LA BELLA DEL ALHAMBRA (1989), de Enrique Pineda Barnet

Hay películas que, como los buenos perfumes, disimulan sus historias secretas. Son abismos donde uno se sumerge a gusto y protege de la cotidiana devastación del tiempo. Esas películas se recuerdan no solo por lo que cuentan, sino por lo que inspira en nosotros su sola evocación. El placer de evocarlas se convierte en un raro estremecimiento al que nos gusta recurrir con demasiada frecuencia.

“La Bella del Alhambra” tiene para mí muchos significados. Es la película, con su banda sonora de lujo, su historia romántica, y el descubrimiento de una Beatriz Valdés sencillamente impresionante. Pero es también el puente que me hizo amigos de personas a las que, de entonces para acá, no he podido dejar de admirar, de extrañar. Sé que soy demasiado predecible, y que todo el que me lee ahora sabe que hablo en primer lugar de Enrique Pineda Barnet. Mas no es el único: en todo caso tendría que decir que Enrique se ha erigido en el puente mismo a través del cual se deslizan sus amigos, la gente que lo quiere.

Me hubiese gustado estar hoy a su lado, festejando la existencia de ese clásico de clásicos que es “La Bella del Alhambra”. Pero Enrique me ha enseñado que no es la distancia física lo que arruina la comunicación entre los seres humanos, o la hace posible. Gracias a Enrique Pineda Barnet, sé de puentes que ahora mismo me permiten llegar hasta él. Y la mayoría de las veces sin que lo note.

Juan Antonio García Borrero

PD: Ayer estuve toda la tarde intentando colgar este post. Pero Internet estaba infernal (esa es una de las pesadillas con las que tendrá que convivir todo aquel que quiera bloguear desde aquí, en mi caso, desde Camagüey). Solo tengo a mi favor una ligera variante que he propuesto al famoso dicho: nunca es tarde si “La Bella del Alhambra” es buena.

JAGB

Ficha técnica:
LA BELLA DEL ALHAMBRA
(1989)/ 100’/ D: Enrique Pineda Barnet/ Productor: Humberto Hernández/ Argumento basado en la novela “Canción de Rachel” del escritor Miguel Barnet/ Guión: Miguel Barnet, Enrique Pineda Barnet, con la colaboración de Julio García Espinosa/ Fotografía: Raúl Rodríguez/ Edición: Jorge Abello/ Sonido: Raúl García/ Actúan: Beatriz Valdés, César Évora, Carlos Cruz, Isabel Moreno, Omar Valdés, Verónica Lynn, Ramoncito Veloz, Jorge Martínez, Miguel Navarro, Miguel Gutiérrez, Omar Padilla, Héctor Echemendía, Chaflán, Roberto Jiménez, Gaspar González, Carlos Más, Adolfo Robal, Ulises Requeiro, Andrés Piñero, Héctor Eduardo Suárez, Yara Yglesias, María Elena Molinet, Paula Alí, José Raúl Cruz.

Inspirada en la novela de Miguel Barnet “Canción de Rachel”. En la atmósfera de La Habana de los años veinte, transcurre la vida de Rachel, corista de una carpa, que ambiciona llegar a ser una vedette del famoso teatro Alhambra. Con el apoyo del dueño del teatro, que la hace su amante, y sus dotes artísticas, llega al pináculo de la fama, siendo conocida como La Bella del Alhambra. En el camino ha perdido trágicamente el amor de su vida y se han entregado a una pasión que estuvo a punto de destruir su carrera.

“He querido contar la historia de una mujer que, como la República, no quiso ser prostituida, y su mayor aspiración fue la de ser actriz. La cinta es un melodrama que incorpora diversos números musicales, pero no es un musical. Contiene todos los géneros de nuestra música y pretende renovar para los oídos actuales, con una sonoridad nueva, nuestra vieja música. Por representar el testimonio de una época estoy seguro que le va a interesar especialmente a los jóvenes y al público en general.”

Enrique Pineda Barnet

“La bella del Alhambra es un excelente ejemplo de la obra de arte como sistema complejo y riquísimo de lenguajes y estructuras multidimensionales. Lejos de ser el acto unipersonal de una estrella, se conforma como un sistema planetario orgánico que gira en torno del protagonismo excepcional de Beatriz Valdés, quien combina ingenuidad, frivolidad, gracia, timidez y cierta malicia erotizada, con una admirable madurez artística que pulveriza la probable connotación kitsch de su diva. (…) La bella del Alhambra es una obra mayor sin la grandielocuencia de las aspirantes a ‘grandes obras’. En cierto modo, este filme es como su protagonista: un simple ser humano que supo jugarse la apuesta de la vida, sin miedo y sin pecados preconcebidos, entregando su eros y su alma a una opción cultural, contaminada para siempre por el virus maldito del arte escénico. Ella es Beatriz Valdés y la nostalgia, la cubanía y su reencuentro. La aprehensión de la belleza y del placer del sonido, el reino de comunicación de los valores de una fuente específica de nuestra nacionalidad. En su rostro hermoso nos hemos encontrado con esa verdad que Martí nos alertara: en este filme, todo es música y razón.”

Eduardo López Morales

“La bella del Alhambra desborda por su complejidad y su nitidez, por su transparencia y su densidad, los objetivos de estos apuntes apresurados, pero eso sí apasionados. Si en otras ocasiones hemos hablado -refiriéndonos al teatro sobre todo- de que muchas veces ignoramos, y hasta despreciamos lo que tenemos al alcance de la mano, Pineda Barnet logra aquí un precioso homenaje a la cultura cubana en sus costados más esenciales. Lo tragicómico, que es una de nuestras evidentes y cardinales características como pueblo, está aquí de forma coherente y diáfana. Es una película repleta de música, de ¿alegría?, de ritmo y picardía insular…pero tiene momentos profundamente trágicos. En otras situaciones -como la brillante secuencia en que Rachel se reencuentra con su descubridor Adolfito- el resultado del trabajo actoral, de la fotografía y de la música, dan ganas de reír y llorar a la vez, en una casi inexplicable y lúcida mezcla que recuerda inevitablemente a Brecht. Puede argumentarse que en otros momentos asoma su oreja el melodrama, que hay encuentros que se tornan artificiosos como el de Rachel y el villano amante o la casual muerte de Adolfito…pero ¿acaso este matiz un tanto sensiblero no está también, como componente, en el ajíaco de nuestra idiosincracia?. La música de Mario Romeu, la escenografía, el vestuario (Derubín Jacomé-Diana Fernández) y el sentido mismo de las caracterizaciones, convierten a la película en un homenaje al teatro cubano, a la música y a la época de la primera mitad del siglo XX. Pero es mucho más; se hace evidente la indagación, desde nuestras circunstancias, sobre el destino individual del artista y su responsabilidad social. Recuerdo que para los estudiantes de teatro, la historia del Alhambra fue siempre un tema controvertido. Leímos al maestro Robreño en sus defensas afectivas y argumentadas, junto a otros intelectuales que atacaban con vehemencia todo ese género que se le ha dado en llamar bufo, vernáculo, o en ocasiones, alhambresco. Porque, sin dudas, fue en el Alhambra donde la música de Anckerman y otros compositores brilló más y donde actores como Regino López, Acebal y actrices como la Rachel histórica, imprimieron un estilo donde la gracia personal, el canto y el baile, aseguraron público suficiente para abrir ininterrumpidamente el telón desde 1902 hasta el 36, en lo que se ha llamado la temporada teatral más larga de la historia. Pineda Barnet nos ha dado una gratísima sorpresa en una película muy bien facturada en todos sus elementos; pero que concede protagonismo al talento del actor. Mucho se hablará de la encantadora Rachel de Beatriz Valdés, tal vez esta y las venideras generaciones le pongan a su figura y encanto el misterioso rostro de la legendaria artista de la que se enamoraron, allá en la adolescencia, los abuelos”.

Amado del Pino.

“Desde una seriedad de planteamientos en sus propósitos, Pineda Barnet transita conocidos caminos expresivos y sale bastante airoso, además de por los aciertos apuntados, porque tiene el apoyo de una excelente fotografía y una actuación general que se mueve a tono con los requisitos estilísticos del filme. En esos desempeños sobresale Beatriz Valdés como Rachel, un personaje que la obligó a convencer también desde la canción y el baile. Las semanas y meses de trabajo dedicados al afán de convertirse en una dama de las tablas de los tiempos del Alhambra dieron un fruto inmejorable. Ahora bien, el siempre atrayente y a la vez peligroso melodrama, hace que La bella del Alhambra esté punteado de algunos tonos que resultan demasiado facilistas y hasta sensibleros, como la muerte a balazos y a cámara lenta del chaplinesco Adolfito, el telegrama del rompimiento amoroso y posterior anuncio periodístico anunciando el suicidio del novio y el espejo que se rompe con premoniciones del mal agüero. Son aspectos que en un rejuego discursivo que contemplara la parodia u otra estructura no convencional a partir de la reformulación de viejos modelos hubieran encontrado un mejor campo para la plasmación. Pero ése no era el propósito del director, sino la película que hizo, seria en intenciones dramáticas, una La bella del Alhambra que con sus más aciertos que defectos se agradece y disfruta”.

Rolando Pérez Betancourt

PREMIOS:
Premio Goya a la mejor película extranjera de habla hispana. Corales a la mejor música, escenografía y ambientación en el Festival de la Habana’89; mejor actuación femenina en el Festival Latino de Nueva York; mejor película en el Festival de San Juan, Puerto Rico. Premio especial de El Caimán Barbudo a Beatriz Valdés, premio de la Universidad de la Habana; premio al mejor filme de ficción y premio Pitirre en II Festival de San Juan, Puerto Rico (1990), mejor filme y mención especial a Beatriz Valdés en Troia, Portugal (1990); premios Caracol de dirección, fotografía, sonido, edición, diseño de vestuario y escenografía, actuación femenina en VII Festival de la UNEAC, La Habana (1990), premio a la mejor película concedido por la Universidad de La Habana (1990), premio El Mégano de la Federación de Cine Clubes de Cuba, La Habana (1991).

Publicado el diciembre 29, 2009 en LAS MEJORES PELICULAS DEL CINE CUBANO. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: