SERGIO GIRAL Y JESÚS HERNÁNDEZ CUÉLLAR CONVERSAN

ENTREVISTA CON EL VETERANO DIRECTOR DE CINE SERGIO GIRAL

Jesús Hernández Cuéllar

Con más de cuatro décadas como director de cine, Sergio Giral tiene lista su próxima película, “Dos Veces Ana”, después de un extenso período sin realizar largometrajes de ficción. La mayor parte de su obra cinematográfica la dirigió en su natal Cuba, y casi toda esa obra estuvo dedicada al rescate de temas raciales. “Cimarrón” (1967), que fue su primera cinta, “Rancheador” y “El Otro Francisco” (1975), o “María Antonia” (1991) hasta la película sobre Benny Moré, “Al Bárbaro del Ritmo” (2004) se proyectan en esa cuerda. “Dos Veces Ana” no tenía por qué ser la excepción.

Giral ha dirigido muchas películas conocidas a lo largo de su carrera y es una de las figuras más destacadas del cine latinoamericano. Nació en La Habana, Cuba, en enero de 1937. Desde 1991 vive en Estados Unidos.

“Dos Veces Ana”, con guión del propio Giral y de Armando Dorrego, está protagonizada por Elvira Valdés, y el elenco está formado por conocidos actores cubanos, entre ellos Isabel Moreno, Lili Rentería, Yvonne López Arenal, Jorge Luis Álvarez, Gilberto Reyes y Frank Cairo. Próximamente, la película se presentará en varios festivales cinematográficos.

Sobre este último filme y otros temas, Contacto Magazine tuvo la siguiente plática con Giral.

JHC.- ¿Qué se propone exactamente con Dos Veces Ana, su película más reciente y la primera desde que vive en el exilio?

GIRAL.- Dos Veces Ana es una reflexión sobre el tema racial de los hispanos en los Estados Unidos. Si bien es cierto que el cine y la televisión de Estados Unidos han roto las barreras del color en cuanto a actores y argumentos, es apreciable la ausencia de actores negros, mestizos e indios en la media hispana. Mi cine ha seguido esta temática de rescate social y cultural de las llamadas minorías. Y encontré a la actriz idónea para interpretar el personaje, Elvira Valdés, que reúne estas cualidades tanto étnicas como actorales y se entregó al proyecto. A la vez, el filme en cuestión es un divertimento sobre la vida cotidiana de una mujer trabajadora que sueña, un tema por cierto universal.

JHC.- ¿Alguna razón especial por la que demoró varios años en hacer su primera película en Estados Unidos?

GIRAL.- Miami no tiene una tradición de producción cinematográfica, por lo que los realizadores generalmente acuden a la producción independiente con un presupuesto bajo e infraestructura muy reducida. He realizado varios documentales a lo largo de estos años, y en el 2000, comencé el rodaje de un guión de Armando Dorrego, que vendría a ser mi primer film en Estados Unidos. Desgraciadamente la realidad presupuestal golpeó el proyecto y se canceló. Cuando un artista emprende una obra y ésta se frustra, se hace muy difícil comenzar otra. Hace dos años atrás, un grupo de amigos se interesó en realizar un filme conmigo sobre otro guión de Dorrego, y fue así como comenzó este filme, un verdadero trabajo de equipo, donde el guión bebe mucho de experiencias y vivencias y también de la fantasía que todos tenemos en nuestras mentes.

JHC.- Muchos cineastas cubanos que filman fuera de Cuba encuentran también una pared llamada “cultura de masas” que aplasta al cine de arte, especialmente en cuanto a encontrar financiamiento. ¿Cómo observa ese llamado triunfo de la cultura de masas dado por la televisión, la música pop, el cine de Hollywood, Internet y la telefonía móvil en relación con el cine de arte?

GIRAL.- La televisión, la música pop, el cine de Hollywood, Internet y la telefonía móvil son realidades del mundo moderno y tienen su valor y función social, esto no impide la presencia del cine de arte en los medios de difusión. Pienso que ambos pueden sobrevir y compartir los espacios, ya que los cinéfilos y televidentes en general tienen la capacidad de elección, y de eso se trata. El tal llamado cine de arte siempre ha existido y lo que hoy consideramos clásico, El Gabinete del Dr. Caligari, por ejemplo, en su momento pertenecía al cine de masas y entretenimiento. Lo importante es integrarse a esos nuevos valores y poder utilizarlos en el mensaje artístico-social que uno quiera dar, sin olvidar que el cine también es entretenimiento.

JHC.- ¿Alguna esperanza de que haya otra vez un cine de autor, a lo Fellini o Buñuel?

GIRAL.- Lo hay, lo que hay es que buscarlo. Los genios sobran, y muchos hacen una película “de autor” sin proponérselo y otros, cuando se pretende hacer ese tipo de cine, la mayoría de las veces se frustra.

Lo que destaca a un Fellini o a un Bunuel, o al propio Bergman, Pasolini o Welles, al haber realizado un cine de autor, fue la libertad con que hicieron esas películas. Si uno depende exclusivamente del capital es víctima del juego propagandístico de cualquier sistema o entidad, por mucho que se trate ese cine se frustra.

JHC.- ¿En qué situación se encuentra el cine cubano que se hace en Cuba actualmente, si lo compara con el que usted hacía cuando estaba en la isla?

GIRAL.- Mi cine en Cuba, como el de otros realizadores que hicimos el nuevo cine cubano, fue un cine muy romántico apoyado mucho en rescatar la historia y la cultura popular, eso se fue popularizando cada vez más.

Desconozco la situación del cine cubano actual, como dije, fue una etapa superada de mi vida ya que no mantengo relaciones con ese medio. En Cuba existen prioridades más allá del cine, como es la estabilidad de un pueblo.

JHC.- En Hollywood se han establecido varios directores latinos, Alfonso Cuarón, Guillermo del Toro, González Iñárritu, mexicanos los tres. También se ha situado muy bien allí, como director y guionista de televisión, Rodrigo García, hijo de Gabriel García Márquez. ¿Hay en la meca del cine algún director cubano de relieve internacional?

GIRAL.- Podemos citar a Andy García como el adalid cubano en Hollywood y al director León Ichaso. Creo que los directores cubanos en su mayoría se encuentran en Miami y mantienen poco contacto con la meca del cine. Y algo que pienso que limita un poco al cubano del exilio, es lo sumergido que estamos en nuestra realidad y nuestra historia. Pero lo cierto es que irse a Hollywood a buscar fortuna podría ser un “risky business”. A Hollywood no se va, sino que Hollywood llama.

JHC.- ¿Y qué tal en cuanto a actores? En Hollywood también funcionan Penélope Cruz y Javier Bardem, con un Oscar cada uno, Salma Hayek y Antonio Banderas, y algunos cubano-estadounidenses como Andy García y Cameron Díaz. ¿Por qué no hay allí actores cubanos, inmigrantes recientes, de los que se han radicado en Miami, España o América Latina?

GIRAL.- No lo sé ni quiero arriesgarme a dar una opinión sobre prejuicios políticos y de nacionalidad.

JHC.- ¿Algún otro proyecto después de Dos Veces Ana?

GIRAL.- Tengo un viejo proyecto en mi mente, con el que he soñado por años, es un drama inspirado en una novela corta de Leonid Andréyev, hay un título tentativo La amarga vida de Candita Puig, que no tiene nada que ver con el de la novela. El guión ya está escrito y sólo faltan los actores y en esta ocasión algo más que la ayuda de los amigos. Hay productores interesados pero aun nada decidido. Este proyecto es mucho más ambicioso que Dos Veces Ana. No he podido nunca lograr proyectos sencillos, no es mi naturaleza cinematográfica. En una ocasión encerré a dos actores en una habitación durante 12 días, pero como dije antes, el proyecto no se dio. Nuestro destino es el cine independiente y aun así, tenemos que estar preparados para no esperar por Hollywood ni para competir con su cine independiente. Pero si Hollywood llama, bienvenido sea.

PD de “La Pupila Insomne”: Agradezco la gentileza de Joaquín Borges Triana, quien me envió por correo electrónico este material.

Anuncios

Publicado el enero 18, 2010 en CINEASTAS EN LA DIÁSPORA, ENTREVISTAS. Añade a favoritos el enlace permanente. 4 comentarios.

  1. Me lei todo. Alguien – no se quien – edito ?? ( asi se dice ??) lo que dijo Sergio. No es justo. O ponen todo lo que dijo, o no lo digan.

  2. Juan Antonio García Borrero

    Tony:
    No sé a qué te refieres cuando hablas de “edición” de este texto. Está tal y como me lo hicieron llegar. Sería el colmo de mi parte que con todo lo que hemos hablado de las censuras groseras a mí se me ocurriera manipular un texto “ajeno”. Como administrador del blog tengo derecho a publicar aquello que pueda resultarme interesante (recuerda que esto no es un periódico, sino un blog bien personal), pero jamás editaré un texto ajeno con tal de que aparezca aquí y no me busque “problemas”. Sigo defendiendo la idea de que cada cual es responsable de lo que piensa. Así que para evitar posibles equívocos te rogaría me enviaras el original que mencionas que lo repostearé tal como se concibió. A mí me importa Sergio Giral como parte de nuestra memoria cultural, no como el juez que no soy.
    Saludos,
    Juan Antonio

  3. Te comprendo y apoyo. Ademas, respeto tu esfuerzo titanico en recuperar eso que yo llamaria la memoria olvidada del cine cubano.
    La entrevista que colgaste es exactamente la publicada.
    Gracias.

  4. Por favor soy protagonista del Doc. Querer y Poder y quiero tenerlo de recuerdo, mi nombre es Aurora Maria Leon, radico en Miami, como puedo obtener mi documental hecho por el gran director Sergio Giral? Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: