍN

Regresé de Holguín sumamente estimulado con los intercambios que pude sostener con varios de los participantes de la décima edición del Festival Nacional del Audiovisual “Por primera vez”, y dentro del mismo, la “Primera Jornada de la Crítica Cinematográfica Joven”, auspiciada por la AHS. Y ya no estoy hablando de la satisfacción que pudo dejar en lo que llamo mi egoteca, la presentación del libro “Cine cubano, la pupila insomne” en el Café Tres Lucías, sino de las ideas que aún rondan en mi cabeza tras las dos jornadas en las que pude participar.

Lo de la presentación del libro me gustó porque conseguimos crear, físicamente, ese clima de confraternidad que muchas veces he defendido en este café virtual que es el blog (confraternidad que nace no de la similitud de criterios, sino del respeto a la diversidad). Cierto que había un calor insoportable, y por una conjura de equívocos lamentables, comenzamos como media hora después de lo previsto en el programa, a pesar de que todas las sillas estaban ocupadas desde temprano. Por otra parte, pude llevar por mi cuenta apenas veinte ejemplares, porque esta es la primera vez que se presenta públicamente.

A pesar de todos esos inconvenientes, pienso que la introducción de Gustavo Arcos inclinó la balanza hacia lo positivo, en tanto como buen conocedor y contribuyente intelectual del sitio, pudo ofrecer una excelente descripción de las cosas que colectivamente allí se han logrado, y con ello estimular la curiosidad de quienes todavía no han incursionado en estos terrenos.

Ahora voy a reiterar una idea que otras veces he manejado. Los eventos más útiles son aquellos que llevan de un modo natural las ideas que se discuten en los foros cerrados, a los espacios más humanos, a los más abiertos. A esos lugares donde se vive el día a día sin que uno apenas lo perciba, porque la lucha diaria apenas te permite reparar en lo que pudiera ser más razonable y menos absurdos.

Por eso hay que llevar estas ideas a los parques, o a los cafés donde la gente se pone a conversar de modo distendido, y sin ánimo alguno de pontificar. No es exactamente en la Academia donde se siembran esas inquietudes profundas que con el tiempo contribuyen a derribar edificios ya anquilosados, toda vez que en estos espacios de alta cultura muchas veces la gestión del conocimiento está puesta en función de consolidar lo ya conseguido por las autoridades, en vez de proponer el recorrido de nuevas sendas.

En el caso de las discusiones que sostuvimos en torno al impacto de las nuevas tecnologías sobre el ejercicio tradicional de la crítica de cine, en lo personal me resultaron muy provechosas, porque alcancé a percibir en varios de los participantes (y sobre todo en los más jóvenes) una voluntad de pasar del enfoque meramente óntico y catártico (ese que apenas repara en lo impresionista, haciendo del relativismo un absoluto) a la indagación más esencial de esta práctica. A lo que tendría que ver con la Crítica misma (sin que el fetichismo de los nombres propios intervenga en demasía en esas reflexiones).

Al menos, aquella madrugada del miércoles que estuve en el parque Calixto García hablando con un grupo de jóvenes sobre crítica de cine, pero también de Filosofía, de Política, de Estética, de Historiografía (que son zonas que nuestro ejercicio crítico más convencional suele dejar a un lado para concentrarse en la descripción aislada del texto fílmico puntual), sentí que con esta generación más lozana ya comienzan a descubrirse puertos que nos llevarán a universos hasta ahora inéditos.

Juan Antonio García Borrero

PD: Les dejo con los criterios que tiene Gustavo Arcos del encuentro, así como referencias a otros sitios que lo han comentado.

GUSTAVO ARCOS SOBRE EL X FESTIVAL “POR PRIMERA VEZ” (HOLGUÍN)

Juany:

Terminó el X festival Por primera vez, en Holguín. Allí nos encontramos e integramos varios paneles coordinados por Reynaldo Lastres y la entusiasta gente de la sección de audiovisuales  dela AHS en la provincia. Fueron sin duda los puntos altos del evento. Siempre he creído que este tipo de intercambio entre creadores, investigadores, críticos, promotores y público genera múltiples ideas y mueve el pensamiento. Sabemos que no era el sitio, ni estaban las personas que pudieran cambiar la triste realidad que acompaña el consumo del audiovisual en el país, pero se discutieron y escucharon no pocas y valiosas opiniones sobre ello. También se habló y mucho, sobre la sociedad cubana, la enseñanza artística o las expectativas de los jóvenes. Como ya viene siendo habitual, las autoridades del Partido,la Cultura o el Gobierno de la provincia no se portaron por allí, mostrando una vez más, su poco interés en conocer o dialogar con los creadores o especialistas. Y aunque tal asunto está en su contenido de trabajo (ver los lineamientos), ellos lo pasan olímpicamente por alto. Lee el resto de esta entrada