Archivos diarios: julio 7, 2009

EL PECADO

Creo que el gran pecado de nuestros actuales estudios historiográficos vinculados al cine cubano sigue descansando en su actitud falsamente objetiva. Construimos historias que pretenden demostrar tesis y representaciones que el historiador ya se había formulado en su mente, y en vez de interesarnos los procesos colaterales, las genealogías que explican la evolución múltiple e impredecible, terminamos por utilizar apenas un conjunto de grandes acontecimientos, que al editarse en un papel, adquieren un sentido trascendente que originalmente no existía, y que ni siquiera sus protagonistas jamás soñaron.

De allí que también sea menester que el historiador de cine cubano deje de simular su parcialidad con los velos de lo científico, para asumir con transparencia el rol de arquitecto de grandes y pequeñas tramas. Así, más que reproducir efemérides y hechos puntuales que probablemente un investigador venidero desmentirá, el nuevo historiador ha de enfrentar el dilema de lo especulativo, dejando atrás ese relato lineal que justifica a priori un desenlace.

Juan Antonio Garcia Borrero

Anuncios