LEZAMA SOBRE RICARDO VIGÓN, FUNDADOR (JUNTO A GERMÁN PUIG) DE LA PRIMERA CINEMATECA DE CUBA

Desde hace bastantes años, he tenido una relación de amistad con Julio Cortázar. Voy a aprovechar esta oportunidad para recordar a aquel cubano que realmente hizo conocer a Cortázar y que lo puso en relación con Cuba. Fue un espíritu muy verídico y es un nombre que ustedes no deberían olvidar: Ricardo Vigón, desgraciadamente rendido ya a las sombras.

Vigón vivía en la Rue du Dragon, cerca de Julio Cortázar, y recibía las revistas que nosotros le enviábamos. De ese modo, Cortázar se ponía en contacto con todo ese material. En realidad, yo creo que Vigón despertó en Cortázar muchas simpatías por las cosas de Cuba. Vivían en el mismo barrio y se reunían con frecuencia, y cuando yo leo los diálogos que se verifican en casa de Oliveira, por ejemplo, siempre pienso que allí tenía que estar Vigón.

He querido que mis primeras palabras sean un recuerdo para Ricardo Vigón, que creó un tipo de perspectiva, un modo de estar en Europa muy a lo cubano de sus años. Vigón es un cubano que en un convento, en una ocasión, le hace la cama a Heiddeger, y Vigón es un cubano que está acostumbrado a colocarse frente a las grandes ciudades, como Florencia, sin un céntimo en el bolsillo, y a vencerlas.

José Lezama Lima en “Julio Cortázar y su Rayuela”. En “Lezama disperso”. Ediciones UNIÓN, La Habana, 2009, pp 46-47. (Compilación al cuidado de Ciro Bianchi Ross).

Nota de La Pupila:

Estas palabras forman parte del conversatorio desarrollado en la Casa de las Américas el 2 de julio de 1965, a propósito de Rayuela, y con la participación de Ana María Simo, José Lezama Lima, y Roberto Fernández Retamar. Sobre Vigón, anota el compilador Ciro Bianchi: “Crítico cubano de cine, colaborador del periódico Revolución, de La Habana. A fines de la década del cuarenta fundó la primera cinemateca que existió en el país. Falleció a los treinta años de edad, en 1960. Guillermo Cabrera Infante le dedicó su libro Un oficio del siglo XX de esta manera: “A Ricardo Vigón, que tanto amó el cine”. Lezama lo recordó siempre con mucho cariño”.

Publicado el marzo 16, 2011 en CINEMATECA DE CUBA. Añade a favoritos el enlace permanente. 3 comentarios.

  1. Sí Juani, ya yo conocía este hecho lezamiano. Este Vigón le habló a Cortázar sobre Lezama.Tiempo después el argentino escribiría ” Para llegar a Lezama Lima,” Hay mucha gente por ahí que ha muerto en el anonimato, y que muy a su
    pesar, han dejado una huella imborrable en nuestro gusto más soterrado.
    Varona

  2. A su llegada a París, Susan Sontag describe en su diario (recién publicado ahora por su hijo con el título de “Renacida”) a las pesonas que iba conociendo. Una de ellas fue Ricardo Vigón. Allá por 1957, dice de él: “cubano; 30 años,llegó a París hace 8-10 años;estudió en la Cinemateca 2 años,también escribe poesía;los dos últimos dos años ha trabajado como traductor (al español) en la UNESCO. Tuvo un ferviente periodo religioso, + incluso vivió en un monasterio a las afueras de Paris .Se debatió contra su homosexualidad,luego se sentregó totalmente a ella.”

  1. Pingback: En memoria de Germán Puig | cine cubano, la pupila insomne

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: