RESPUESTA DE GUSTAVO ARCOS A PAVEL GIROUD

Pavel, hermano

Acabo de leer tu mensaje y no precisamente por arriba. Veo que también tienes tus razones y eso es bueno. Gracias por apreciar “mi ímpetu y pasión”
aunque la califiques de desmedida. Prefiero pecar por exceso a sentarme a
esperar que la vida me pase por delante. No vivo en una torre de marfil pero
tampoco a nivel de la calle. Creo firmemente que la única manera de atisbar
qué es lo que sucede en este mundo, es manteniendo cierta distancia. Esa
perspectiva es a mi modo de ver la única forma de conservar la lucidez. La
apatía, el desinterés, la falta real de compromiso o el mirar hacia otro
lado, para eludir la confrontación, no ha sido precisamente mi actitud.
También me he mirado el ombligo, una higiénica actividad que deberíamos
probar con frecuencia. Ahora bien, su sentido metafórico no me pertenece,
pues creo haber sido coherente con mis ideas, desde hace más de 25 años, y
también, como muchos en este país, he debido pagar por ello.

Conocí de aquel performance cuando el asunto de Fuera de Liga y también de
esas discusiones que algunos de ustedes llevaron a cabo. Otras se han
sucedido por años. Las hubo antes y las habrá después, porque ya se sabe, el
cine, como el arte, si es auténtico, será siempre perturbador. Percibo un
hálito de frustración en ti, cuando refieres lo inútil que fue todo aquello.
Yo pienso que no hay que sentir vergüenza alguna por esto pues eso es
justamente lo que ese diabólico aparato de censura, conservadurismo y
mezquindad, persigue. Amoldar el pensamiento, atontarnos, volvernos
ineficaces como individuos, como artistas o creadores. Retirarse es dejar la
silla vacía, para que la mediocridad la ocupe y eso es justamente lo que
siento le ocurre a muchos en las últimas generaciones. Siento que están
cansados antes de empezar, siento que aunque hay gente talentosa y con ideas
valiosas, se apagan ante el primer descalabro o lo que es peor, abandonan. Y
entonces no nos queda más que observar con pavor, ese largo y terrible éxodo
que nos viene acompañando desde hace cinco décadas.

Eso es lo que me inquieta. No se trata de si este o aquel trabajo fue
prohibido, un acto que se ha vuelto ocioso o absurdo en estos tiempos de
“democratización tecnológica”, sino de tomar partido, sentir responsabilidad
por las cosas que se hacen o piensan. En fin, ser consecuentes y también
cuando se requiera, enérgicos o radicales. Y sí, creo que nos toca a todos
los de esta generación que ha decidido quedarse aquí, pensar en el destino
de su país, pero no solo para colocar la semilla como dices, sino también
para regarla, verla crecer, florecer, cuidarla y también fenecer.

Claro que es duro observar cómo pasa el tiempo y las cosas permanecen
iguales o peores. Como un horrible círculo vicioso, vemos repetirse los
debates, las demandas y las flagelaciones. Cuantas veces no hemos escuchado
aquello de que: no son los tiempos para esto. Y es que a los mortales como
nosotros, siempre se les escamotea “la verdad”, pues siempre hay alguna
razón superior, mucho más fuerte que la tuya o la nuestra. Es la verdad del
poder. Hay una frase terrible, de la época de la euforia sesentera: primero
dejar de ser, que dejar de ser, Revolucionarios. Un absurdo, que aunque
cargado de romanticismo pretende anular al individuo.

Todos hemos tenido sueños y también pesadillas. Ambos hemos coincidido en
años recientes en algunos debates que nos parecieron trascendentales,
discusiones sobre el cine, los jóvenes creadores, la cultura o el país. Me
agrada recordar los numerosos puntos en que coincidimos, incluso, por decir
ciertas cosas fuimos “sospechosos de hacerle el juego al enemigo” y citados
para dar “explicaciones”. Una certificación, por cierto, que en lo personal
ya he recibido muchas veces. Pero Pavel, yo no me he cansado de lidiar
contra toda esa mediocridad y pensamiento retrógrado que en el ámbito de la
ideología o la cultura nos rodea. No pretendo juzgar a los otros, tampoco a
mis colegas de profesión. Cada cual tendrá sus razones, sus expectativas y
seguro su propia historia de encontronazos o personal lista de enemigos.
Pero el punto principal aquí, no es la apatía o la falta de compromiso de
ciertos cineastas o pensadores del cine, el asunto esencial radica en que
esta generación, ha perdido la voluntad de pensarse a sí misma como grupo y
cuando una generación se fragmenta o divide, está muerta y afecta la razón
de su propia existencia.

Unos hacen películas, otros las piensan. Unos gestan ideas y otros las hacen
posible. A unos tal vez les correspondan las palabras y a otros solo las
acciones. Esa dualidad, que se complementa, hace mover la Historia. No creas
que por ser cineasta te duele más, la situación por la que atraviesa nuestro
audiovisual. El cine solo es una forma de expresión, una manera de
reinventar el mundo, en definitiva, una ilusión, maravillosa sí, pero
recuerda lo que le sucede al que solo vive de ilusiones. Prefiero entonces
pensar que tú y yo, los otros, cineastas o no, vivan aun en esta pequeña
isla o lejos de ella nos inquieta algo mayor, que es el destino de este país
y que cada día al despertarnos nos preguntamos: ¿ Qué puedo hacer hoy para
salvarlo?

Un abrazo, por supuesto

Gustavo Arcos.

Anuncios

Publicado el marzo 22, 2012 en AUDIOVISUAL JOVEN EN CUBA, POLÉMICAS. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Querido Gustavo
    La última frase de tu respuesta la probaste hace muchos años cuando decidiste suspender tus estudios en el extranjero y regresar a Cuba para participar de los eventos importantes que sucedían en esos momentos en el país.
    Recuerdo ese gesto magnífico que pocos hubieran realizado!
    Yo soy de los que decidio largarse cuando me dí cuenta que no valía la pena, pues como bien reconoces tú, ya eso mismo se lo dijeron a otros antes que a nosotros… y veo que las excusas del poder siguen siendo las mismas.
    Aprovecho para reiterarte mi estima inmensa y confirmarte otra vez la grandeza de tu gesto
    Ricardo Vega

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: