Archivos diarios: julio 21, 2009

PUCHEUX SOBRE LA MUERTE DE LA TRUCA

Después de haber leído un mail que me enviara Francisco Puñal hablando de la Truca y su desaparición en los FX Visuales hoy día, no sin antes sentirme realmente muy consternado por la muerte de la Truca en el cine mundial, y luego de reflexionar sobre el asesinato de la nuestra a destiempo, me decidí a escribir este Post.

Bueno, primero que todo: el ICAIC si la asesinó a destiempo. Para todo el que me conozca, sabe de mi pasión por el cine y dentro de él, en lo más profundo, mi pasión también por la Truca y los efectos visuales. Por lo tanto reconocer que se acercan días funestos para ella es algo muy triste para mí. Obviamente yo he seguido al tanto de cuanta tecnología ha aparecido en este mundo para el área de los FX Visuales, por eso me atrevo aun a hablar y hasta escribir sobre ella. La Truca en Cuba no funcionó como en otros lugares, donde su función era puramente la ejecución de procesos de duplicaciones, más uno que otro efecto solicitado y super marcado por un editor, Fundamentalmente disolvencias y créditos sobreimpuestos.

En el ICAIC, La Truca fue un equipo, una herramienta, como lo era la cámara, el micrófono, las luces, la moviola. Era un equipo totalmente destinado a la creación. En ella se improvisaban secuencias, se experimentaba, también se hacía lo que el director quería, en fin, era un aparato muy complejo, pero muy dúctil para la manipulación de las imágenes.

Yo la conocí una mañana de 1963 en una rápida visita a Cubanacán, pues aunque pertenecía a Trucaje, estaba en los Estudios, a 20 Kms de La Habana, dentro del edificio del Laboratorio Blanco y Negro. Luego el destino me llevó a ella. Y desde entonces siempre ha estado presente en mi vida. En las dos: la personal y la laboral.

Explico todo esto debido a que, lamentablemente, la Truca comienza su viaje final, y digo comienza aun, porque en el cine millonario, obviamente ya dejó e existir, pero en el cine de bajo presupuesto aun sigue dando batalla en muchos países de la región y fuera de ella. No todo el mundo tiene acceso a los FX Digitales. Sus costos aun son grandes y por otra parte, la Truca sigue resolviendo problemas en muchas películas de formatos sencillos, de presupuestos normales, que no suben de los 3 o 4 millones de dólares.

Yo creo que e ICAIC se adelantó en sacarla de servicios. Eso sucedió allá por el año 1996. Recuerdo a Pedro Luis tratando de mantenerla a flote, en discusiones van y discusiones vienen, sin poder al final lograr salvarla.

Cada viaje que hacía a la Isla, la iba a ver, y cada año, la veía más y más cubierta por un saco de Nylon y oxidada. Y lo más triste: imagino que el Instituto desde entonces habrá gastado bastante dinerito en mandar a realizar a México o a España los efectos visuales de todos los filmes posteriores a esa fecha.

Yo se de lo que hablo, pues en mi vida creativa, hasta he tenido la oportunidad de trabajar los efectos digitales en un buen número de trabajos, ¿y saben que es lo más genial de todo?: que todas las posibilidades que ofrecen todos los programas de FX especiales están basados en la filosofía de trabajo de la Truca, y aun más, los de animación 2D y 3D, de las mesas de animación como la que trabajaba Pepín. Qué triste, pero que hermoso, ¿no?

Saludos y mil gracias por haberme permitido escribir estas líneas en recuerdo de los cientos de trabajos que pude realizar, y de ella, ¡mi Truca querida!

Jorge Pucheux

PD: El articulo enviado por Francisco Puñal y que motivara la anterior reflexión de Pucheux es el siguiente:

Pedro por ordenador
La diseñadora Ziah Fogel desveló en A Coruña los secretos del filme «Ángeles y demonios»

Autor:
Ana Lorenzo

Fecha de publicación:
9/7/2009

Las nuevas tecnologías permiten hacer efectos especiales, que muchas veces superan la propia realidad. Eso fue lo que ocurrió con la última película protagonizada por Tom Hanks, Ángeles y demonios , en la que se creó por ordenador una réplica de la plaza de San Pedro del Vaticano con todo lujo de detalles, ya que en ella transcurría gran parte de la historia.

Una de las artífices de esta simulación por ordenador, Ziah Fogel, participó ayer -en la Fundación Caixa Galicia de A Coruña- en la octava edición del festival Mundos digitales , donde desveló más de un secreto de esta producción. En primer lugar, confesó que la prohibición dictada por el Vaticano de no tomar imágenes de este monumento romano obligó a su empresa (Double Negative) a enviar a un grupo de turistas ficticios a sacar más de 250.000 fotografías de todos los rincones de este entorno, que luego se emplearon para la construcción tridimensional de este.

Posteriormente, se creó en Los Ángeles un set que reproducía parte de esta plaza y de la basílica, pero las medidas de este decorado no se adaptaban correctamente a la recreación realizada por Double Negative, por lo que hubo que hacer dos: una, usando un simple método de dos dimensiones, y otra, con un proceso más complejo en tres dimensiones, que se empleó para aquellas escenas en las que los distintos elementos de la plaza o la basílica se grababan en primer plano y necesitaban una mayor resolución, una exactitud que también se empleó en la iluminación.

Ziah Fogel cuenta con una larga experiencia en el campo de la recreación de multitudes por ordenador, puesto que trabajó durante varios años en la empresa estadounidense Pixar Animation Studios, donde supervisó esta tarea en las películas de animación Cars, Ratatouille y Wall-E. Por eso, para ella no era muy difícil configurar un plano donde miles de personas aparecieran llenando la plaza de San Pedro del Vaticano.

Multitudes virtuales
Sin embargo, a la hora de abordar este trabajo en Ángeles y demonios , Ziah Fogel y el equipo de Double Negative optaron por construir un nuevo software houdini , que permitió abarrotar de personas este entorno vaticano y darles una apariencia más realista. A pesar de estos avances, esta experta californiana confesó que esta producción fue muy compleja, y que para grabar cada una de las tomas principales se invirtieron entre dos y tres semanas, además de un laborioso proceso de preproducción que también llevó mucho tiempo.

Anuncios