Archivos Mensuales: julio 2009

EL ARTE DE ESCRIBIR UN POST

Otro joven se me acerca. Es escritor, y está interesado en tener su propio blog. Me gusta encontrarme con personas que miran la vida con los ojos de su tiempo.

Hablamos de los pro y los contra. Estos últimos pueden resultar desalentadores, pero los primeros son tan abundantes, que sería un absurdo negarse a la aventura (si nos gusta la aventura, desde luego).

Le digo que abrir un blog es fácil. Lo agobiante es mantenerlo. Eso de intentar poner todos los días un pensamiento por escrito parece cosa leve, pero no lo es. Luego está el contenido del post: ¿escribir para muchos, o escribir porque necesitas decir algo y punto? Creo que es esto último lo único que justifica la escritura de un post.

Juan Antonio García Borrero

Anuncios

YAM MONTAÑA SOBRE EL CINE CUBANO

Por qué no suelo escribir sobre cine cubano
por Yam Montaña

Cuando Luciano Castillo y Maruja Santos fomentaron mi aliento por la crítica de cine comencé por el cine chino, parece extraño, sobre todo cuando seguía con atención la filmografía de la Isla y solía polemizar sobre ella en los cineclubes por los que pasé. Recuerdo a Tony Mazón fotocopiándome artículos en la Cinemateca, quizás él no lo recuerde, y a Frank Padrón llenándome la cabeza de felices actos terroristas, a los ojos de la mayoría, pero herejías a los ojos de unos pocos. Aunque me disguste la palabra década, los 90 fueron los años de iniciación en que me debatía entre la crítica y la realización gracias al culpable mayor Jorge Molina. Después vino una lluvia de amigos como Juan Antonio García Borrero (Juani), Mayra Pastrana, Rufo Caballero, Carlos Galeano, los dos Mario, Naito y Naite. Menos a Juani a los demás le fui perdiendo la pista con mis exilios particulares en la propia Isla y mi vagancia para escribir, además de la continuada apatía por publicar, incluso cuando ya había madurado un poco con el estilo y la calidad de las ideas.

En 1994 en mi primer Taller de la Crítica Cinematográfica recibí una pateadura descomunal por dos razones, primero por el desfachatado texto que había presentado diciendo que no existía el cine cubano, segundo por lo incoherente y caótico que era dejando al descubierto la inmadurez, pero también la desmedida osadía que me comía los huesos. Esa es la causa por la que no aparece mi trabajo en las memorias de ese año y aparezco en todas las fotos y el programa oficial del taller y en el recuerdo de los organizadores. Como ven no he cambiado mucho, comencé en este texto por el cine chino y terminé enredado en anécdotas que no sé my bien como van en este texto. De todas maneras ahora ya no sufro por mis propios desvaríos y el caos conceptual que armo en casi todo lo que escribo porque asumo mi libertad de pensamiento sin dramatismo y mi libertad estilística sin mucha preocupación formal.

Pues bien, lo del cine chino se debe a mi constante inconformidad con el cine cubano, esto no quiere decir que no reconozca la obra gestada en la Isla, que no sepa del talento y la dedicación de muchos, pero es que nunca me acabó de contentar, incluso lo “subterráneo”, lo que crecía fuera de la oficialidad y al final este descontento, por su persistencia atroz, se ha convertido en una indiferencia que ya venía desde que escribí el primer artículo sobre cine. ¿Cómo me podía interesar más la cinematografía china que la de la Isla? Simple, supongo porque en algún momento ni me sentía de la Isla por obra del lenguaje y de la cosmovisión que me presentaba durante años el cine cubano. Obras plagadas de un neorrealismo trasnochado, temas de una cotidianidad extrema que lindaba con la nada, una saturación de comedias que opacaban otras realidades y una cuadrícula institucional castrante que sobre el signo oficial marginaba voces y expresiones quizás más válidas que las que nos vendían.

Para colmo la mordida de la nostalgia por los dichosos 60 y después el despertar del cine antes del triunfo de la Revolución me revolvían las tripas y volvían a quitar la mirada de lo emergente, lo provocativo y herético que ahora mismo con la democratización de la realización, gracias al acceso a la tecnología digital, se ha vuelto puerilmente escandalosa. Supongo que por los años de censura, silencio y marginación, lo que ha provocado que no sólo los jóvenes exploten con una hipercrítica implacable, sino también realizadores de mayor solera que no se han podido reprimir más. Si a esto le sumamos la zona de la diáspora, de los que están haciendo cine fuera de la Isla bajo la dimensión que sea, becarios, exiliados, mudados, residentes temporales, en fin lo que no están adentro y sienten bajo otra latitud, ya tenemos un panorama complejo que requiere ser explorado antes de ser criticado y sobre todo tiene que ser mostrado para ser por lo menos aceptado como una parte también nuestra.

De seguir con este texto debo reconocer primero me incapacidad para penetrar el cine cubano de una forma coherente y serena, tengo que añadir que mis recursos metodológicos son precarios para algo tan complejo y para sazonar todo agregaremos que no poco miedo me da enfrentarme no sólo a toda una filmografía, sino a obras concretas que me despiertan cierta atracción e incluso fascinación. En buen cubano “pendejitis”, pero por lo menos tengo los cojones de reconocer lo que me deja como un inválido ante el cine de la Isla. Debe ser una especie de trauma, de sumas de churros, de imbecilidades, de cabronadas institucionales y de una ceguera colectiva lo que me deja ese sinsabor que me aleja como crítico del cine al que debiera tenerle un especial amor. Por eso envidio a aquellos que son capaces de enfrentarse a él, luchar por él y, metafóricamente, hasta matar por él. Lo único lamentable es que las voces que vibran en estas coordenadas con lucidez son pocas y lamento no haber dedicado tiempo, ni esfuerzo en sumarme a ellas. Por ahora el cine cubano sigue siendo una asignatura pendiente y no será raro que nunca escriba sobre él, de todas maneras siguen las hormigas en el estómago y las mariposas en la cabeza, por suerte con el sabor insular que todavía me hace de esa rara y preciosa Isla que reina en el Caribe.

(Tomado del blog de Yam Montaña)

CINE CUBANO Y POESIA

Estoy valorando la idea de abrir una etiqueta dedicada a los poemas que hablen del cine cubano, o de quienes lo han hecho, o que han servido de sostén espiritual a las películas. Creo que sería un experimento interesante, porque el ojo del poeta percibe zonas que un crítico, con su racionalismo a ultranza, muchas veces pasa por alto. Y como dijimos en el blog un día, el cine también tiene razones que la razón ignora.

En esta categoría tendrían cabida lo mismo el poema que Lezama Lima le regalara a Humberto Solás para “Minerva traduce el mar” (1964), que el hermoso “Testamento del pez”, de Gastón Baquero, que Enrique Álvarez convierte en todo un personaje dentro de “La ola” (1995). Es posible que el gesto también sirva para combatir de algún modo el popular equívoco que confunde el “cine poético” con el “cine bonito”. La verdadera poesía es la que atrapa el misterio de la vida, con sus luces y sus sombras, es decir, con su complejidad.

Tomando en cuenta los comentarios que me han llegado a propósito del artículo de Elena Garro sobre Germán Puig, y que pone en evidencia el respeto que como ser humano y artista sigue inspirando entre sus amigos este hombre aún no reconocido como se merece, he decidido iniciar la serie con este hermoso poema de Pío E. Serrano, donde Puig tambien es protagonista.

Juan Antonio García Borrero

LAS ESTACIONES DE PARIS

Recorro en París las obligadas estaciones,
de cementerio en cementerio
voy marcando esta sola aventura que le resta
a esta ciudad dormida en sus cristales.
Un ramo de flores amarillas
para un Baudelaire que tuerce el gesto
y mira desdeñoso.
Un callado homenaje a César Franck
que inclina agradecido su cabeza de piedra,
atrás queda el Montparnasse.
En Pére-Lachaise,
como un espejo de sombras encontradas,
el negro granito recibe las últimas confesiones
de Marcel Proust,
pego el oído a la brillante piedra
y sólo un susurro indescifrable,
un parloteo oscuro encuentro.
Pregunto por Apollinaire
y me asomo informal a una tierra lentamente trabajada,
granulada de sorpresas y estandartes.
Malva y alada es la piedra que abraza a Oscar Wilde,
paradójico vuelo el suyo,
de la profundidad al cielo,
difícil su equilibrio.
En el costado sur reposan su muerte los comuneros,
todo parece indicar que este muro no puede sujetarlos y,
lamentablemente, yo he olvidado el discurso plural
que la ocasión impone.
Un poco más allá, al fin,encuentro a Paul Lafargue,
a su lado reposa Laura Marx,
simpático el criollo
pregunta por Santiago de Cuba y sus mulatas,
quiere saber también el triste destino de su olvidada palabra.

Sólo salva a París de sus vivos cementerios
la presencia fugaz de Germán Puig.
Sobre el cielo de París,
como un ángel azul pintado por Chagall,
flota Germán y siembra el entusiasmo:
recién acaba de de fundar, crear, inventar, fabular
el Puente de Alejandro III,
y, generoso, se apresura a compartirlo.
Nada esconde a sus amigos,
nada quiere saber del sórdido trasiego
que para el invierno guarda y atesora
trozos de vida por vivir, dádivas por dar.
Ilumina, enfebrecido gnomo, los amplios bulevares,
y traza, alquimista seguro del gesto, las serenas perspectivas,
feliz como un ángel,
salva a París,
Germán,
y nadie lo sospecha.

Pío E. Serrano

PUCHEUX SOBRE “LOS INDOCUBANOS” (1964), de Modesto Garcia

NADA DE VAQUEROS… PERO TAMPOCO NADA DE INDIOS.
por Jorge Pucheux

Cuando llegué al ICAIC a finales del año 1960, comencé a trabajar en Dibujos Animados. Entonces estaba en el 3er piso del edificio Atlantic. Recuerdo muy bien que había un señor que me llamaba mucho la atención debido a lo cuidadoso y hasta matraquilloso que era con una serie de dibujos o ilustraciones que siempre estaba pintando. Lo hacía con plumilla y pinceles de punta muy finas. Todos los días me encontraba a Modesto García, quien también se dedicaba a pintar los fondos (escenografías ) de las películas que allí se estaban realizando.

Modesto era un hombre delgado, alto, y por encima de todas las cosas de este mundo, un hombre tranquilo y excelente artísta plástico. Poco a poco iba terminando sus dibujos, que tenían una medida de aproximadamente unas 20 x 24 pulgadas. Yo entonces era asistente de cámara y ayudaba en algunas filmaciones, hasta que un buen día decidieron hacer una serie de cambios, entre los cuales estaban, separar una parte del personal para abrir otra instalación dedicada exclusivamente a filmaciones especiales (filmaciones de títulos, fotos, maquetas, etc ).

Lo cierto fue que ahí caímos Modesto, René Ávila, Alberto Herrera, Delia Quesada, José Martínez, López Girón y yo. De pronto Modesto era el gran jefe de todos nosotros.
Pero, siempre, en sus tiempos libres, ahí lo encontraba metido en sus dibujos y conversando con Onelio Jorge Cardoso sobre la historia. Así los recuerdo.

El asunto de los dibujos poco a poco se fue aclarando y resultó ser toda una historia documental sobre los aborígenes cubanos antes del Descubrimiento. Modesto había realizado todos los dibujos necesarios, él solo, para poder, cuando el Instituto lo autorizara, filmar con nosotros todo el material y convertirlo en un documental, el cual llevaría por título “LOS INDOCUBANOS”.

Durante muchos meses la filmación se fue realizando entre nosotros en Telecolor y Pepín en Cubanacán, en la entonces flamante mesa de animación Oxberry. El material al final resultó ser un documental muy atractivo, sobre todo para los niños en las escuelas, pero lo único feo de todo esto, fue que el mismo, salvo algunas pequeñas exhibiciones, quedó para la historia en los archivos del ICAIC.

Sin embargo, algo aun mas ilógico sucedió después, y miren si es ilógico y hasta absurdo, que hasta hoy día llega el asunto. ¿Qué película, documental, cápsula, nota, audiovisual cubano, se planteó o ha planteado en tiempos más recientes, tratar el tema de los indios infelices que poblaron nuestra Tierra? Creo que UNA PELEA CUBANA CONTRA LOS DEMONIOS, fue la única que se le acercó bastante en eso de la época. De ahí para acá, nada al respecto.

Nunca existió, creo, ni una buena idea, sobre alguna historia de amor, aventura, drama, persecución, musical, académica, o simplemente de lo que siempre nos pasamos la vida diciendo y diciendo: LA DISCRIMINACIÓN Y GENOCIDIO que sufrieron los indios cubanos durante la Conquista. Ni siquiera un simple documental de denuncia que intentara reivindicar en imágenes y sonido toda aquella epopeya. Sólo Modesto y su material INDOCUBANOS, creo yo, es lo único sobre este tema que el cine cubano tiene realizado.

Desde el comienzo de la etapa revolucionaria, casi se nos llegó a plantear “Nada de vaqueros”. Hoy recuerdo que cuando Oscar Valdés realizó VAQUEROS DEL CAUTO, hasta se le hicieron comentarios de que era una película más del Oeste.

Grandes películas, por supuesto, todas necesarias, sobre la guerra de independencia, la república, la guerra de Angola, Viet-Nam, la actualidad… pero ¿y de los Indios qué? De todas maneras, no suframos por esto, si total, toda la América Latina padece de este asuntito.

Nota hermosa: Modesto vive hoy día en México DF, siendo él todo un Don Quijote, rodeado de árboles majestuosos y ardillas por doquier.

…Y sigue pintando.

FICHA TECNICA:

Los indocubanos
(1964)/ 16 mm/ B y N/ 28’/ D: Modesto García/ G: Modesto García/ Animación: José Martínez/ Edición: Lucas de la Guardia/ Sonido: Virgilio Calvo/

Sinopsis: Resumen de la vida en la isla de Cuba antes del Descubrimiento y su desarrollo histórico hasta la desaparición de los aborígenes.

ROBERTO FANDIÑO

Acaban de avisarme de que Roberto Fandiño falleció anoche en Miami. Aunque ya me habían comentado del frágil estado de su salud, la noticia de su muerte no me conmueve menos. Conocí tarde a Roberto Fandiño, y muy poco tiempo. Pero, paradojas de la vida, bastó ese escaso tiempo para que lo recuerde como una de las personas más generosas con las que me he cruzado en mi existencia.

Roberto Fandiño formó parte del primer ICAIC. Como director debutó con el documental “Carta del presidente Dorticós a los estudiantes chilenos” (1960). Con “Gente de Moscú” (1963) obtuvo buenas críticas, mientras que “El bautizo” (1967), su único largometraje de ficción, fue una de las películas más populares de su época. Un año antes le había cedido a Gutiérrez Alea la idea de la no menos popular “La muerte de un burócrata”. En 1967 decidió marcharse de Cuba, decepcionado con el sistema de gobierno impuesto. En España conseguiría dirigir tres películas: “La mentira” (1975), “La espuela” (1976), y “María la Santa” (1977).

La primera vez que contacté con él fue cuando preparaba el libro “Cine cubano: nación, diáspora, e identidad”. Quise pasarle un cuestionario con el fin de incluir sus respuestas en el volumen. Para mi sorpresa, dijo haber leído varias de las cosas que he escrito sobre el cine cubano, y por supuesto, como se encargó de aclararme de inmediato, “no estaba de acuerdo con casi nada”. En esos momentos viajaba por Asia y no podía responder a mis preguntas. Pero lo haría al regreso, siempre que yo respetase, me dijo, su punto de vista, que era vehementemente anticastrista.

En verdad, jamás respondió el cuestionario, y ahora no recuerdo cómo fue que volvimos a entrar en contacto. Supongo que haya sido a raíz de la reseña que escribió sobre el libro de cineastas cubanos en el exilio. Le sorprendió muchísimo saber que a mí no me molestaban sus reparos críticos. Llegó a confesarme que eso rompía un poco el esquema que él tenía concebido en su lucha contra el castrismo. Entonces iniciamos una amistad en la que lo que más placer me reporta evocar es precisamente la ausencia de concesiones. Ni trató de imponerme sus ideas, ni yo las mías a él. Pero tampoco dejamos de decirlas, siempre con mutuo respeto.

¿Cómo fue que con tantas diferencias llegué a gozar del privilegio de su amistad? Pues porque un día decidimos dejar de mirarnos como anticomunistas y socialistas, para empezar a hablar en términos humanos. Por eso lo que dije al principio de que Roberto Fandiño fue una de las personas más generosas que he conocido en mi vida. No estoy hablando del hecho de que me permitiera vivir una semana en su casa madrileña, o que durante mi larga estancia en España me llamara a cada rato para preguntarme cómo me iba, y hasta ofrecer ayudas concretas sin pedir nada a cambio. Estoy hablando de otro asunto.

Recuerdo que una noche me invitó a ir al cine Renoir para ver “El jefe de todo esto”, de Lars Von Triers. La película no le gustó demasiado (a mí sí), pero de vuelta a casa fuimos conversando sobre lo que en verdad es la vida: una interminable escenificación de grupos humanos dominando a otros. Hablábamos en una dimensión que nos permitía percibir esos puntos comunes que las ideologías disimulan, y que los diversos poderes se empeñan en suprimir.

Fue una noche inolvidable, al menos para mí, que descubrí en la Gran Vía que el diálogo sin prejuicios lo hace todo posible.

Juan Antonio García Borrero

EL ICAIC DE LOS SESENTA

Un amigo muy joven, con pretensiones de hacer cine, me reprocha que le conceda tanta atención al ICAIC de los sesenta. En sentido general, me dice, los historiadores y críticos parecen obsesionados con el pasado.

Entiendo en parte su preocupación. La fetichización de “los sesenta”, que nos deja a quienes nacimos en esa década en la condición de simples espectadores de La Historia (“la que nos hizo”), impide que pueda pensarse con naturalidad la posibilidad de que un filme contemporáneo sea superior a “Memorias del subdesarrollo” o “Lucía”. ¿Alguien ha pensado que algunos de los jóvenes que ahora mismo hacen audiovisuales acaso tengan tanto o más talento que Titón o Solás? Es posible que se piense, pero no se expresa, por miedo a que los argumentos suenen a elogio del vecino, o simplemente, parezca una desmesura.

En lo personal creo que un director como Fernando Pérez ha conseguido películas que técnicamente superan a los clásicos mencionados. Y “Papeles secundarios”, de Orlando Rojas, se me antoja mucho más inquietante que la mayoría de las películas filmadas en la “década prodigiosa”. Del mismo modo creo que pocos cineastas cubanos pueden mostrar la capacidad para narrar que ostenta León Ichaso. Lo que pasa es que uno dice esto, y sabe que será como hablar con el espejo. Hay un inmenso muro, construido con los ladrillos invisibles de la rutina intelectual, que impide mirar “más allá”, o de otro modo.

Aún así, no creo que los sesenta sea ahora mismo un campo de estudio totalmente agotado. Al contrario. El hecho de que el encumbramiento de un segmento de esa producción haya terminado por convertirse en la sensación del “todo”, es justo lo que mantiene en las sombras a buena parte de lo que se hizo entonces. Nos falta todavía la mirada crítica que explore al cine cubano de los sesenta no como un compendio de imágenes en movimiento, sino como el reflejo de un estado de ánimo colectivo. Es decir, como algo complejo.

¿A quiénes les hablaban los cineastas cuando hacían sus películas en los sesenta? Esta es una pregunta mucho más fácil de responder en el terreno de la literatura o de la plástica, donde la individualidad es hegemónica, pero en el caso del cine no funciona así: demasiados protagonistas. Y cuando digo protagonistas no me refiero a los que aparecen en la pantalla, sino a los que mueven los hilos de esa trama invisible que se llama “espíritu de época”.

Cada una de esas películas que se hicieron (ficciones, documentales, dibujos animados) intentaban apresar la naturaleza de los acontecimientos que sacudían la cotidianidad. La importancia de esas imágenes no hay que asociarlo a lo estrictamente estético, pues hasta en los títulos uno encuentra un motivo de análisis: estos nos revelan la sutil manera en que la lengua (o la jerga revolucionaria) se iba haciendo doméstica.

¿Tenían todos los directores del ICAIC una misma idea de la realidad de entonces? No lo creo, aún cuando el único origen institucional de la producción nos sugiera una uniformidad del criterio. El análisis puntual de cada una de esas cintas tal vez nos revele facetas inéditas del país. Y con ello comprobaríamos que de los sesenta, como diría Sócrates, solo sabemos que todavía no sabemos nada.

Juan Antonio García Borrero

RELACION DE DIRECTORES QUE FILMARON EN EL ICAIC DE LOS SESENTA

Águila, Rigoberto (Al borde de la guerra/ 1962; Petróleo/ 1962)

Almendros, Néstor (Escuela rural/ 1960; Ritmo de Cuba/ 1960)

Álvarez, Santiago (Un año de libertad/ 1960; Ritmo de Cuba/ 1960; Adelante/ 1961; Escambray/ 1961; Muerte al invasor/ 1961; Forjadores de la paz/ 1962; Ciclón/ 1963; Primeros juegos deportivos militares/ 1964; Vía Libre a la zafra del 64/ 1964; Cuba 2 de enero/ 1965; Now/ 1965; Pedales sobre Cuba/ 1965; Solidaridad Cuba-Viet Nam/ 1965; Abril de Girón/ 1966; Cerro Pelado/ 1966; Segunda Declaración de La Habana/ 1966; La escalada del chantaje/ 1967; Golpeando en la selva/ 1967; La guerra olvidada/ 1967; Hanoi Martes 13/ 1967; Hasta la victoria siempre/ 1967; La hora de los hornos/ 1968; LBJ/ 1968; Despegue a las 18.00/ 1969; 79 primaveras/ 1969)

Arenal, Humberto (Construcciones rurales/ 1959; El tabaco/ 1960; Chinchin/ 1960)

Basilio, Octavio (El robo/ 1962)

Bejar, Jacobo (Cataratas/ 1963)

Bernaza, Luis Felipe (Amor por tres naranjas/ 1968; Productividad/ 1969)

Calvacanti, Iberé (Pueblo por pueblo/ 1964; Discriminación racial/ 1965)

Canel, Fausto (Cooperativas agropecuarias/ 1959; El tomate/ 1959; Carnaval/ 1960; El Congo 1960/ 1961; Torrens/ 1961; Hemingway/ 1962; Pesca/ 1963, El final/ 1964; Desarraigo/ 1965; Papeles son papeles/ 1966)

Carruana, Jorge (El gallito de papel/ 1965)

Cech, Vladimir (Para quién baila La Habana/ 1963)

Christensen, Theodor (Ellas/ 1964)

Cortázar, Octavio (Por primera vez/ 1967; Acerca de un personaje que algunos llaman San Lázaro y otros llaman Babalú/ 1968; Al sur de Mandadero/ 1969)

Darie, Sandu (El bosque bajo el puente/ 1965; Caminos del saber/ 1966)

de Armas, Jesús (El Maná/ 1960; La prensa seria/ 1960; AEIOU/ 1961; La quema de caña/ 1961; El realengo/ 1961; Remember Girón/ 1961; El tiburón y la sardina/ 1961; El Cowboy/ 1962; Cuba, sí; Yankis, no/ 1963; Pantomima Amor No. 1/ 1965; La pieza/ 1965; Ostracismo/ 1966; Sara, la jutía loca/ 1966; Un hombre… y un chivo/ 1966; La frontera/ 1967)

Enomoto, Goro (Novenos Juegos Centroamericanos y del Caribe/ 1962; Parqueando el carro/ 1964; Alzadora de caña/ 1965)

Fandiño, Roberto (Carta del presidente Dorticós a los estudiantes chilenos/ 1960; Ganaremos la paz/ 1961; Primero de Mayo Socialista/ 1962; Reunión de La Habana/ 1962; Tiempo de pioneros/ 1962; Alfredo va a la playa/ 1963; Cuba en el VIII Festival/ 1963; Gente de Moscú/ 1963; El bautizo/ 1967; María Cervantes/ 1968)

Fernández, Carlos (A noventa millas/ 1962; Esta es mi trinchera/ 1963; Nueve entradas para la pelota/ 1965)

Fleitas, Miguel (La quimbumbia/ 1963; Walo-Walo/ 1965; Hacia el mar/ 1965; Un día en Fragoso/ 1966; Nace un bosque/ 1966; De pie/ 1968; Hoy es domingo/ 1969)

Fraga, Jorge (Venceremos/ 1960; Escambray/ 1961; La montaña nos une/ 1961; Y me hice maestro/ 1961; Cuba ‘58/ 1962; En días como estos/ 1964; El robo/ 1965; La odisea del General José/ 1968)

Fraga, José (Operación Herbicidas/ 1964)

García Ascot, José Miguel (Cuba’ 58/ 1962)

García Espinosa, Julio (Sexto aniversario/ 1959; La vivienda/ 1959; Un año de libertad/ 1960; Patria o Muerte/ 1960; Cuba baila/ 1960/; El joven rebelde/ 1961; Aventuras de Juan Quinquin/ 1967).

García, Modesto (Los indocubanos/ 1964; La lechuza/ 1967)

Gatti, Armand (El otro Cristóbal/ 1963)

Giral, Sergio (Henificación y ensilaje/ 1962; Inseminación artificial/ 1963; El testigo/ 1963; La jaula/ 1964; Nuevo canto/ 1965; La muerte de Joe J. Jones/ 1966; Cimarrón/ 1967; Gonzalo Roig/ 1968; Vía libre/ 1969)

Gómez, Manuel Octavio (El agua/ 1960; Cooperativas agrícolas/ 1960; Una escuela en el campo/ 1961; Guacanayabo/ 1961; Historia de una batalla/ 1962; Cuentos del Alhambra/ 1963; Nuevitas/ 1969)

Gómez, Sara (Iré a Santiago/ 1964; Excursión a Vuelta Abajo/ 1965; Guanabacoa: crónica de mi familia/ 1966; Y tenemos sabor/ 1967; En la otra isla/ 1968; Una isla para Miguel/ 1968; Isla del Tesoro/ 1969)

González Aguilar, José (Benedo Fuentes/ 1965; Moa/ 1965)

González Nicanor, Enrique (El gusano/ 1963; Ogú/ 1964; La saladomaquia/ 1965)

Grado, Juan José (Playas del pueblo/ 1960; El Bórer/ 1964; Máquinas/ 1964; Variedades/ 1965)

Guillén Landrián, Nicolás (El Morro/ 1963; En un Barrio Viejo/ 1963; Los del baile/ 1965; Ociel del Toa/ 1965; Reportaje/ 1966; Retornar a Baracoa/ 1966; Coffea Arábiga/ 1968)

Gutiérrez Alea, Tomás (Esta tierra nuestra/ 1959; Asamblea General/ 1960; Historias de la Revolución/ 1960; Muerte al invasor/ 1961; Las doce sillas/ 1962; Cumbite/ 1964; La muerte de un burócrata/ 1966; Memorias del subdesarrollo/ 1968)

Gutiérrez, Urbano (Palangre/ 1964)

Henríquez, Antonio (Fundamentos de la natación/ 1961; Respiración artificial/ 1963; Estrella del carnaval/ 1965)

Henríquez, Hernán (Niños/ 1964; El origen del gugu/ 1966; Osain/ 1966; La escalera/ 1967; La frontera/ 1967; Macheteros orientales/ 1967; La manzana/ 1967; Mi tía Nina/ 1967; La jirafa/ 1968; El lenguaje/ 1968; Oro rojo/ 1969)

Hernández, Bernabé (Cerámica/ 1962; Festival de Música Popular/ 1962; Pintura cubana/ 1962; Abakuá/ 1963; El Barroco/ 1963; Cultura aborigen/ 1963; En provincia/ 1964; Superstición/ 1964; Escuela de Arte/ 1965; Los estudiantes y el trabajo agrícola/ 1965; Sobre Luis Gómez/ 1965; Color de Cuba/ 1968; Salón de Mayo/ 1968)

Herrera, Manuel (Cría porcina/ 1965; Papel… Vidrio… Metal…/ 1966; Ganado/ 1967; Granel/ 1968; Valle del Cauto/ 1968; Y…/ 1968; El llamado de la hora/ 1969)

Ivens, Joris (Carnet de viaje/ 1961; Cuba, pueblo armado/ 1961)

Jorge, José Antonio (Granjas del pueblo/ 1962; Charco Redondo/ 1963; Felucho y Surgidero/ 1965; Monte adentro/ 1965; Vuelo 134/ 1965; Alarma aérea/ 1967)

Junco, Víctor (Extirpación del Meningioma del Pterión/ 1964; Laminectomía dorsal/ 1966; Neurolisis y neurorrafia del Plaxo Braquial en trauma por arma de fuego/ 1966; Orbitotomía transcraneal Osteoplástica en un meningioma Craneorbitario/ 1966; Quiste Aracnoideo Extradural Raquideo/ 1966)

Kalatozov, Mijail (Soy Cuba/ 1964)

Limeres, José (El arroz/ 1960; Fundamentos de la natación/ 1961; Con los pobres de la tierra/ 1962; Los Meme/ 1966; Los Zafiros/ 1966; Los Bucaneros/ 1967; Gladis González y los Bucaneros/ 1967; Celeste Mendoza/ 1968; Las D’Aida/ 1968; Mirta y Roberto/ 1968; Pa-cá/ 1968).

López, Juan José (El origen del hombre/ 1964)

López, Luis M. (Sin dolor/ 1966)

Maceda, Milton (Estudio agrícola No.1/ 1968)

Maestsig, Kurt (Preludio 11/ 1963)

Manet, Eduardo (Negro, El/ 1960; Napoleón gratis/ 1961; En el club/ 1962; Portocarrero/ 1963; Tránsito/ 1963; Un día en el solar/ 1965; El huésped/ 1967)

Massip, José (Por qué nació el Ejército Rebelde/ 1960; Los tiempos del joven Martí/ 1960; Historia de un ballet (Suite Yoruba)/ 1962; El maestro del cilantro/ 1962; Venimos por amor/ 1962; La decisión/ 1964; Guantánamo/ 1967; Madina-Boe/ 1968; Nuestra Olimpiada en La Habana/ 1968)

Molina, Raúl (La ciudad dormida/ 1962; Sigma 33/ 1962; La danza de los dioses/ 1964; La estructura/ 1965; La fiesta/ 1966)

Muñiz, Bebo (Renté/ 1963)

Nogueras, Luis Rogelio (Un sueño en el parque/ 1965)

Palenque, Alberto (Luz para el futuro/ 1962; Gastroenteritis/ 1963; El origen de la turba/ 1964)

París, Rogelio (Nosotros, la música/ 1964; Los hombres de Renté/ 1965; Posición 1/ 1967; Guardafrontera/ 1968; Turiguanó/ 1968; Tiempo de hombres/ 1969)

Pérez, Manuel (Cinco Picos/ 1961; Caimanera/ 1962; Era Nickel Co./ 1963; Grandes y chiquitos/ 1966; Pueblo de estrellas bajas/ 1963; De viaje con los mejores/ 1967)

Pineda Barnet, Enrique (Fuenteovejuna/ 1963; Cosmorama/ 1964; Giselle/ 1964; Aire frío/ 1965; La Gran Piedra/ 1965; David/ 1967; Ñame/ 1968; Guillén/ 1969; Juventud, rebeldía, revolución/ 1969)

Prado, Rosina (Ismaelillo/ 1962; Palmas cubanas/ 1963; ¿Qué es lo bello?/ 1965; La llamada del nido/ 1966; El zoológico/ 1968)

Raggi, Tulio (El profesor Bluff/ 1964; Ciclano y fulano/ 1965; Macrotí: un Noé cubano/ 1965; El capitán Tareco/ 1966; Stradivarius Pérez/ 1966; El tipo agradecido/ 1966; El capitán Tareco en el planeta misterioso/ 1967; La brujita mágica/ 1967; Damocles/ 1967; El poeta y la muñeca/ 1967; El tranvía/ 1967; El sinsonte/ 1969)

Ramos, Idelfonso (Adelante/ 1961; Cada fábrica una escuela/ 1961; Congreso por la Paz/ 1962; Coser y enseñar/ 1962; Héroes del trabajo/ 1962; Zafra heroica/ 1962; Construyendo/ 1963)

Reade, Harry (La cosa/ 1962)

Reyes, José (Vecinos y amigos/ 1965)

Rivera, Mario (Cirugía pulmonar/ 1966)

Rodríguez, Antonio Tucho (Pesca brava/ 1966; Rincones de la costa/ 1968)

Roldán, Alberto (Médicos de la Sierra/ 1961; Colina Lenin/ 1962; Con los pobres de la tierra/ 1962; Primer Carnaval Socialista/ 1962; Una vez en el Puerto/ 1963)

Saderman, Alejandro (Morada al sol/ 1963; Reconstruiremos/ 1964; Oro de Cuba/ 1965; Boniteros/ 1966; Al agua/ 1967; Canto de protesta/ 1967; Hombres de Mal Tiempo/ 1968; Mangle rojo/ 1969)

Sariol, José A. (Premio al trabajo/ 1965)

Solás, Humberto (Minerva traduce al mar/ 1962; Variaciones/ 1962; El retrato/ 1963; El acoso/ 1965; Manuela/ 1966; Pequeña crónica/ 1966; Lucía/ 1968)

Suárez, Ramón F. (Grabados revolucionarios/ 1963; Romeo y Julieta ‘64/ 1964)

Tabío, Juan Carlos (Combo Universitario/ 1963; Peligro/ 1963; Higiene en el ordeño/ 1968; El Habano/ 1969; Proceso industrial de la leche/ 1969)

Tanner, Harry (El mosquito Aedes Aegypti/ 1965; La técnica de la victoria/ 1965)

Torres, Miguel (La mosca doméstica/ 1964; Los abonos/ 1965; Seguridad en el trabajo/ 1965; Futuro/ 1966; Escuela de Cadetes Inter.-Armas Antonio Maceo/ 1968; Maniobras/ 1968; Campamento 5 de mayo/ 1969; El Habano/ 1969)

Torres, Oscar (Tierra olvidada/ 1960; Realengo 18/ 1961)

Ulive, Ugo (Crónica cubana/ 1963)

Valdés, Oscar (Minerva traduce el mar/ 1962; Escenas del carnaval/ 1965; Vaqueros del Cauto/ 1965; El ring/ 1966; El diamante/ 1967; 250 CC/ 1967)

Vega, Pastor (La guerra/ 1961; Alicia en los países maravillosos/ 1962; Oportunidades/ 1963; En la noche/ 1964; Hombres del cañaveral/ 1965; La familia de un hombre/ 1966; Los mejores/ 1966; La canción del turista/ 1967; De la guerra americana/ 1969)

Veitía, Héctor (Variaciones/ 1962; El teléfono/ 1965; Análisis/ 1966; La herrería de Sirique/ 1966; El paciente/ 1968)

Villafuerte, Santiago (Astronomía/ 1964; Cultivos de la caña/ 1964; Perjuicios de la molienda/ 1964; El azúcar/ 1965; Enmienda Platt/ 1965; Trabajadores del mar/ 1966; Círculo de interés/ 1967; Cultivo del tomate balizado/ 1967; Tabaco tapado/ 1967; Becados del arte/ 1968; Un 28 de enero/ 1968; Médicos mambises/ 1969; Los niños/ 1969)

Villaverde, Fernando (Congreso de juventudes/ 1960; Año de la Reforma Agraria/ 1961; ¡Ay, Ike!/ 1961; El parque/ 1963; Elena/ 1965).

GERMAN PUIG SEGUN ELENA GARRO

En este blog hemos hablado varias veces de Germán Puig y Ricardo Vigón. Para algunos demasiado. Para mí, todavía muy poco, pues que Germán Puig sea más reconocido fuera de la isla que por sus compatriotas, resulta sencillamente escandaloso.

Germán Puig tiene 81 años, y vive fuera de Cuba desde hace 52. Ignorado por el grueso de los cubanos, que nada saben de sus aportes al desnudo fotográfico. Y mucho menos de su gestión cultural en La Habana de la primera mitad del siglo XX.

El redescubrimiento se lo debemos al investigador francés Enmanuel Vincenot, quien lo localizó en Barcelona, a propósito de su tesis doctoral, y escribió un valioso artículo en defensa de la primera Cinemateca (1), esa que Puig creara junto a Ricardo Vigón a finales de la década del cuarenta del siglo pasado, y en la cual iniciarían sus primeros pasos personalidades como Tomás Gutiérrez Alea, Néstor Almendros, o Guillermo Cabrera Infante.

Por supuesto que Germán Puig no necesita de este blog para ver incrementado su talento. El talento existe con independencia de aquellos que decidan reconocerlo en público a quienes lo poseen. Así que no es de eso de lo que pretendo dejar constancia en el blog. En todo caso, mientras llega el homenaje cubano que se merece este hombre, trato de localizar esos momentos en que otros ya han reparado en lo que para nosotros debería ser natural.

Este artículo escrito por Elena Garro (primera mujer de Octavio Paz, pero antes que eso, una de las plumas más importantes de Iberoamérica), sencillamente me ha dejado fascinado.

Juan Antonio García Borrero

(1)VINCENOT Emmanuel, « Germán Puig, Ricardo Vigón et Henri Langlois, pionniers de la Cinemateca de Cuba » dans : Caravelle, n° 83, Toulouse, 2004, p. 11-42.

VINCENOT Emmanuel, Histoire du cinéma à Cuba, des origines à l’avènement de la Révolution. Thèse de doctorat d’espagnol à l’université de Bourgogne, sous la direction de M. Emmanuel Larraz (thèse soutenue le 26 novembre 2005)

HERMAN PUIG
por Elena Garro

Herman Puig llegó a París sin cargo oficial, prebendas o recomendaciones, cuando ya se perfilaban las migraciones gigantescas de nuestros días. Herman Puig llegó sin equipaje, iba provisto de una cámara fotográfica y vestía una cazadora a cuadros rojos y negros.

Apareció veloz como una centella. Venía de las playas azules de Cuba, cuando estas todavía no se habían politizado. En aquellos días llegaban los jóvenes de América en busca de la Fama. Herman buscaba otra cosa, algo inasible e indecible: era un artista. Pero un artista que no iba hacia delante, que no entraba en la fácil corriente de la Vanguardia ¡tan de moda! Casi a pesar suyo hizo por encargo de Adolfo Bioy Casares, el guión de uno de sus cuentos: En Memoria de Paulina. En su primer trabajo, Herman jugó con los espejos, los jardines infantiles y el pasado. Su cámara imaginaria se volcó hacia atrás, hacia lo irrecuperable. El director Torre Nilson quedó sorprendido.

Después, llevado por ese mismo afán de búsqueda, se unió a Langlois en la organización de la Cinemateque, que más tarde el mismo Herman Puig fundaría en Cuba. Casi inmediatamente, en Saint Johan in Tyrol se puso unos esquíes, un alegre gorro rojo y con los bastones de esquiar en alto, se lanzó de la montaña más elevada. ¡Nunca había esquiado! Y desapareció en medio de un enorme remolino de nieve. Era el adolescente de una isla tropical devorado por las nieves antiquísimas de Europa. Hermán Puig se perdió. Se perdió con la lente de su cámara que debía fotografiar alguna maravilla todavía no descubierta. Herman Puig se fue al pasado.

Reapareció en el Renacimiento. En el mundo creador de Leonor Fini. Entre sus verdes y sus azules, sus crujientes sedas, sus joyas, sus pinceles, para aprender algo que él ya sabía: el olvidado goce del lujo. ¡El lujo! ¿Acaso no es ahora una ignominia? Aunque sepamos que el lujo consiste en la nobleza de los materiales ¿Y que mejor atuendo para el hombre? Llevado de la mano por Leonor Fini, que decoraba el film Romeo y Julieta, Herman Puig reconoció la hermosura de las escalinatas hechas para ser pisadas por la planta del hombre, el misterio de las máscaras y la gravedad de los festines. Aprendió un mundo en desuso.

Pero Herman Puig quería ir más hacia allá, más hacia el pasado, mientras a su alrededor los artistas iban más acá, más hacia la mecanización del arte, la desaparición de la escultura y la reducción de la forma humana a volúmenes informes hasta reducirlos a clavos, puntos, rayas. Ellos habían cruzado ya la frontera prohibida, la que marcaba peligro: ¡aquí se destruye al hombre! De la distensión de la realidad pasaron a su atomización, mientras en las calles portaban carteles contra el átomo. De sus obras centradas en borrar la huella del hombre surgieron las criaturas que nos rodean: las No personas, los Marginados, los Desplazados.

Con angustia, Herman Puig, un ser moderno dotado de una conciencia tan antigua como el hombre mismo continuaba buscando a la Persona, al hombre no desplazado de sí mismo. En realidad Herman Puig se sabía un marginado. Marginado por voluntad propia, se colocó en el estrechísimo margen que el arte moderno concede al artista moderno. Esto no lo hizo soltar su lente enfocada en el pasado. La angustia se apoderó de él: ¡incomunicado! Si. El hombre moderno ha perdido a Eco.

Sus encantadores amigos corrían hacia delante, los esperaba la Fama y a él lo aguardaba el olvido. Néstor Almendros, el de la lente exacta, sin preocupaciones míticas ni místicas, le suplicó: “¡Germán, sienta cabeza!” No lo escuchó. Movido por Mercurio, el espíritu de la apariencia de la naturaleza y ajeno al espíritu celestial, Herman Puig se refugió en sueños múltiples poblados de Héroes mutilados, enterrados bajo paletadas de tierra artística de los que corren adelante sin volver jamás la vista atrás.

Susanne Sontag, antes de que fuera Susanne Sontag, lo animó a continuar su búsqueda adolescente. El gran cineasta Pabst, entendió su emoción, trató de valorarlo y se mostró con él en las ocasiones brillantes. ¿Acaso no se valora la publicidad? Herman Puig no aprovechó las ocasiones brindadas por Manolo Altolaguirre con quien filmó Golpe de Suerte. Tampoco aprovechó al anciano Edouard Tissé, el operador de Einsenstein.

Marginado y solitario por propia voluntad emprendió el camino en reversa: vio al hombre moderno cubierto de harapos de mezclilla, preparado ya para ingresar voluntariamente en los presidios ultramodernos y multitudinarios de nuestros días. Más allá encontró los casimires Manchester, preámbulo del harapo y llegó al lugar en el que lo dejó Leonor Fini: en Italia, frente a Donatello y bajo el David de Miguel Angel, olvidado en la plaza pública. Reencontró entonces a Lucía Bosé que se alejaba de Antonioni. La lente de Herman recuperó en el rostro de Lucía la sonrisa arcaica de los griegos. Ella le mostró las playas solitarias en donde yacen ahogados los antiguos Dioses y los Héroes, sus ancestros.

Herman sabía que los Héroes son el símbolo de la conciencia y que los Héroes estaban derrotados. Su derrota es el triunfo de la masa sin cuerpo y sin rostro, la prefiguración del fin del hombre. Los artistas nihilistas habían asesinado al hombre. Herman Puig debía buscar al tiempo anterior a la destrucción. En su lucha se colocó en una situación límite: “¡Germán, sienta cabeza!” ¿Y cómo sentarla en un espacio en el que no existe espacio para una cabeza? Entonces, lúcidamente –la lucidez se considera un signo peligroso de locura en este tiempo proteiforme- Herman trabajó en silencio. El inconsciente sin consciente se convierte en psicosis total y Hermán descubrió la enfermedad llamada deshumanización.

Antes ya, en su trabajo con Langlois, rescató a los últimos Dioses permitidos: las estrellas de cine, luminosas y arquetípicas. En su brillante presencia de Dioses modernos reside el poder de la fascinación de lo “retro”.

En Von Gloeden, se encuentra la nostalgia de lo “retro”, el mundo perdido del Paraíso Terrenal, que el Barón trató de reconstruir en sus fotografías “naives”. Su primo Von Pluschow le acompaña en la aventura de buscar una Grecia absurdamente dionisíaca. Es otro alemán el que descubre la Grecia Apolínea y la Grecia Dionisíaca y su descubrimiento lo volvió loco: Nietzsche.

Nada de esto escapa a la mirada de Herman Puig. El no busca una reconstrucción teatral del mundo antiguo. El busca al hombre. Lo despoja de sus atributos modernos, de sus harapos, para esculpirlo con su lente. Y lo esculpe con sus músculos, nervios y arterias a flor de piel. Sus fotografías están más cerca de la escultura que de la fotografía. Mágicamente nos llevan a la fuerza cincelada del León de San Marcos, en Venecia. En ellas existe la misma violencia alada, las nervaduras, exactitudes y voluntad de permanecer en el tiempo. Herman Puig sabe que es peligroso nadar a contracorriente y entre una multitud de nadadores expertos en borrar formas y orillas. Asegura ahogarse o tal vez renacer.

Néstor Almendros, que le recomendara: “¡Germán, sienta cabeza!”, dice ahora: “Herman redescubre el cuerpo del hombre. Es tan importante lo que encuadra dentro de su lente como lo que deja afuera”. ¿Qué deja? Quizás el espacio entre la estatua y el hombre, tal vez la plaza pública construida para recordar que el hombre es algo mas que un objeto o una materia utilizable, quizás un hombre, un héroe.

CONVERSATORIO SOBRE NICOLASITO GUILLEN LANDRIAN

Hoy, a las cinco de la tarde, la doctora Olga García Yero, el Master Armando Pérez Padrón, y quien suscribe, estaremos hablando en el espacio “La ciudad simbólica” (Sala “Nuevo Mundo”, Camagüey) de la obra y personalidad del cineasta Nicolás Guillén Landrián. También será exhibido el documental “Café con leche”, de Manuel Zayas.

Juan Antonio García Borrero

PUCHEUX SOBRE LA MUERTE DE LA TRUCA

Después de haber leído un mail que me enviara Francisco Puñal hablando de la Truca y su desaparición en los FX Visuales hoy día, no sin antes sentirme realmente muy consternado por la muerte de la Truca en el cine mundial, y luego de reflexionar sobre el asesinato de la nuestra a destiempo, me decidí a escribir este Post.

Bueno, primero que todo: el ICAIC si la asesinó a destiempo. Para todo el que me conozca, sabe de mi pasión por el cine y dentro de él, en lo más profundo, mi pasión también por la Truca y los efectos visuales. Por lo tanto reconocer que se acercan días funestos para ella es algo muy triste para mí. Obviamente yo he seguido al tanto de cuanta tecnología ha aparecido en este mundo para el área de los FX Visuales, por eso me atrevo aun a hablar y hasta escribir sobre ella. La Truca en Cuba no funcionó como en otros lugares, donde su función era puramente la ejecución de procesos de duplicaciones, más uno que otro efecto solicitado y super marcado por un editor, Fundamentalmente disolvencias y créditos sobreimpuestos.

En el ICAIC, La Truca fue un equipo, una herramienta, como lo era la cámara, el micrófono, las luces, la moviola. Era un equipo totalmente destinado a la creación. En ella se improvisaban secuencias, se experimentaba, también se hacía lo que el director quería, en fin, era un aparato muy complejo, pero muy dúctil para la manipulación de las imágenes.

Yo la conocí una mañana de 1963 en una rápida visita a Cubanacán, pues aunque pertenecía a Trucaje, estaba en los Estudios, a 20 Kms de La Habana, dentro del edificio del Laboratorio Blanco y Negro. Luego el destino me llevó a ella. Y desde entonces siempre ha estado presente en mi vida. En las dos: la personal y la laboral.

Explico todo esto debido a que, lamentablemente, la Truca comienza su viaje final, y digo comienza aun, porque en el cine millonario, obviamente ya dejó e existir, pero en el cine de bajo presupuesto aun sigue dando batalla en muchos países de la región y fuera de ella. No todo el mundo tiene acceso a los FX Digitales. Sus costos aun son grandes y por otra parte, la Truca sigue resolviendo problemas en muchas películas de formatos sencillos, de presupuestos normales, que no suben de los 3 o 4 millones de dólares.

Yo creo que e ICAIC se adelantó en sacarla de servicios. Eso sucedió allá por el año 1996. Recuerdo a Pedro Luis tratando de mantenerla a flote, en discusiones van y discusiones vienen, sin poder al final lograr salvarla.

Cada viaje que hacía a la Isla, la iba a ver, y cada año, la veía más y más cubierta por un saco de Nylon y oxidada. Y lo más triste: imagino que el Instituto desde entonces habrá gastado bastante dinerito en mandar a realizar a México o a España los efectos visuales de todos los filmes posteriores a esa fecha.

Yo se de lo que hablo, pues en mi vida creativa, hasta he tenido la oportunidad de trabajar los efectos digitales en un buen número de trabajos, ¿y saben que es lo más genial de todo?: que todas las posibilidades que ofrecen todos los programas de FX especiales están basados en la filosofía de trabajo de la Truca, y aun más, los de animación 2D y 3D, de las mesas de animación como la que trabajaba Pepín. Qué triste, pero que hermoso, ¿no?

Saludos y mil gracias por haberme permitido escribir estas líneas en recuerdo de los cientos de trabajos que pude realizar, y de ella, ¡mi Truca querida!

Jorge Pucheux

PD: El articulo enviado por Francisco Puñal y que motivara la anterior reflexión de Pucheux es el siguiente:

Pedro por ordenador
La diseñadora Ziah Fogel desveló en A Coruña los secretos del filme «Ángeles y demonios»

Autor:
Ana Lorenzo

Fecha de publicación:
9/7/2009

Las nuevas tecnologías permiten hacer efectos especiales, que muchas veces superan la propia realidad. Eso fue lo que ocurrió con la última película protagonizada por Tom Hanks, Ángeles y demonios , en la que se creó por ordenador una réplica de la plaza de San Pedro del Vaticano con todo lujo de detalles, ya que en ella transcurría gran parte de la historia.

Una de las artífices de esta simulación por ordenador, Ziah Fogel, participó ayer -en la Fundación Caixa Galicia de A Coruña- en la octava edición del festival Mundos digitales , donde desveló más de un secreto de esta producción. En primer lugar, confesó que la prohibición dictada por el Vaticano de no tomar imágenes de este monumento romano obligó a su empresa (Double Negative) a enviar a un grupo de turistas ficticios a sacar más de 250.000 fotografías de todos los rincones de este entorno, que luego se emplearon para la construcción tridimensional de este.

Posteriormente, se creó en Los Ángeles un set que reproducía parte de esta plaza y de la basílica, pero las medidas de este decorado no se adaptaban correctamente a la recreación realizada por Double Negative, por lo que hubo que hacer dos: una, usando un simple método de dos dimensiones, y otra, con un proceso más complejo en tres dimensiones, que se empleó para aquellas escenas en las que los distintos elementos de la plaza o la basílica se grababan en primer plano y necesitaban una mayor resolución, una exactitud que también se empleó en la iluminación.

Ziah Fogel cuenta con una larga experiencia en el campo de la recreación de multitudes por ordenador, puesto que trabajó durante varios años en la empresa estadounidense Pixar Animation Studios, donde supervisó esta tarea en las películas de animación Cars, Ratatouille y Wall-E. Por eso, para ella no era muy difícil configurar un plano donde miles de personas aparecieran llenando la plaza de San Pedro del Vaticano.

Multitudes virtuales
Sin embargo, a la hora de abordar este trabajo en Ángeles y demonios , Ziah Fogel y el equipo de Double Negative optaron por construir un nuevo software houdini , que permitió abarrotar de personas este entorno vaticano y darles una apariencia más realista. A pesar de estos avances, esta experta californiana confesó que esta producción fue muy compleja, y que para grabar cada una de las tomas principales se invirtieron entre dos y tres semanas, además de un laborioso proceso de preproducción que también llevó mucho tiempo.

CONVOCATORIA -II Festival Internacional de videoarte – Camaguey, Cuba – 2009

II FESTIVAL INTERNACIONAL DE VIDEOARTE “CAMAGUEY, 2009”
DEL 27 DE NOVIEMBRE AL 1 DE DICIEMBRE

BASES

PARTICIPANTES:
Podrán presentarse a esta convocatoria artistas de cualquier nacionalidad, sin límite de edad ni sexo.

OBRAS:
1-Cada artista o colectivo podrá presentar una o más obras, teniendo que ser originales.
2-Se convoca en las siguientes variantes genéricas:
• Monocanal o Monobanda
• Video performance
• Video danza
• Video instalación (video-escultura y video-environment). (En esta particularidad el autor se hará responsable del equipamiento, traslado y montaje de las mismas. Los organizadores brindarán los espacios, establecerán las coordinaciones pertinentes y apoyo de personal especializado).
3-Para las obras instalativas, se requerirá enviar un proyecto donde se incluyan los datos necesarios: planos, fotos, videos y breve descripción del funcionamiento.
4-La temática será libre, al igual que el tiempo de las obras.
5-Las obras se presentarán en soporte de disco, en los formatos: DVD, VIDEO-CD, (se recomienda el formato DVD).
6-Las obras, se enviaran a:
C O M I T É O R G A N I Z A D O R
II FESTIVAL INTERNACIONAL DE VIDEOARTE
CAMAGUEY, 2009
DIR: Cisneros # 159 / Cristo y Rosa la Bayamesa CP: 70 100. Telef. (53) 032 291508 Camaguey – Cuba
videocamfestival@yahoo.es – sandia@pprincipe.cult.cu
acompañando cada obra presentada con el FORMULARIO DE INSCRIPCIÓN y debiendo incluir además:
A: Currículum profesional del autor u autores.
B: Breve texto de referencia sobre la idea o el tema de la obra.
C: Foto de las obra(s) en formato digital (JPEG a 300 DPI).

EVENTO TEÓRICO:
-En el marco del Festival se desarrollará un evento teórico con los artistas, curadores y críticos invitados al evento.

ADMISIÓN:
1-Sesionará un jurado de admisión designado por el Comité Organizador, que estará compuesto por relevantes intelectuales.
2-El evento dispondrá de un número de capacidades para sufragar los gastos de invitación de los participantes nacionales seleccionados (pasaje, hospedaje, alimentación), por ello se reserva el derecho de invitación. Los demás seleccionados que deseen participar podrán hacerlo asumiendo sus gastos, en cuyo caso, previo contacto con el Comité Organizador, se podrá coordinar hospedaje en hoteles y villas de la ciudad. En ambos casos se debe abonar una cuota de participación, de 50 pesos MN para los participantes nacionales y 50 CUC para los participantes extranjeros, (A EFECTUARSE EN EL MOMENTO DE LA ACREDITACIÓN), esta mínima cuota le dará el derecho a:
– Recibir la acreditación, catálogos y asistencia a conferencias.
– Cóctel de bienvenida, y clausura.
– Transporte a las diferentes subsedes.
– Un recorrido por el Centro Histórico de la Ciudad.
– Participación en las actividades colaterales y fiesta de clausura.
3-Todas las obras en su registro digital pasarán a formar parte del archivo del evento, siendo utilizadas solo para presentaciones culturales, no comerciales y como parte del Festival en su vertiente itinerante.
4-Las obras seleccionadas se darán a conocer a través de los medios y las direcciones de correo de los autores participantes
PREMIOS:
– Se otorgará el premio UNEAC (Unión nacional de Escritores y artistas de Cuba). Se otorgaran además varios premios de instituciones nacionales e internacionales, consistentes en tecnología, financiamiento y promoción. Estos serán otorgados sin división de categoría o géneros y según los criterios de cada institución auspiciadora de los premios.

FECHA DE ENTREGA: Las obras serán aceptadas hasta el 29 de agosto del 2009.
NOTA: La omisión o falsedad de cualquier dato solicitado supondrá la exclusión del concurso. No serán consideradas las aplicaciones que no estén completas.

II INTERNATIONAL FESTIVAL OF VIDEO-ART
OF CAMAGUEY, 2009
From November 27th to December 1st
GUIDELINES
Eligibility
This festival is open to all video-art makers around the globe, without age or sex distinctions.
Submission
1-Every artist or group of artists will have the choice to submit one or several works, while all works to be sent are originals.
2-Works to participate will be enclosed in the following genres:
• mono-channel or mono-band
• video performance
• video dance
• video installation, (in both of its variants: the video-sculpture and the video-environment; in such a case, it will be the author’s full responsibility to transport and ensemble the piece. The organizing committee will provide the spaces, coordinate all needs and provide the supporting specialized personnel for the ensembling).
3- Art-works will be no topic or time restricted.
4- All works will be presented on disk, in the following formats: DVD, VIDEO-CD (DVD is strongly recommended, though)
5- All works should be sent to:
O R G A N I Z I N G C O M M I T T E E
II INTERNATIONAL FESTIVAL OF VIDEOART

CAMAGUEY 2008
DIR: Cisneros # 159 / Cristo y Rosa la Bayamesa CP: 70 100. Telef. (53) 032 291508 Camaguey – Cuba
videocamfestival@yahoo.es – sandia@pprincipe.cult.cu
together with the already filled-out registration form and also:
A author’s or authors´ professional résumés
B a brief description of the idea or topic resulting in the piece
C photos of the art-work or works – in digital format (JPEG 300 DPI)
Space for discussion and debate
Throughout the festival, an international event for discussion and debate will take place with the participation of
all artists, academics and critics invited to the Festival.
Admission of works
1-A jury, designated by the organizing Committee, will be appointed for the admission of the art-works, which will be formed with relevant personalities in the world of arts.
2-The Festival will accept a determine number of selected artists invited to the event. For such a purpose, a small participation fee may be required, so as to cover accommodation, transport and nourishment expenses. Thus, the Committee representing this Festival will have the right of selecting the participating artists, and will also allow the inclusion and participation of other figures invited to the event only when they assume to pay for their full expenses. Any artist in such a position will need to contact the Organizing Committee, previously, to coordinate all choices possible to be accommodated in hotels or city private lodgings (very comfortable not expensive B&B) any other needs. In both of cases, a participation fee of the equivalent to $50.00 cuc which will allow a participation diploma, registration, catalogues, the attendance to conferences, welcome and farewell cocktails, city tour and the participation in the rest of the activities attached to the development of the festival (to be paid at the moment of the registration).
3- All Works, once participating, will be part of the festival records, to be used and exhibited under no commercial interest whatsoever and only for cultural and educational purposes and as part of the itinerant concept the festival provides.
4- The selected works will be announced through the media and the email.
Awards:
– The UNEAC Award (spanish for: Cuban National Association of Artists and Writers) will be given. Several nacional and international institutions will also award the winners with technology items, financial support and publicity. Such awards will not correspond to any specific category or genre participating, and will arise from the criteria of the different institution representatives involved.
Deadlines Art-works will be accepted until August 29th 2009 and no further on.
NOTE: Any omission or falseness in the personal information requested will presuppose the immediate exclusion from the festival, incomplete applications will be disregarded.

II FESTIVAL INTERNACIONAL DE VIDEOARTE
DE CAMAGUEY, CUBA – 2009
DU 27 DE NOVEMBRE AU 1° DÉCEMBRE

APPLICATIONS
PARTICIPANTS:
Pourrons se présenter au Festival artistes de n’ importe pas quelle nationalité, sans limitations d’ âge ou sexe.
ŒUVRES:
1-Chaque artiste ou groupe pourra présenter des œuvres originales.
2-Les genres seront les suivants:
• Monobande
• Video performance
• Video danse
• Video installation (video-esculpture et video-environnement). (Dans cette modalité l’ auteur sera le responsable de l’ équipement, de la transportation et du montage. Les organizateurs offrirons l’ espace et les coordinations appropriées et l’appui par le personnel spécialisé ).
3-Pour les œuvres installatives il faudra envoyer un projet avec les dats nécessaires: plans, photos, videos, brève description du fonctionnement.
4-La thématique sera libre comme la durée des œuvres.
5-Les œuvres seront présentées en disques de format: DVD, VIDEO-CD, (le format DVD c’ est recommendé).
6-Les œuvres seront envoyées à: C O M I T É O R G A N I Z A T E U R
II FESTIVAL INTERNACIONAL DE VIDEOARTE
CAMAGUEY, 2009
DIR: Cisneros # 159 / Cristo y Rosa la Bayamesa CP: 70 100. Telef. (53) 032 291508 Camaguey – Cuba
videocamfestival@yahoo.es – sandia@pprincipe.cult.cu
Il faut présenter chaque œuvre accompagnée du FORMULAIRE D’ INSCRIPTION en joigmant en plus:
A: Curriculum professionnel de l’ auteur ou des anteurs.
B: Bref texte de référence à l’ idee ou thème de l’ œuvre.
C: Photos des œuvres en format digital (JPEG à 300 DPI).
RENCONTRE THÉÓRIQUE:
Dans le Festival il y aura une rencontre théorique avec les artistes, curateurs et critiques ìnvités à la réunion.
ADMISSION:
1-Il y aura un jury d’ admission désigné par le Comité Organizateur formé par des intellectuels renomés.
2-Le Festival aura un nombre de places destiné à payer les frais d’ invitation des participants nationaux sélectionnes, (billets, logement, alimentation); à cause de ça le droit d’ invitation est réservé. Les autres sélectionnés qui désirent y participer devront payer ses frais, dans ce cas il faut contacter d’ abord le Comité Organizateur, la coordination du logement sera dans les hôtels et villas de la cîté. Dans les deux cas il faudra abonner 50 pesos (monaie nationale) par les assistants nationaux et 50 CUC par les assístants étrangers, l’ abonnement sera effectué au moment de l’ accréditation et donnera le droit de:
– Recevoir l’ accréditation, catalogues et asístanse anx conférences.
– Cocktail de bienvenu et de clôture.
– Transportation aux différentes subsièges
– Un parcours par le centre historique de la vílle.
– Participations aux activités collatérales et fête de clôture.
3-Toutes les œuvres en registre digital vont integrer les archives du Festival et seront utilisées en présentations culturelles et dans le Festival comme versant itinérant. .
4-Les œuvres sélectionnées seront diffusées par les mas-médias et par les adresses e-mail des auteurs participants.
PRIX:
Sera décerné le Prix de l’ UNEAC (Union Nationale des Écrivains et Artistes de Cuba)seront décernés aussi différents prix des institutions nationales et internationales, consistant en technologie, financement et promotion. Ceux-ci seront décernés sans division de cathégories on genres et selon le critère de chaque institution qui représente le prix.
DATE D’ ACCUEIL: Les œuvres seront acceptées jusqu’ au 29 août 2009.
NOTA: L’ OMISSION OU FAUSSETÉ DE DATS SOLLICITÉS IMPLIQUERA L’ EXCLUSION DU CONCOURS. NE SERONT PAS CONSIDERÉES LES APPLICATIONS INCOMPLETES.