Archivos diarios: julio 9, 2009

CUBA SONO FILM

Para el lector que nos pregunta por la “Cuba Sono Film”, le recomiendo el excelente artículo de Miriam Saceiro “¿Qué fue la Cuba Sono Film?”, publicado en la revista Bohemia Nro. 29, de Junio de 1984 (pp 14-19).

Esta fue una productora fundada en 1938 por el Primer Partido Comunista Cubano, y dirigida por el médico cardiólogo Dr. Álvarez Tabío. Tenía como propósito principal mostrar la realidad sociocultural de la época, y a ella se vincularon personalidades como Juan Marinello, Nicolás Guillén, Mirta Aguirre, José Antonio Portuondo, Ángel Augier, Luis Felipe Rodríguez y Alejo Carpentier, entre otros. Aquí le dejo las fichas de las dos películas de ficción que filmaron.

Juan Antonio García Borrero

EL DESAHUCIO
(1940)/ D: Luis Alvarez Tabío/ A: Virgilio Hernández/ Un obrero sin trabajo sufre un desahucio, hecho que acepta con resignación hasta que un delegado de la sección de Desahucios de la Central de Trabajadores lo estimula a luchar y a integrarse a las filas de los trabajadores. “…película de ficción de 16 mm en blanco y negro, estaba basada en un cuento de Vicente Martínez, la narración fue escrita por Juan Marinello, fotografíada por José Tabío, musicalizada por Alejo Carpentier y narrada por Ibrahín Urbino. Su actor principal, Virgilio Hernández, así como los demás actores, eran obreros de la ruta 20 de Ómnibus Aliados, cuyo sindicato prestó a su realización la más entusiasta colaboración. Esta película fue estrenada en el local- teatro de la Ruta 20, en la Ceiba, el día 19 de octubre de 1940. Entre el público asistente se encontraban Juan Marinello y su compañera Pepilla Vidaurreta, Alejo Carpentier, Dr. Fernández Álvarez Tabío, Rita Longa y otros.” (Miriam Sacerio).

UN DESALOJO CAMPESINO
(1940)/ D: José Tabío/ A: Paco Alfonso/ Corto de ficción de 16 mm, filmada en las inmediaciones de Bauta. Describe las desventuras de una familia campesina que es desalojada de las tierras donde trabaja y vive. Paco Alfonso interpreta el papel de un campesino desalojado.

Anuncios

PUCHEUX SOBRE EL TRUCAJE EN “LA INUTIL MUERTE DE MI SOCIO MANOLO”, de García-Espinosa

“LA INUTIL MUERTE DE MI SOCIO MANOLO” y un largo y complicado efecto visual para la época.
por Jorge Pucheux.

El otro día, monitoreando algunos videos en el Cable pude observar la reiteración de un efecto visual en muchos videos actuales. Lo más frecuente era utilizar la imagen grabada en color, sustituirla en blanco y negro y solo dejar una parte de los colores originales: ya fuera una camisa, un vestido, un objeto determinado, etc, que mantendría el color. Claro está, en la actualidad y gracias a la computadora y los software diseñados para ello, con solo buscar la herramienta correcta podremos realizar este tipo de efecto.

Pero demos marcha atrás en el tiempo: hace solo unos cuantos años no era así. Realizar solo un plano, una escena, era realmente una locura tecnológica, pues teníamos que, ante todo, establecer un contacto estable y prioritario con los Laboratorios, segundo, preparar un diseño de la ejecución del efecto, tercero, establecer otro diseño de carácter tecnológico que implicaba una serie de pruebas fílmicas, de iluminación y sobre todo de los procesos de Duplicación. Plantearnos este efecto era realmente toda una aventura, pues siempre hubo que imaginar problemas no tan fáciles de resolver en el camino.

Uno de lo motivos que me impulsan a escribir sobre estos temas, es para que los jóvenes y especialistas de ahora y de mañana no olviden la manera en que muchos de estos efectos visuales se realizaban. El filme de Julio García- Espinosa, “LA INUTIL MUERTE DE MI SOCIO MANOLO”, no solo necesitaba de un plano con esta característica, sino que media película llevaría a partir de un momento, dado la fuerza de la acción dramática en el uso de este efecto. Fácil decirlo entonces y fácil hacerlo hoy.

El proceso tecnológico del cine, aún hoy, en muchas fases se mantiene igual, pero con muy buenos materiales fotográficos y de equipamiento. En aquel tiempo, para ejecutar tal efecto, era necesario el uso de la Truca, debido a las posibilidades que este equipo ofrecía: precisión milimétrica, estabilidad de imagen, excelente óptica, más toda una gama de herramientas para el trabajo de manipulación con las imágenes.

Recuerdo las diferentes juntas de trabajo entre Julio, el productor, el fotógrafo, el director de Arte, el editor y nosotros para establecer las reales posibilidades de llevar a la práctica este largo efecto (una gran parte de la película).

Y digo una gran parte, debido a que a partir de un momento marcado por el editor y de una acción dramática determinada, muy lentamente, la imagen a color iba perdiendo sus valores cromáticos hasta llevarla a blanco y negro. Luego en el final, el actor sacaría un pañuelo y este debía ser, repito, solo de color Rojo.

Para este trabajo tuvimos que usar materiales especiales de duplicación, llamados Intermediat, en color y Master en los de blanco y negro. Con los Master no teníamos problemas, pues estos existían en buenas cantidades en los almacenes, pero en el caso de los Inter, había que comprarlos en terceros países y además su precio oscilaba entonces sobre los 5 dólares el metro de película y para este tipo de trabajo eran necesarios unos 900. Uno de los grandes problemas que siempre tuvimos en Truca en todos los efectos que realizamos, era el hecho de que en los países (llamados entonces Socialistas) este tipo de material no se fabricaba – lo que será motivo de otra historia. Lo cierto es que se consiguió el Inter (que además duró un largo tiempo para usarse en otros proyectos) y nos dimos a la tarea de iniciar las primeras pruebas fílmicas, las cuales salieron defectuosas, debido a que en la copia positiva o Rush, el blanco y negro no quedaba bien.

Hicimos un buen número de pruebas, todas con sus correspondientes correcciones de color, pero nada: siempre quedaban sobre el azul, el verde o naranja. Esto nos llevó a toda una serie de reuniones con la Producción y con Julio, los que resultaron ser muy comprensibles del asunto, para hacerles entender lo que nosotros mismos no podíamos entender, que no había otra posibilidad de realizar este efecto y que además, el plano final, aun iba a ser peor, producto de esta situación.

Lo que nadie entendía era que cómo iba a ser posible que el material Master ORWO, que usaba el ICAIC y toda la isla (el único posible, pues con él se hicieron todas las duplicaciones en blanco y negro durante años), no respondiera correctamente en este tipo de trabajo. Solo teníamos una parte bien garantizada en todo este proceso, y era el uso de los materiales Fuji, para las copias finales y el Kodak Intermediat para los master en color y la posible transformación de la imagen de color a b/n.

Realmente el trabajo mas complicado, fue producto del uso y control de estos materiales dentro del proceso tecnológico del Laboratorio Color, pues verdaderamente nosotros en la Truca, una vez determinados los parámetros que se establecieron por ellos, en el caso de los largos planos y secuencias donde se degradaba el color, solo tuvimos que hacer una serie de largas DISOLVENCIAS encadenadas (del master color Inter proveniente del original, a otro inter con menos color, después a otro con aún con menos color a otro en b/n corregido con cierta predominante de color amarillo, a otro totalmente blanco y negro), recopiándolo todo en otro material Inter Negativo (llamado negativo de duplicación y que se utiliza como un negativo original nuevo que sustituye al original).

Claro que fue una labor de mucha dedicación y cuidado, pues en ella no solo se estaba trabajando la supuesta pérdida de color, sino también el sincronismo entre todos estos planos.
Al final, a pesar de que la secuencia quedó con este pequeño matiz o predominante azul, el trabajo resultó aceptable y quedó en el filme. (Si se fijan bien, encontrarán este color tonto en toda la secuencia final)

Sé que estas explicaciones técnicas son a veces difíciles de comprender, sobre todo para personas que no conocen de fotografía, pero no encuentro otra manera de explicar la forma en que se realizaban estos efectos antes, para establecer una diferencia entre ayer y hoy, donde se realizan en computadoras cada vez con mejores programas y memorias. Para el plano final del pañuelito, buscaré una mejor manera de explicarlo, pues con todos estos inconvenientes que relaté, sí resultó ser bien compleja su realización.

II- LA INUTIL MUERTE DE MI SOCIO MANOLO y el pañuelito rojo.

De pronto sube el tono de la discusión, los dos amigos se alteran cada vez más (la imagen es completamente en blanco y negro). Dentro del calor de la pelea, uno de los amigos saca un puñal y se lo introduce en el vientre al otro amigo, éste saca su pañuelo que en vez de mancharse de sangre, ya está en color rojo (la imagen en blanco y negro deja ver el pañuelo rojo, es lo único en color en el plano).

Realizar este efecto hoy día resulta muy sencillo: basta encontrar en la computadora las herramientas necesarias para lograrlo. Pero hace ya un buen tiempo, hacer esto en cine resultaba muy complicado. Se tenía que partir de la búsqueda de materiales fotosensibles idóneos para este efecto, después, diseñar cómo sería la toma o plano, qué iluminación llevaría, qué encuadre, para luego ejecutar toda una serie de pruebas fílmicas con el fin de ajustar el proceso con los Laboratorios cinematográficos.

Lo primero, una vez ya determinada todas las fases del trabajo, era colocar en la cámara la película virgen (negativo de cámara color, Original), luego, con la iluminación adecuada se filmaría, pero con una cámara de doble arrastre (las cámaras de cine 35mm no todas tienen doble pin de arrastre de la película dentro de ella), pues este sistema permitía lograr una perfecta estabilidad de la imagen. El siguiente paso era, a partir de esta filmación con esta estabilidad, recopiar el plano filmado, en la Truca (duplicar en el lenguaje técnico), en material de alto contraste (película especial que no reconoce tonos intermedios, sino solamente blanco y negro total.). Con este material recopiéndolo varias veces logramos eliminar toda la imagen del plano excepto el pañuelo (se había iluminado para esto).

Como éste estaba en blanco y negro total, pudimos luego utilizarlo como una máscara doble (Negativo – Positivo) para poder en un último recopiado en Truca en el material Intermediat (nuevo negativo Original), filtrarlo con color rojo. Todo esto cuadro por cuadro para ir ajústándole los bordes del color dentro del pañuelo.

Fue un trabajo muy complicado, que para comprenderse realmente habría que volverlo a hacer delante de todos o explicarlo gráficamente mediante el uso hoy de una computadora. La película (una obra de teatro filmada), creo que de alguna forma agradeció este tratamiento visual en la imagen. No quedó perfecto, pero fue útil. Creo yo.

FICHA TECNICA:

LA INUTIL MUERTE DE MI SOCIO MANOLO (1989)/ 84’/ D: Julio García- Espinosa/ Productor: Miguel de Mendoza/ Argumento basado en la obra “Mi socio Manolo” del dramaturgo Eugenio Hernández/ Fotografía: Livio Delgado/ Edición: Justo Vega/ Sonido: Carlos Fernández/ Actúan: Mario Balmaseda, Pedro Rentería, Iray Romay.

Sinopsis:

Cheo visita a su socio Manolo, a quien no ve desde hace años. Al recordar épocas pasadas, se sienten obligados a jugar con la fábula y la realidad, hasta que los pesares de sus vidas actuales empiezan a aflorar. En forma absurda, inesperada y gratuita, la violencia se impondrá entre ellos…