Archivos diarios: agosto 28, 2009

EL UNICORNIO (1988), de Enrique Colina

Ficha técnica:

EL UNICORNIO
(1988)/ 18’/ Dirección: Enrique Colina/ Guión: Enrique Colina y Amado del Pino, según el cuento de Stanislav Stratiev “Una mañana”/ Fotografía: José M. Riera/ Música: Silvio Rodríguez y Oriente López/ Edición: Gloria Argüelles/ Sonido: Raúl García, Leonardo Sorrell/ Actúan: Ana Viña, Rogelio Blaín, Amado del Pino, Erick Yaca, Laritza Ulloa, Verónica López, René de la Nuez.

Sátira social que denuncia a través del absurdo la ausencia de una coherencia ética entre la conducta pública y el criterio propio.

El Unicornio es mi primera incursión en el cine de ficción. A mí no me gustó el resultado de este trabajo. En realidad “El Unicornio” era una idea bastante compleja y no pude impedir que cayera en la caricatura. De todos modos, reivindico la intención porque aborda una parte de nuestra realidad de una forma bastante descarnada: el dirigente oportunista acomodado que otrora fue combativo y polémico, pero perdió su criterio e identidad personal. En ese aspecto sí cumple un cometido.” (Enrique Colina).

“(…) retrato hilarante de un burócrata que debe participar en una asamblea, pero no logra encontrar en casa su “opinión” por escrito, sin la cual ya no sabe qué decir o qué hacer… Colina utiliza una canción de Silvio Rodríguez, “El Unicornio”, sugiriendo así que el funcionario desprovisto de ideas personales encierra sus ilusiones perdidas: la burocracia no representa pues una maldición moral, caída no se sabe de dónde, sino la excrecencia de una sociedad revolucionaria que abandonó una parte de sí misma por el camino.” (Paulo Antonio Paranagua).

Fuente:

Paranagua, Paulo Antonio. “Nuevos desafíos del cine cubano”. Separata de revista Encuadre (Venezuela) 7 ’91, p 15 (Panorama del cine cubano post ochenta).

UN MENSAJE DE LA FUNDACIÓN DEL NUEVO CINE LATINOAMERICANO

Estimado:

Me complace poner en su conocimiento la próxima salida de la Revista de la Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano, publicación en formato electrónico y con una periodicidad trimestral.

Con esta nueva publicación la Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano, con la colaboración de la Junta de Andalucía, se propone ofrecer a la comunidad cinematográfica latinoamericana y caribeña una plataforma para profundizar en las historias del pasado, para debatir las inquietudes y desafíos del presente, para avanzar en dirección a los futuros posibles del universo audiovisual de América Latina y el Caribe. Nos interesa una visión crítica que rescate y potencie lo que ha sido y es la imagen del continente en el audiovisual.

La Revista de la Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano estará abierta a la colaboración de cineastas, ensayistas, investigadores, docentes y, en general, de especialistas e interesados en la cinematografía de la región.

Contar con su colaboración será una importante contribución al éxito de este empeño de estimular el pensamiento y la reflexión comprometidos con la integración y la unidad en la diversidad del Movimiento del Nuevo Cine Latinoamericano.

Esperando que la presente sea de su interés, seguiremos en contacto,

con atentos saludos,

Alquimia Peña
Directora General
Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano
http://www.cinelatinoamericano.org

MARINA OCHOA SOBRE EL POST “MUJERES”

Querido Juany:

En primer lugar no se qué pasa que últimamente recibo el blog intermitentemente. Leí tu escrito titulado “MUJERES” en el que hay mucha tela por donde cortar.

Voy a comenzar por la cita de “es imposible que el historiador lo registre todo”, lo cual es cierto, pero también es cierto que en la selección necesaria intervienen nuestras características individuales y únicas, construidas de forma similar al de cualquier personaje de una obra dramática. O sea, todos tenemos una dramaturgia única en el cual entran elementos que existen aún antes de tu nacimiento. Estos elementos arrancan desde la propia genética y van siendo conformados por experiencias de todo tipo, individuales, familiares sociales, etc. O sea que esta afirmación deviene coartada impropia de ti.

En cuanto a la afirmación de que “esa tradición a través de la cual siempre delegamos en un tercero que cuenta con “autoridad” (cuando no en el Tiempo), la responsabilidad de hacernos visibles como sujetos”, evidencia el más absoluto desconocimiento de las luchas que las mujeres no solo cineastas, también comunicadoras de todo tipo hemos venido realizando a lo largo de mucho, muchísimo tiempo ya por lograr un tratamiento de equidad, donde arrancamos por desarrollar una conciencia de género, la cual no hay autoridad que la pueda decretar.

Al parecer ignoras todos los eventos convocados a lo largo de muchos años ya por diferentes instituciones académicas, culturales, FMC, etc., para identificar, debatir e intentar solucionar todas las formas de discriminación en los medios e intentar incidir en políticas públicas. Ningún tema de los que se debaten en la actualidad son nuevos, todos, absolutamente todos han sido ampliamente estudiados y debatidos a lo largo de todos estos años y tampoco es novedoso ninguno de los enfoques.

Uno de los grupos más activos e interesantes que en el poco tiempo que existió hizo un gran aporte a la adquisición de una conciencia de género y encontrar nuestra propia mirada (y que por cierto en ese tiempo sonaba a apostasía, no se si todavía), fue el Comité Gestor de Mujeres Comunicadoras MAGIN.

Ahora bien, en todos los eventos donde se ha debatido el tema de la mujer son invitados los hombres, académicos igual, comunicadores igual, periodistas igual, realizadores igual y funcionarios igual y se puede contar con los dedos de una mano los que han asistido. Ninguno halla un espacio para asistir a estos eventos donde se debaten “cosas de mujeres”.

Exigir políticas públicas que accionen en afirmativo para que las mujeres accedan a la dirección desde ventajas necesariamente construidas para paliar las desventajas históricas – sociales de donde provienen a las que se refiere Danae no es en modo alguno, delegar en terceros con autoridad.

Hace algunos años atrás me ocupé de la curaduría y organización de la primera y única Muestra de mujeres realizadoras que se ha hecho en este país .Esto ocurrió dentro del marco del IV Encuentro Iberoamericano de las Mujeres en el Arte y el VII encuentro Internacional de la Mujeres en el Arte, donde por primera y al parecer única vez se incluyó el cine, tarea encargada al departamento de creación artística, que preside Marisol y al cual pertenezco.

La muestra fue inclusiva en todos los sentidos, en primer lugar se incluyó cine, animación y televisión y también se incluyó a los hombres puesto que había un espacio titulado “Ellos nos miran” dentro del cual se programó obras realizadas por hombres que hablan de nosotras -te sorprenderás de cuántas- y también se creó otro espacio que se llamó “Ellas los miran”.

En esta muestra también hubo un espacio para realizadoras mexicanas y fue inaugurada por la entonces embajadora de Máxico. ¿Cobertura? Solo el espacio de Loly Estévez y la prensa mexicana acreditada en Cuba. ¿Asistencia masculina? Casi nula lo cual hace más destacada la presencia de Enrique Pineda, ese abogado eterno de “las causas perdidas” como presentador de uno de los espacios.

De más está decir que la segunda muestra no se ha producido. Es de las actividades que pueden ser “portadoras de un patrón fragmentador de la identidad colectiva del audiovisual”. Por lo que se trata como material explosivo.

En estos momentos y como un ejemplo de que las mujeres no estamos mendigando como favores lo que son obligaciones me encuentro tratando de llevar adelante un proyecto de fundación de la Mediateca de la Mujer y la curaduría o comisariado de la segunda Muestra de Mujeres realizadoras. Estoy tocando puertas y no sería mala idea para purgar tu “pecado original” que me ayudaras divulgando en tu blog el proyecto el cual te adjunto. Por cierto, ¿a cuántas mujeres conoces cinematográficamente?

Un abrazo,

Marina Ochoa