FESTIVAL INTERNACIONAL DEL CINE POBRE EN GIBARA

Festival Internacional del Cine Pobre, entre los días 17 y 22 de abril

El Festival Internacional del Cine Pobre, evento que llega a su 10ma edición, tendrá lugar del 17 al 22 de abril de 2012 en Gibara, Holguín. Hasta el cierre de la convocatoria, se recibieron cerca de 800 materiales; de los cuales 113 quedaron en competencia. En esta edición prima el género ficción, con 38 obras; mientras que los documentales suman 31. Además, compiten once guiones, cuatro maquetas, treinta obras experimentales realizadas en video, y ocho actores nominados al Premio Adria Santana.

Según dio a conocer en conferencia de prensa el cineasta Lester Hamlet, Director del evento, en la noche inaugural proyectarán el largometraje Año bisiesto, de Michael Rowe y el cortometraje Split screen, proveniente del Cell Fest Panama. “Este Festival pretende abarcar todas las artes, no solo el cine; tal y como lo concibió su fundador, Humberto Solás”.

En los apartados de ficción, documental y videocreación participan filmes –de largo y cortometraje- que los autores de manera independiente lograron culminar con presupuestos limitados y conceptos renovadores en los formatos: video analógico, video digital, 16mm, o 35mm. El jurado otorgará 1ro, 2do, y 3er premios en cada caso; y de considerarse oportuno, se premiarán especialidades técnicas.

Los guiones inéditos que compiten no exceden las 120 páginas y se acompañan del análisis de producción, además de un dossier que muestra las gestiones de producción del guión realizadas hasta el momento. El grupo VM Broadcast otorgará el equipamiento necesario para la realización del filme.

Por su parte, participan proyectos en maqueta con montaje concluido y banda sonora audible o subtitulada, acompañados de un análisis de producción que refiere los procesos pendientes y sus costos. La productora venezolana Fundación Villa del Cine premiará a la mejor maqueta en concurso.

Además, en esta décima edición el evento reconocerá el desempeño de actores y actrices con el otorgamiento del Premio Adria Santana. El Jurado estará presidido por la actriz Isabel Santos.

Entre las instituciones que otorgarán Premios especiales están el Centro Memorial Dr. Martin Luther King Jr.; la Vancouver Film School; la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños (EICTV); la Asociación Cubana de la Prensa Cinematográfica (ACPC) y el Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau.

Por su parte, José Juan Ortiz, representante de la UNESCO en Cuba declaró que a partir de este año la organización se unirá al Festival “apoyándolo con nuestros mayores esfuerzos. Pretendemos que los niños y jóvenes tomen parte activa durante los días del evento, filmando sus propias historias. Como resultado de esta primera experiencia realizarán un reportaje con su visión de esos días en Gibara. Nuestro compromiso con el Festival del Cine Pobre es muy serio y de cara al futuro”, aseveró finalmente.

Esta 10ma edición está dedicada al público, quien será el homenajeado principal; además, se rendirá tributo al pueblo de Gibara, a la actriz Isabel Santos y a la artista plástica Sandra Ramos.

Entre los invitados especiales del encuentro están el cantautor español Luis Eduardo Aute, el cineasta australiano Michael Rowe, la dominicana productora Tanya Valette, el realizador cubano Rudy Mora, el noruego Sveinung Bokn, entre otras personalidades.

Durante los días que dure el certamen se filmarán las historias que integran el largometraje Gibaras, resultado de la convocatoria que para ese fin lanzara el Festival con una notable repercusión entre guionistas y directores. El proyecto está compuesto por quince historias, de cinco minutos cada una, que tienen a la ciudad de Gibara y al Festival como escenario.

Cada tarde del evento será exhibido un capítulo de la serie documental Ser un ser humano. También en calidad de presentación especial llegarán a Gibara obras de animación como Un perro llamado Dolor, del conocido cantautor y realizador español Luis Eduardo Aute; y Abdala. El retorno de los señores de Xibalbá, del cubano Adrián López Morín. Otras presentaciones especiales son los documentales, Agnus Dei, cordero de Dios (Alejandra Sánchez), Danzar Miami (Belma Suazo), Detrás de una sonrisa (Consuelo Elba); y los largometrajes de ficción Lágrimas de Gaza (Vibeke Løkkeberg) y Habanastation (Ian Padrón)

Como parte de los foros teóricos, se abordarán los temas: “Rompiendo el estigma: el audiovisual como herramienta de cambio”, “Comienzo de la era del cine digital. Sistemas actuales del cine digital”, “Videocreación. Alternativas, génesis y permanencia”, y “La visualidad. Dirección de arte y fotografía. La luz como metáfora”, entre otros.

El evento presentará, además de las obras en concurso, otros materiales audiovisuales relevantes que no compiten por los premios, pero que despiertan el interés del público cinéfilo. Estas obras serán exhibidas como parte de muestras paralelas fuera de concurso e institucionales.

Las actividades colaterales del Festival propiciarán la hibridación del séptimo arte con otras manifestaciones culturales. En esta edición se ofrecerán al público exposiciones, conciertos, y presentaciones de libros.

CINE POBRE, LA UTOPÍA

Por Omar González *

Para continuar haciendo de la periferia el centro, sin confundir lo pobre con lo feo, lo pobre y lo banal, lo pobre con lo malo, lo pobre y la perfidia, llega esta décima edición del Festival Internacional del Cine Pobre, nuevamente en Gibara. Un nuevo equipo lo dirige. Su responsable es Lester Hamlet, a quien debemos una creciente obra como realizador de videoclips y documentales, y los largometrajes Casa vieja y Fábula.

Así, puede afirmarse sin ambages que la obra de Humberto, fundador del evento y su eterno mentor conceptual, no ha caído en manos de un advenedizo, sino de un cineasta respetado, no obstante su incuestionable juventud. Tal ha sido la política del ICAIC: privilegiar a los creadores -si jóvenes, excelente-, aunque la audacia comporte el precio del error. Lester es, además, un hacedor hacendoso, aglutinante, independiente. Tras el vacío que significara para la cultura cubana el fallecimiento de Humberto Solás, su designación fue el resultado de un encuentro de la Presidencia del ICAIC con numerosos fundadores del Festival y de consultas a otros cineastas, críticos y especialistas no sólo residentes en La Habana, sino en Holguín y Gibara, que cuentan, pues suyo es también este reino.

Obras de más de 90 países, en los más diferentes estilos y conceptos, constituyen la propuesta cinematográfica de esta edición que, además, será un infatigable laboratorio de creación colectiva, multicultural, donde realizadores de todas las latitudes erigirán ante nuestros ojos un largometraje de historias mínimas y esencialmente humanas. Al final, el hecho habrá quedado en nuestra memoria no sólo como prueba de constancia, sino como certeza de una esperanza. Así fue como imaginamos el festival con Humberto en aquellos días germinales, como una fábrica de sueños, un filme interminable, un foro mundial de cinematografías marginadas.

Sean bienvenidos los que defienden y sustentan una utopía como esta. Creemos en el Festival del Cine Pobre, y lo hacemos con lealtad.

* Escritor. Presidente del ICAIC

 

NOSOTROS TAMBIÉN FUNDAMOS EL FESTIVAL DE CINE POBRE

Por Alexis Triana Hernández *

Nosotros también fundamos el Festival de Cine Pobre: acompañamos al Maestro Solás en el sueño y en la acción; hicimos las columnas que pidió para cambiar la fachada del cine; los gibareños armaron el ranchón al pie de la ciudad; el gobierno, entonces, asignó combustible para que un barco saliera a pescar la comida que fuera la misma para delegados cubanos y extranjeros; y por poco hay un incendio en el techo del Poder Popular cuando mal estallaron los fuegos artificiales, que aún no eran electrónicos. La desmemoria de otros, que no la nuestra.

Y menos en Gibara, donde comenzó a repararse el Hotel Ordoño, uno de sus más preciados deseos, como mismo ya se avanza en la reparación del hermoso Museo de Artes Decorativas, gracias a la donación de varios artistas cubanos, en especial de Jorge Perugorría, que subastó en México parte de sus obras y de otros pintores cubanos, y se presentó en Gibara junto a otros actores y directores del cine cubano apenas horas después de la destrucción ocasionada por el Huracán Ike. En las desgracias, uno siempre conoce los amigos, aquellos que pidieron un camión al ICAIC y los despidió en La Habana, el presidente Omar González y el Ministro de Cultura, Abel Prieto, con muebles y ropas de sus propias casas.

Mejor que nadie sabía el Maestro Solás que Gibara tiene la necesidad de éste y otros festivales, porque acompaña como pocos el símbolo de una verdadera democratización de los humildes, y además de filmarla en “Lucía” y en “Miel para Oshún”, anhelaba seguir reconstruyéndola para que fuera “la perla hermosa de nuestro Oriente”, como ya demuestra el Ministerio de Turismo al priorizarla en sus inversiones del año, el Centro Nacional de Patrimonio al destinar fondos para reparar el Museo de Ciencias Naturales, o el Centro de Colaboración para la Cultura Cubana logra materializar importantes donaciones del País Vasco para nuestras instituciones culturales en Gibara.

Por todo ello, respaldaremos siempre cualquier acción cultural en Gibara. ¡Bienvenido el 10mo Festival Internacional del Cine Pobre a la Villa Blanca de los Cangrejos!

* Director de Cultura en la provincia de Holguín

Tomado del sitio CUBACINE

Publicado el abril 16, 2012 en FESTIVAL DE GIBARA. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: