Archivos Mensuales: junio 2012

EN HOLGUÍN OTRA VEZ

Desde anoche estoy en la ciudad de Holguín, participando como invitado en el X Festival Nacional del Audiovisual Por primera vez” y en la 1ra Jornada de la Crítica Cinematográfica Joven. Acá les dejo las bases y el programa que en su momento me hicieron llegar. Ya en la mañana tuvimos un buen debate con el tema Crítica cinematográfica y medios digitales. Metamorfosis de la crítica, en la que tuve la suerte de compartir mesa con Gustavo Arcos, Antonio Enrique González Rojas, Rolando Leyva Caballero y Rubén Ricardo Infante, y dentro de un rato estaremos en el Café Tres Lucías presentando el libro “Cine cubano, la pupila insomne”, publicado por Ediciones UNIÓN.

 JAGB

 1RA JORNADA DE LA CRÍTICA CINEMATOGRÁFICA JOVE

Con la finalidad de intercambiar ideas en torno al cine, su crítica y su público, en tanto este arte se ha convertido en una eficaz herramienta para acceder a nuestra cultura, historia y costumbres, la Secciónde Crítica e Investigación de la AHS(Holguín), con la colaboración de la Secciónde Audiovisuales, convocan a la 1ra Jornada de la Crítica Cinematográfica Joven en Holguín, con el auspicio del Centro provincial de Cine y el Festival Nacional Por Primera vez, la Universidad de Holguín Oscar Lucero Moya y la Filial del Instituto Superior de Arte en Holguín. Lee el resto de esta entrada

REBECA CHÁVEZ SOBRE EL LIBRO “TRENES EN LA NOCHE”, de Luciano Castillo

Querido Luciano, compré boleto de ida en tu Tren…

(A propósito de la publicación de Trenes en la noche de Luciano Castillo por la Editorial Oriente) 

Por Rebeca Chávez 

Ignoro si Camagüey sigue siendo el eje o nudo ferroviario que durante años oí decir que era. Tal vez por esa influencia el camagüeyano que eres, Luciano, decidiste poner en marcha estos trenes nocturnos o fue quizás la coincidencia feliz de que François Truffaut dijera que «las películas son como trenes en la noche». No importa. Reservé asiento en este viaje y además del placer de viajar en el tiempo, en la memoria, en los recuerdos, me encontré con más de una sorpresa.

No es un punto de vista histórico, ni de movimientos estéticos ni aún la historia de un género. Son algunas historias de los que inventan, conciben o imaginan lo personajes y hacen que los viajeros de este tren (no importa cuándo ni por qué se han montado) vivan su propio viaje y sus propios sueños. Para mí fue el Tren que me había llevado a las salas oscuras de muchos cines, pero que ahora, a través de estas entrevistas-interrogatorios-intercambios, porque son todas esas cosas al mismo tiempo, Luciano me hace mirar a través del ojo de una cerradura y ver las costuras buenas o malas que hicieron estos creadores en sus películas. Saber un poco más de ellos, con familiaridad y cierta intimidad del trabajo de cada uno y el universo de su creación nos es revelado como «revelaciones» de lo que veremos o ya hemos visto en las películas. Se nos permite asistir al proceso de nacimiento de historias y personajes donde son (quién lo duda) también ellos mismos. Yo creo que cuando Anna Magnani grita en una secuencia antológica de Roma, città aperta dejó de ser y para siempre Anna Magnani, quien grita es el personaje creado por Rossellini. El Maciej que muere entre las sábanas batidas por el viento en el filme Cenizas y diamantes, ¿prefigura al Cybulski que muere ¡intentando tomar un tren!? Se produce una sobreimpresión en la memoria. Disolvencias encadenadas de recuerdos. De eso se trata el libro de Luciano.  Lee el resto de esta entrada

CINE CLUB “CHARLES CHAPLIN”: PIONERO DEL CINE AFICIONADO EN CAMAGÜEY (Fragmento)

Si algo me interesa fomentar en el blog es la memoria del audiovisual camagüeyano en sus más diversas modalidades. Normalmente se habla de cine cubano tomando en cuenta apenas lo que ha pasado en nuestro principal centro productor (el ICAIC), y por supuesto, en La Habana. Luego escuchamos las quejas locales de que a los capitalinos apenas les interesa promover lo que sucede en esos predios, pero son muy pocos los que aluden a la pereza de los investigadores en los territorios no habaneros. ¿En cuántas provincias y municipios se estará escribiendo, ahora mismo, la historia del acontecer cinematográfico en esas localidades?  

Otras veces he afirmado que Camagüey ha tenido una pésima memoria histórica en cuanto al audiovisual. Me complace reconocer que eso está cambiando para bien. Ya no solo estaría el ambicioso proyecto arquitectónico que pretende devolverle esplendor a eso que los camagüeyanos hemos conocido como “la calle de los cines”, sino los diversos estudios que se vienen realizando alrededor de instituciones emblemáticas de esa actividad en nuestra provincia, o de eventos significativos desplegados aquí.

El fragmento que hoy estoy colgando en forma de post pertenece a la Tesis defendida por la joven Dayli Martínez Vernon, con el fin de optar por el título de Máster en Cultura Latinoamericana, respaldado por el Instituto Superior de Arte de Camagüey. Su investigación incursionó en un terreno absolutamente virgen: la actividad del Cine-Club de creación “Charles Chaplin”, que funcionara en nuestra ciudad entre 1979 y 1992.

La investigación más exhaustiva no ha podido ser, y ojalá que en algún momento un equipo de investigadores se animara a escribir esa otra Historia del cine que también nos hace falta: la Historia de los Cine-clubes en Cuba.

Juan Antonio García Borrero   

 

CINE CLUB “CHARLES CHAPLIN”: PIONERO DEL CINE AFICIONADO EN  CAMAGÜEY (Fragmento)

por Dayli Martínez Vernon

El cine club de creación Charles Chaplin existió en la ciudad de Camagüey, en el período enmarcado entre 1979-1992, aunque sus antecedentes burlan estas fechas. Desde el grupo de teatro “José Antonio Echeverría” siguieron a Héctor Vilató, familiares y amigos, que se enamoraron de la idea de crear un grupo de aficionados al cine en la provincia.

De esta manera, se fundó bajo el nombre Círculo Cinematográfico Popular de Cine Club Charles Chaplin de Camagüey, el día 12 de febrero. El hecho sucedió bajo el auspicio dela Casa de Cultura Ignacio Agramonte, dirigida en ese entonces, por Juan León Muñoz. Para esta institución constituyó un valioso aporte, dado que el cine, hasta ese momento, no formaba parte de las diferentes manifestaciones artísticas con que trabajaban.  Lee el resto de esta entrada

VANGUARDIA INTELECTUAL, SIGLO XXI Y NUEVAS TECNOLOGÍAS

El pasado miércoles 13 de junio se celebró la Asamblea Anual de la UNEAC en Camagüey. Si me exigen absoluta franqueza, entonces debo decir que esta vez no me sentí tan satisfecho como en la anterior. Y apenas hablé. A ratos me parecía estar participando en uno de esos foros del siglo XIX donde, sobre todo los escritores pretendían erigirse en conciencias críticas de la sociedad. En jueces que pueden hablar de  valores y anti-valores colectivos porque, después de todo, la literatura en aquel instante diseñaba todo nuestro mundo moral.

No creo que los temas propuestos esta vez a discusión careciesen de mérito. Al contrario. Lo que pienso es que se sigue discutiendo del mismo modo en que se discutían en el mencionado siglo XIX, y ese desfasaje condena a los acuerdos al anacronismo. A mi juicio, no pocas de las intervenciones que se hicieron partían desde esa terminal decimonónica donde el sujeto cartesiano es el conductor excluyente, que sube o baja del tren a los viajeros de acuerdo a su particular esquema de valores. Lee el resto de esta entrada

VIOLETA NÚÑEZ SOBRE EL OFICIO DE HISTORIAR EL CINE EN LATINOAMÉRICA

Mi querida amiga y colega, la historiadora peruana del cine latinoamericano Violeta Núñez, me envía esta reflexión que discute algunas de las tesis manejadas por Ana López y el que suscribe, en cuanto al oficio del historiador. Como ella misma reconoce, es un tema que merecería un debate más extenso, pero por lo pronto lo cuelgo, toda vez que puede animar a otros colegas a sumar sus puntos de vistas.

 JAGB

Querido Juani:

¿Qué es hacer historia del cine?

Sí, estamos de acuerdo que en América hemos avanzado en el trabajo del quehacer histórico del cine latinoamericano. Sin embargo, el análisis de los films, no es precisamente un trabajo de historia. El análisis de los films, es un trabajo de análisis de los films.

Claro está que en nuestra América hemos tenido que ir de a pocos. En un principio se hizo necesario que el trabajo de historia haya sido la recuperación de filmografías, fichas técnicas de las películas, elaborar carteleras,  etc. Este es un trabajo medio pesado pero hay una necesidad real de hacerlo pues debíamos saber de lo que estábamos hablando. Una ficha técnica expresa la complejidad del proceso cinematográfico, no solo saber cuánta gente se necesita para una peli sino quienes participaron y en qué áreas. Una ficha técnica te da información de las relaciones, carencias, formas de producción de una cinematografía. Es decir no es un hecho netamente purista ni cosa por el estilo. Es una herramienta que te va a permitir múltiples entradas de análisis y múltiples lecturas. Recuperar las carteleras va por el mismo camino, puedes saber el tipo de películas exhibidas, la masa de películas que circula, y cómo se crean los circuitos, puedes indagas y conocer el gusto, etc, etc, etc… Lee el resto de esta entrada

PENSANDO EN SARA GÓMEZ, OTRA VEZ

Hacía rato estaba por responder las preguntas que me hizo llegar mi entrañable Sandra Álvarez, a propósito de la cineasta Sara Gómez, que es su objeto de estudio en una tesis que termina. Sandra ha escrito elogiosamente sobre este blog, pero no es eso lo que me empuja a responderle, sino la seriedad y pasión que yo sé que pone en cada uno de sus proyectos.

 Sus preguntas no solo me han obligado a revisar parte de la obra de Sara, sino también, lo que escribí en su momento. Pero ese tipo de relectura por partida doble siempre resulta beneficioso, porque nos ayuda a naturalizar la idea del conocimiento como algo que permanentemente se procesa, y que siempre nos está devolviendo a una orilla de la que pensábamos nos habíamos alejado hacía mucho tiempo. 

JAGB

En un artículo publicado en La Jiribilla intitulado “Homenaje a Sara Gómez” dices que te has dedicado hablar más de la obra de Sara que de su vida porque “no hay nada más ilustrativo del temperamento de un autor que aquella obra que lega a la posteridad”, ¿es posible entonces encontrar presupuesto feminista en su obra, tanto en la forma como en el contenido?

Ante todo me gustaría dejar esclarecido algo. Me siento muy lejos de considerarme un experto o algo así en los estudios de género. Fueron esas mismas carencias las que me llevaron a fomentar alguna vez en mi blog la discusión en torno a la representación de la mujer en el cine cubano, así como la presencia de estas en la creación audiovisual de la nación. Quedé muy asombrado porque en aquel momento participaron en los debates varias mujeres que argumentaron con muchísima vehemencia sus diversas posturas. Sin embargo, no sé por qué aún tengo la percepción de que nos falta mucho todavía por esclarecer, con un sentido sólido en lo teórico, qué podríamos entender por presupuesto feminista en el audiovisual cubano. Lee el resto de esta entrada

POST-HABANECIENDO

La semana pasada estuve apenas tres días porLa Habana, pero se sabe que “un ratico” puede ser más intenso e inolvidable que una vida entera. Esta vez mi estancia por allá estuvo llena de “muchos raticos” muy estimulantes, sobre todo porque me llevó al reencuentro con varios amigos.

El martes 5, por ejemplo, tuve muy buenos momentos, todos relacionados con las Ediciones UNIÓN que, desde la UNEAC, preside Olga Marta Pérez. Para empezar, tuve la suerte de participar en la presentación que Reynaldo González hizo del libro “Hollywood, Nuestra América y los latinos”, una colección de ensayos de la académica Ana López (La Habana, 1956), que al fin consigue insertarla en nuestros predios editoriales. No voy  a repetir las cosas que en otras ocasiones he pronunciado a favor de Ana, investigadora que una vez que descubrí (eso ocurrió hace más de una década), se convertiría en una suerte de desorden copernicano en mis hasta entonces rutinarias aproximaciones al cine cubano. Lee el resto de esta entrada

CAMIONERO (2012), de Sebastián Miló

Camionero, una historia de violencia

Por: Antonio Enrique González Rojas

El juego de poderes que son las relaciones humanas se soporta mayormente en rituales de (auto)reafirmación de unos a partir del quebrantamiento de otros y de externalización/exorcismo de las debilidades propias en sujetos expiatorios. Mientras más se agrede a los respectivos doppelgänger, más se trascienden los propios defectos y se ocultan los esqueletos en el closet. La humillación, menoscabo y ocasional destrucción de estos redunda en la consolidación de la personalidad y las fuerzas de los más robustos, quienes tras los procesos de desdoblamiento y proyección quedan liberados de las flaquezas conjuradas en el fetiche apaleado.

Las concentraciones humanas forzosas en espacios reducidos donde la convivencia es igualmente obligatoria, tales como cárceles, cuarteles militares, conventos, campamentos y para el caso cubano escuelas al campo en el período de enseñanza secundaria e institutos preuniversitarios (estructurados sobre la base del estudio-trabajo agrícola desde la década de 1970 hasta un presente donde tal sistema está en plena disolución), son caldos de cultivo propicios para el establecimiento de tales relaciones de tribalización, dominio y aniquilación hasta sus peores consecuencias. Lee el resto de esta entrada

MAYRA VILASÍS SOBRE “ISABEL” (1990), de Héctor Veitía

“El primer cuento de Mujer transparente dirigido por Héctor Veitía con guión de Tina León, resulta particularmente interesante desde una perspectiva de género. El conflicto de la protagonista, al principio de forma inconsciente, yace en su necesidad de revertir las cualidades genéricas que la han definido y limitado durante toda su vida hasta el comienzo de la película.

De forma progresiva, Isabel va tomando conciencia de ese reclamo de rebeldía que la mantiene insatisfecha, aunque al final de la historia su “acto de subversión”  no deje de resultar ingenuo. La mayoría de las escenas con su esposo parecen soliloquios del hombre. Isabel no solo está ausente, sino que no existe (el marido se sienta sobre los zapatos recién comprados por Isabel).

Cuando ella emite una opinión (escena de los hombres jugando dominó en la playa), el esposo la llama a capítulo: “¿Y tú qué sabes de eso, Isabel?”. Es decir, la silencia abiertamente, la margina del tema en discusión porque ella transgrede las expectativas inherentes a la conducta socialmente aceptada por su condición de mujer.

En la historia, él siempre espera de Isabel el comportamiento tradicional para el cual ha sido educada en la sociedad patriarcal, mientras que ella constantemente se cuestiona a sí misma en sus relaciones con quienes la rodean, a partir de su cambio de status laboral (es ascendida a un nivel de jefatura y toma de decisiones). Este hecho es determinante al desencadenar su necesidad de transformar el papel de subalterna que ha desempeñado en todas las esferas de su vida.”

Mayra Vilasís. Por una mirada divergente. Revista  Temas 5; Ene-Mar ’96, p 46-50 (Análisis de la temática femenina en el cine cubano).

 Ficha técnica:

ISABEL (1990)/ 20’/ Dirección: Héctor Veitía/ Actúan: Isabel Moreno, Manuel Porto, Vivian Agramonte, Orlando Fundicheli, Mónica Guffanti, Raúl Pomares, Aurora Díaz./ Sinopsis:  Una mujer de 45 años hace un análisis de su vida matrimonial y hogareña después de 18 años de casada y con dos hijos. Su  vida no ha sido lo que ella hubiera querido, pero se da cuenta que ella también es responsable. Guión de Héctor Veitía y Tina León, edición de Lina Baniela, música de Mario Dali, fotografía de Julio Valdés, dramaturgia de Eugenio Hernández. Forma parte del filme de episodios Mujer transparente.

DE GARCÍA BORRERO A CARLOS LUQUE (2)

Querido Luque:

No voy a extenderme demasiado, porque creo que lo interesante de un buen debate es dejar que las ideas expuestas circulen, sin que las argumentaciones de quienes han hecho públicas sus reflexiones iniciales, se conviertan en escollos para las nuevas contribuciones. Lo interesante y verdaderamente útil es que los demás construyan sus propias conclusiones, en vez de esperar a que un tercero, en teoría más calificado, se las entregue en bandeja.

Pienso que las visiones que ambos tenemos del asunto, aunque encontradas (o quizás gracias a que están encontradas), enriquece la interpretación que podamos hacer del tema. Desde luego que resulta legítimo tu reclamo de que los críticos “ayuden a la gente a ser mejores”, pero esto lo pudiera relacionar con lo que te comentaba con anterioridad. Entre nosotros hay una tendencia bastante marcada a delegar la responsabilidad individual (esa que demandaría la duplicación del esfuerzo del individuo por ir más allá de la grisura cotidiana) en terceros que serían los que al final habrían de garantizar la superación de los respectivos conflictos o carencias. Ese tercero puede ser el Estado, Dios, los padres, los mecenas, o en el caso que nos ocupa, los críticos. Si ese tercero no funcionara, pues el individuo tendría a mano la mejor de las justificaciones para explicarse por qué se encuentra donde se encuentra. Y el deber de esforzarse (que es personal e intransferible) quedaría en un segundo plano. Lee el resto de esta entrada