YOELXY PILLINER SOBRE EL FESTIVAL DE LA HABANA EN CAMAGÜEY

UN FESTIVAL INSÍPIDO
por Yoelxy Pilliner López

En diciembre el cine latinoamericano está de fiesta en la Habana, pero desde hace algunos años el Festival Internacional de Cine Latinoamericano se extiende por todo lo largo (y no ancho porque este caimán es más extenso que vasto) de la Isla, así los habitantes provincianos, amantes del buen cine, tienen la posibilidad de disfrutar de tan magna cita.

Aprecio mucho los esfuerzos ingentes que realiza el ICAIC por llevar a cabo este proyecto por todo el país, y este año no fue la excepción. Sin embargo, este agramontino (y pienso que el resto de mis coterráneos y no-capitalinos) se quedó con los deseos de disfrutar de algunos de los títulos que llegaron a la Habana. A las provincias enviaron 12 títulos, de ellos un dibujo animado, pero todos exhibidos en el 30 Festival. En fin, los que tenemos hambre de cine nos comimos las sobras del pasado Festival.

Conozco y entiendo sobre los derechos de exhibición, pero considero que si ya se logró extender el Festival por todo el país, al menos los provincianos del resto de la Isla merecíamos disfrutar de algunos de los estrenos exhibidos en la Capital. Por otra parte, a este evento llegan muestras de cines de varios países no latinoamericanos (España, Noruega, Italia, Canadá etc.) que a los del Este del país también nos gustaría disfrutar. ¡¡¿Hasta cuándo vamos a continuar castigados por el “fatalismo geográfico”?!!

Otra cosa que dejó un profundo dolor en alma de este cinéfilo fue la poca divulgación que tuvo el Festival de Cine Latinoamericano en Camagüey, máxime cuando ésta cita representa el segundo evento de cine más importante de la provincia después del Taller Nacional de la Crítica. A excepción de la televisión, ningún otro medio local se encargó de promover el acontecimiento. No hubo inauguración, la ciudad no vivió el ambiente de festival de años anteriores… Claro está, nunca comparable con la capital, debido a las pocas salas de cine que existen en la ciudad. El Festival de Cine Latinoamericano en Camagüey estuvo insípido, pasó sin penas ni glorias, simplemente pasó y el público ni cuenta se dio.

A simple vista podría culparse a los medios por no jugar un rol activo en la divulgación; en cambio, la máxima responsabilidad recae en el Centro provincial del Cine de la provincia, específicamente en su cuadro centro por no prever las acciones para el éxito del evento.

Quizás el filo de estas palabras hiera la sensibilidad de algunos de los que laboran en ese centro y también en el ICAIC, personas que se preocupan y empeñan su alma para que esta ciudad continúe siendo la segunda Capital del cine en Cuba. Más que una crítica, es un llamado de atención. Sacar y ganar experiencias de las dificultades es mi intención, para que el próximo año, los hambrientos de cine, se deleiten con un sabroso Festival.

Anuncios

Publicado el diciembre 25, 2009 en CAMAGÜEY: LO QUE EL CINE SE LLEVÓ. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: