PUCHEUX SOBRE UNA SECUENCIA DE “EL EXTRAÑO CASO DE RACHEL K”, de Oscar Valdés.

SOBRE “EL EXTRAÑO CASO DE RACHEL K”: LA SECUENCIA DEL ATENTADO EN EL MALECÓN.
Por Jorge Pucheux.

Siempre o casi siempre el Cine negro tiene secuencias o escenas de puros disparos, persecuciones, atentados y asesinatos. Este es el caso de nuestro primer filme de este género, “El extraño caso de Rachel K,” del querido Oscar Valdés.

Del tema o la historia no voy hacer referencia, ya muchos la conocen. Sólo me limitaré aquí a contarles algo muy simpático que sucedió en este filme. Me voy a referir a la secuencia del Malecón, frente a la parte trasera del Hotel Nacional.

Allí se libró, como era típico en esa época, un acostumbrado pase de cuenta a uno de los personajes del filme, donde desde otro auto les disparaban con ametralladoras, dejando al carro y al personaje hecho todo un colador.

Al parecer todo se había preparado para la filmación, solo que a esa misma hora, el dueño del carro, un auto del año 1930 (era rentado para la película), exigió que a su coche no le podían hacer ningún daño.

Imagínense lo que esto significaba para el equipo de filmación: realizar todo un tiroteo sin dañar el carro, ni un huequito de bala, ni un arañacito. Fue allí donde entramos nosotros a trabajar.

Se les recomendó que filmaran hasta lo que pudieran, ya que las partes de los disparos las haríamos nosotros. Inmediatamente comenzamos a trabajar con Roberto Bravo, su editor; estudiamos todos los Planos que se habían rodado y valoramos qué podíamos hacer para complementar su trabajo en el montaje de toda esta secuencia.

Un filme de este género, sin tiros, no tendría la efectividad necesaria, además de que esto había sido muy bien pensado por Julio García Espinosa, Sergio Giral y el propio Oscar en el guión. Una vez visto y analizado todas las variantes nos dimos a la tarea de preparar lo que íbamos a realizar.

Lo primero que hicimos fue solicitarle a Roberto Larrabure y a Orlando González, quienes estaban a cargo de las ambientaciones y la escenografía, que nos consiguieran unos pedazos de guardafangos, llantas, parabrisas y puertas de cualquier coche más o menos de la época, para poder realizar las filmaciones con los pirotécnicos. Todos los disparos se ejecutaron sobre todas estas partes sueltas de coches viejos.

Después en Truca le agregamos cambios en la luz, haciéndola parpadear, para dar la idea de los disparos de las ametralladoras. Luego Roberto, con su experiencia en la edición, logró montarlos de la mejor manera posible. El sonido de los disparos y la música le dieron el acabado final a la secuencia.

El filme tuvo al final, su clásico tiroteo gansteril.

Anuncios

Publicado el diciembre 3, 2009 en TRUCAJE. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: