PUCHEUX SOBRE EL PATRIMONIO FÍLMICO EN CUBA

ALGUNAS INQUIETUDES SOBRE NUESTRO PATRIMONIO FÍLMICO.

Por Jorge Pucheux.

Desde hace ya un buen tiempo vengo encontrándome un tema recurrente cada vez que leo o escucho referencias sobre el estado en que se encuentran mucho materiales fílmicos anteriores o pertenecientes a las tres primeras décadas del ICAIC. Muchos han escrito sobre esta preocupación y constantemente se hace referencia al ICAIC como el único responsable del estado actual de estos materiales. No creo que solo el Instituto sea quien tenga esa responsabilidad. ¿Alguien se ha preguntado en qué situación se encuentran los Archivos del ICRT o del Ministerio de Educación o de la Fílmica del MINFAR?

Posiblemente estén padeciendo la misma situación del ICAIC. Y entiendo por qué el Instituto es el más cuestionado, ya que él como organismo rector en esta esfera es a quien le corresponde salvaguardar toda esta gran producción de audiovisuales, muchos de ellos ya clásicos de nuestra cultura. Al ICAIC le fue entregada la tecnología más o menos razonable para la época, con la cual, además de realizar todo el proceso tecnológico que conlleva el cine como industria, también podía restaurar filmes que estuvieran en mal estado. Recuerdo, por ejemplo, en los años 70 y 80, como la Truca participó de muchas de estas reconstrucciones junto con los Laboratorios, tanto en b/n, como posteriormente en los de Color.

No solo se trabajó en proyectos nacionales, sino que hasta latinoamericanos, tal como sucedió cuando se incendió la cinemateca de México.

Durante muchos años poco a poco cayeron en nuestras instalaciones materiales a los cuales había que rejuvenecer o reconstruirlos.

En todos estos procesos participaban algunos compañeros seleccionados para hacer este trabajo en los cuales había que tener paciencia de chino, pues se procesaban, había veces, fotograma a fotograma, reparando hasta las perforaciones de la película.

¿Por qué si se pudo realizar esta tarea en aquellos años, años también de falta de recursos, de técnicas novedosas, de falta de tiempo debido a los cumplimientos de los planes de Producción del momento? ¿Por qué en estos últimos años se dejó en el abandono todo este proceso? Todos sabemos que siempre hubo ausencias de tecnologías, algunas de ellas muy sofisticadas y que hubiera sido bueno tenerlas.

No por esas ausencias en aquellos primeros años se dejó de trabajar con ahínco en esta parte de la Producción cinematográfica.

De los Organismos que mencioné anteriormente, muchos de los cuales tenían que carenar en el ICAIC para estos fines, desconozco ahora en qué condiciones tienen sus materiales fílmicos en sus Archivos. Lo que si sé desde hace ya algún tiempo, es como están los del Archivo general del ICAIC. Esto es realmente muy preocupante.

Al respecto, si no he leído o escuchado hablar de lo que están haciendo ahora o al menos, lo que piensan hacer. Si sé que a muchos equipos que aún hoy hubieran podido continuar con este trabajo reconstructivo los han sacado de circulación, o simplemente, como a la Truca, asesinados. Sé de las dificultades con los repuestos, las partes, etc, ¿pero acaso el País no siguió funcionando cuando se acabó “todo” al principio de la Revolución?. Además de tener el Instituto un Taller genial, con hombre geniales, que nos permitió hacer Cine, algunas veces casi sin nada, con inventos, modificaciones, ajustes y mucha creatividad. ¿Entonces qué sucedió?

Pienso que esta preocupación que aquí expongo debe ser de todos, si no, ¿adónde irá a parar nuestra historia fílmica, que nos es más que nuestra propia historia?.

Quizás no sea el más idóneo para plantear este tema, pues hay otros amigos especializados en la reconstrucción de películas que bien pudieran escribir sobre esto.

En la Isla se encuentra Ibis Luis, quién fue durante mucho tiempo Jefa de Producción de los Laboratorios y que posteriormente pasó una serie de Cursos en Europa en esta especialidad, o Carlos Bequet, quién fuera tecnólogo de nuestros Laboratorios y que hoy se encuentra trabajando en Brasil, o José Llufrío, quien fuera tecnólogo también de los Laboratorios, y que hoy trabaja en Tecnicolor Nueva York y que según sé, sabe de este tema. Todos ellos quizás nos podrían ayudar a esclarecer lo que realmente está sucediendo con nuestras películas. Yo solo me limito a poner en debate el tema.

Sólo así no tendríamos que enviarlas al extranjero, España en concreto y súbditos de sus Majestades sean los que nos hagan el favor (en el mejor de los casos) de repararnos y reconstruir nuestros filmes. Nuestra historia.

Pienso que todos, todos los cineastas y todos los cubanos debemos estar al tanto de lo que se hace o hará al respecto.

Anuncios

Publicado el diciembre 6, 2009 en TRUCAJE. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Pucheux ha sintetizado un elemento esencial: el cine cubano como
    patrimonio de todos los cubanos (igual que sucede con el Museo de Bellas
    Artes, por ejem). No es licito pensar entonces en un movimiento de rescate
    del patrimonio filmico que rebase las fronteras meramente administrativas y
    potencie la participacion de antiguos” trabajadores y expertos del ICAIC, la
    Filmica de las FAR, CINED, y de potenciales donantes vivan o no en Cuba? por que somos expertos en sepultar iniciativas sociales, mas que en desatarlas?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: