GUSTAVO ARCOS A PROPÓSITO DE “LA PARTÍCULA DE HIGGS”, DE FERNANDO PÉREZ

Hola, Juany:

No quería pasar por alto un significativo hecho ocurrido hace unos días. Mientras participábamos en el exitoso Taller de Crítica Cinematográfica, Fernando Pérez renunciaba a su labor como director dela Muestrade Cine Joven, un evento que gracias a su visión y entrega se ha convertido en un punto ineludible de referencia audiovisual en la isla. Leyendo en tu blog, su texto: LA PARTÍCULA DE HIGGS y aun con los ecos de nuestros recientes debates sobre el cine de los 70, propiciados por el Taller, tengo que expresar mi absoluto apoyo a Fernando, quien una vez más da muestra de su ética como artista y cubano. Al mismo tiempo no puedo sino alarmarme ante el silencio que muchos otros cineastas, jóvenes o veteranos, han tenido al respecto.

Hace más de diez años, en un texto que publicó Revolución y Cultura, titulado Ruidos en el Almacén, expresaba mis puntos de vista sobre el estado del audiovisual nacional a partir de la irrupción de las nuevas generaciones y el debilitamiento de la industria oficial. Decía entonces, que el principal problema que le veía a esa atomizada creación era precisamente su fragilidad como generación. Cada uno parecía mirarse a su ombligo, sin tomar realmente partido por el destino de su cine. Para ellos lo importante era crear, hacer, filmar contar las historias y expresarse pero sin un sentido de pertenencia a nada, sin una fidelidad a otra cosa que no fuese ellos mismos. Poco después, vimos el primer síntoma de ello cuando Ian Padrón vio censurado su documental Fuera de Liga, sin que ninguno de sus contemporáneos dijera la más mínima palabra pública. La propia Muestra de Cine Joven ha visto como año tras año diversos materiales resultan “incómodos” para ese aparato que no tiene rostro, ni nombre, pero que prohíbe, corta, limita o silencia, las obras realizadas por los más jóvenes artistas. El documental Revolution, fue objeto de escarnio, polémicas, discusiones y malestares hace dos años y aunque la Muestra logró exhibirlo y hasta premiarlo, otros Festivales posteriores le negaron su inscripción por presiones de “las alturas”. Películas significativas como Video de familia, la ya mencionada Fuera de Liga y los documentales De buzos, leones y tanqueros, The Illusion, Buscándote Habana, Utopía o Revolution, aún no han sido exhibidos en nuestros cines o espacios televisivos, de forma natural y comercial. Solo menciono algunos, los que han obtenido premios y han sido considerados por la crítica nacional entre los más destacados filmados en Cuba durante la pasada década.

Cuando Fernando Pérez, suscribe su texto y recuerda su posición como gestor de un proyecto inclusivo, que tanto ha tenido por años, que lidiar contra todo  tipo de “fuerzas externas”, aquellos que aman el arte y el cine deberían estar de su lado, aunque por ello tengan que paralizarla Muestra. Noimporta aquí si el documental censurado ahora, es bueno, logrado o mediocre, lo que interesa es la posición común que deberían tener los creadores más jóvenes y también los que no lo son, para con esta actitud de censurar y prohibir. Si los ideólogos, o funcionarios del ICAIC, consideran que un documental puede provocar la caída de un sistema, una idea, o un proyecto de sociedad, entonces poco han conseguido a lo largo de 50 años. Si un filme, por lo crítico o realista que sea, consigue que la burocracia y la mediocridad lo censuren, preocupada por las “ideas” que en él se expresan, solo será una muestra del fracaso total de esa voluntad y la extraordinaria debilidad de este proyecto político.

Gustavo Arcos, La Habana.

Anuncios

Publicado el marzo 20, 2012 en AUDIOVISUAL JOVEN EN CUBA. Añade a favoritos el enlace permanente. 4 comentarios.

  1. Es muy cierto todo lo que dice Gustavo. Somos una generación frágil. Pero esa fragilidad está precisamente en nuestra dispersión, en nuestro egoísmo. Presentar un material, una vez al año, en la Muestra u otro espacio de exhibición no puede bastar para los jóvenes realizadores. El asunto va más allá: hay que buscar alternativas de trabajo en conjunto, espacios de encuentro y debate que alimente también nuestro intelecto, exigir más presencia en las pantallas ya fuera en la TV o en las salas de cine; defender la libertad creativa por encima de todo. Fue algo que ganó el cine cubano de los sesenta, e incluso en momentos más cercanos en el tiempo como, por ejemplo, el caso “Alicia en el pueblo de maravillas”. Aunque con intereses creativos disímiles, los cineastas siempre se han unido contra la burocracia y los pensamientos vetustos que no cesan en más de medio siglo. Si ahora fue con el mismísimo Fernando Pérez, director de culto por méritos más que probados, qué seguirá después, quién será el próximo. Si la Muestra ha sido un espacio más abierto, más arriesgado -aún cuando le falta alcanzar otros logros para el audiovisual nacional- es gracias, en buena medida, a Fernando. Tiene que existir un rechazo común ante un hecho tan lamentable como éste. De lo contrario continuará reinando la impunidad, los excesos, los “absurdos”. Nuestra generación debe eso, nos debemos eso.

  2. Bernard Shaw decía que “el asesinato es la forma extrema de la censura” y pienso que se ha asesinado mucho arte, mucho pensamiento y muchos sueños en Cuba por parte de quienes, como dice Gustavo, no tienen rostro, a veces ni voz, pero sí voto … apoyo las palabras de Gustavo y apoyo la actitud de Fernando … lo que ocurre con el cine también ocurre en la radio, en la prensa, en TV … es lamentable, pero real … aunque Cuba parece sumergida en un cómodo Alzeihmer y el inefable “nadie fue” … no creo que esos censores estén ayudando en nada a que la sociedad avanze, solo están cuidando sus puestos … es “mi molesta opinión” … saludos, Gustavo …

  3. Maylin de Jesús Pérez Parrado

    A veces me siento en el Café Ciudad o en otros espacios en los que voy a saciar un peculiar y generalizado gusto: beber café. Alrededor se escuchan conversaciones de jóvenes que se debaten sobre el audiovisual o cualquier otra manifestación artística y sobre todo con la “polisemia del arte” como concepto. Me preocupa la indefinición de los términos y la apropiación de los mismo con la intención justificadora de ciertos fenómenos y acontecimientos. El individualismo y la carencia de pensamientos sólidos o mejor dicho, criterios, en el sentido amplio de la palabra, pues se tornan de moda. Todo el mundo quiere ser diferente, sin embargo van al mismo café, hablan los mismo temas y el debate queda en la superficie de la piel. Aún me falta por indagar más acerca del audiovisual y sus contornos, pero algo tengo claro, como decía el gran Pratt Puig: “Yo soy yo y mi circunstancia”.

  1. Pingback: RÉPLICA DE PAVEL GIROUD A GUSTAVO ARCOS « cine cubano, la pupila insomne

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: