PUCHEUX SOBRE “¿CÓMO, POR QUÉ Y PARA QUÉ SE ASESINA A UN GENERAL? (1971), de Santiago Álvarez

UNA BREVE REFERENCIA A “CÓMO, POR QUÉ Y PARA QUÉ SE ASESINA A UN GENERAL”

Por Jorge Pucheux.

Corría el año 1971. Recuerdo era una tarde nublada, y se acercaba la hora de terminar nuestra atípica jornada de trabajo en los Laboratorios B y N y Trucaje. Ese día habíamos terminado temprano en ambas áreas.

Nos encontrábamos en los Estudios Cubanacán. Y como de costumbre, hizo su entrada Santiago Álvarez, que venía manejando su propio auto. Se estacionó a un lado de la calle, en una zona donde no había acera. Era pura hierba y miles de pedazos de pinos que bordeaban la entrada de los Estudios. Creo dejó hasta la puerta abierta y se mandó una carrerita hasta donde estaba yo, preparándome para salir de la instalación. De lejos me gritaba que lo esperara, que era importante, que me traía algo para verlo conmigo. Muchos del Laboratorio se dijeron: “se acabó la paz y la tranquilidad, la cosa continúa señores, llegó Santiago, no se hagan idea de que ya terminamos por hoy…” Todo lo que comentaban iba a ser realidad en unos minutos.

Santiago subió conmigo a la Truca, pues ésta estaba montada en el segundo piso del Laboratorio. Traía en sus manos una lata de película con puros Rush y recortes de estos (descartes, como le llamábamos entonces a los sobrantes de una edición).

Después de unos minutos, suficientes para recuperarse de la corrida y las escaleras, comenzó a explicarme que habían asesinado en Chile a un importante general del ejército chileno. Se refería al general Prats, y me expresó su interés en que lo ayudara a reconstruir en la Truca el momento del atentado, pues lo necesitaba para poder terminar el documental que recién comenzaba. Con sus palabras me explicó, según la información que le habían suministrado, cómo habría podido ser el atentado mientras el general manejaba su auto por Santiago.

Obviamente, era “para ayer” el trabajo, pues Normita y Adalberto Gálves estaban en edición, esperando ya por los créditos…, y ahora esta secuencia, y que debería estar todo terminada para el medio día siguiente.

Esta dinámica de Santiago era común en él. Él era así: un huracán. A veces pensábamos que nunca dormía; siempre estaba trabajando, soñando qué nuevo proyecto iba a realizar, y por supuesto, sabía que podía contar con nosotros, que también estábamos siempre de turno, como las farmacias.

En nuestro grupo de Trucaje estábamos en el aíre. Hubo tiempos en que no teníamos vida propia, turnos de trabajo de 48, 72, y más horas de trabajo seguidas. Dormíamos en la instalación o donde podíamos. Sobra decir que ese día tuvimos que quedarnos, incluyendo a algunos compañeros del Laboratorio.

Recuerdo ahora que tomé en mis manos todos aquellos descartes y los fui revisando en una vieja moviola rusa, del año de la corneta. Creo que de la época de OCTUBRE, pues su funcionamiento era solo el necesario para ver imágenes. Además, para colmo estaba colocada dentro del cuarto oscuro donde cargábamos los magazines de la cámara de la Truca, en un pequeño espacio de 2 x 2 metros. Mientras Santiago, seguro ya de que yo lo había comprendido, descansaba de sus largas horas de trabajo allá en oficina de 23 y 12. Seleccioné diferentes imágenes, pero fundamentalmente imágenes de una película vieja que la copia había quedado mal y estaba tirada en una esquina de un pasillo del Laboratorio. Creo que era un filme francés. Recuerdo que me dije, “pero lo que tengo acá en mis manos no me ayuda mucho a reconstruir una secuencia de un atentado”. Fue entonces cuando me llevé algunos rollos de ese viejo material, y me puse a revisarlos también. .

Ahí encontré algunas pequeñas imágenes de un timón, unas ruedas de auto, unas manos, unos disparos de una pistola si mal no recuerdo, además de otros pequeños planitos de lo que Santiago me había traído. Unos segundos después estaba completamente metido de lleno en la realización de la secuencia. Parece que el aire de la noche, la siempre querida noche y madrugada de Cubanacán me hizo sacar de la manga la reconstrucción de ese atentado. Cuando me vine a dar cuenta ya casi amanecía. El único ruido que se sentía era el de las máquinas de revelar, que desde la noche anterior habían estado encendidas y preparadas ya para procesar mi material y el trabajo de los créditos, que seguramente llegarían sobre las 10 de la mañana del área del Trucaje.

Después de un pequeño respiro, volví a la carga a finalizar la secuencia. Cuando bajé al área de revelado, para entregar el material expuesto para su procesamiento, Santiago estaba caminando por los pinares y el césped de la mañana, tomándose un aire nuevo para recoger más tarde el trabajo terminado y llevárselo corriendo a Normita en edición, allá en el tercer piso del edificio de 23 y 12.

No recuerdo un solo trabajo para Santiago que hayamos realizado en tiempos normales. Todos fueron hechos bajo presión, con vientos huracanados, y lo mejor de todo, es que todos fueron muy buenos trabajos, y que de una manera u otra, siempre vistieron sus documentales.

Quizás aprendimos que bajo estas presiones se creaba mejor. No sé, pero algo hay en esto.

Ficha técnica:

Título: ¿Cómo, por qué y para qué se asesina a un general? (1971)/ 35 mm/ B-N/36’/ D: Santiago Álvarez/ G: Santiago Álvarez/ Fotografía: Iván Nápoles, Dervis Pastor Espinosa/ Edición: Norma Torrado, Adalberto Gálvez/ Sonido: Raúl Pérez Ureta, Raúl García/ Sinopsis: Los grupos ultraderechistas de Chile, apoyados por la CIA, tratan de impedir, con el asesinato del general Schneider, el ascenso a la presidencia del Dr. Salvador Allende.

Publicado el febrero 11, 2010 en DOCUMENTALES CUBANOS, TRUCAJE. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: