PUCHEUX SOBRE UN SECUENCIA MEMORABLE DE “CLANDESTINOS”

SOBRE EL FINAL DE UNA PELÍCULA Y CLANDESTINOS.
por Jorge Pucheux

Hay finales buenos y malos, indefinidos, insospechados, inconclusos, confusos, geniales, horribles. Existen muchas maneras de finalizar un filme.

No todos los guionistas y directores encuentran el final deseado. Por experiencia lo he podido comprobar. Muchos de estos finales se han modificado en la etapa final de la Post, situación esta bien grave, pues es de suponer que esto hubiera quedado ya bien claro desde el guión técnico, mucho antes, en la etapa de la Pre. Pero lo cierto es que muchas veces no es así. Lo dejamos todo para la Post, porque la Truca o los programas hoy día de efectos especiales, todo lo pueden resolver. Esto es un enorme error.

Quiero utilizar el ejemplo de “Clandestinos” debido, primero, a que si respetó el guión según tengo entendido, y segundo, porque me da la posibilidad de comentar algunos aspectos que desde hace mucho tiempo me molestan en las noches, cuando sobre todo veo un filme cubano o latinoamericano.

Me voy a referir al mal uso del guión literario. Digo mal uso, porque muchos directores en nuestro continente se lanzan a la filmación con él en la mano, so pretexto de poder ser bien creativo ante la puesta en escena, lo que sí es cierto, pues nos permite determinada libertad a la hora de las acciones dramáticas y los encuadres y movimientos de cámara. Es correcto, pero a lo que me refiero es a los excesos de este criterio.

Veámoslo de otra manera, todo filme tiene un Plan que cumplir, un calendario de filmación, ¿qué pasa entonces cuando producto de cambios creativos en una escena o en un plano el realizador tiene toda la potestad para hacer lo que desee? Seguramente el Plan se atrasará y además habrá que pagar las horas de todo el Staff.

La pregunta es: ¿qué pasó que el Director y el Productor no fueron a la filmación con toda la información en la mano previamente estudiada y requete estudiada durante meses y semanas? ¿Es que realmente esto se hace para permitir la total creatividad?

Vivo hace ya mucho tiempo fuera de Cuba, he trabajado en muchos Medios y diferentes Proyectos incluso con los Norteamericanos, y si aprendí algo que la gente de Dibujos Animados y Efectos especiales de cualquier parte del Mundo conocen muy bien, y cada día se esmeran más. Me refiero al Guión Técnico y al Story Board. Ahí, en esos papeles está el filme completo de la A a la Z . Todo, todo escrito y dibujado, plano por plano y claro está con espacios bien claros para los momentos en que haya que hacer modificaciones debido a las circunstancias de la filmación.

Por acá por estas tierras hay un Slogan en un comercial de TV que dice así, TODO EL MUNDO TIENE UN JETTA EN LA CABEZA, o lo que pudiera decir. TODO EL MUNDO QUE TRABAJA EN UNA PELÍCULA, HAGA LO QUE HAGA, ESTÉ DONDE ESTÉ, TIENE SU PROPIA PELÍCULA DE LA PELÍCULA EN LA CABEZA. Entonces , cuidado con esto: EL GUIÓN ES LA PELÍCULA.

Se de la frescuras de muchos de nuestros films, de sus bondades, de sus realizaciones tan creativas, pero ¿acaso no pudieron ser mejores? Bueno eso ya es historia, pero los jóvenes estudiantes, los nuevos creadores deben sensibilizarse con estos dos elementos tan importantes a la hora de salir a filmar, el momento en que todo debe deslizarse como la mantequilla sobre la tostada. Solo hagan la prueba. Señores, el mundo del cine cada día es más exigente.

Volviendo a “Clandestino”, sé que en muchas escenas hubo la preocupación por estos aspectos. Esto se siente en el filme, si no que me desmienta Fernando Pérez. Muchas veces hablamos de todo esto y vi papeles, dibujos, etc. aunque lo cierto es que en el ICAIC muy pocos utilizaron Guiones técnicos y mucho menos StoryBoard, solo los directores de Dibujos animados, pues ahí les iba su vida.

También es muy cierto que no teníamos muchos especialistas en esa técnica como existen en otras latitudes. En “Clandestinos”, y ahora me referiré a su final, estaba bien planeado, pero en el guión se planteaba que el filme terminaba con Isabel Santos agarrando el cadáver recién asesinado de su compañero, en este caso de Luis Alberto García. Ahí finalizaba todo, por lo tanto se filmó varias veces este plano y se me entregó para que lo procesara en Truca haciéndole un CONGELADO DE IMAGEN, o como se dice en el oficio, un STOP MOTION. Y aquí me voy a detener, para explicar otro asunto que me hace a veces sufrir. Para muchos creadores el final se resuelve con un Congelado. Se congela la imagen y suben sobreimpuestos los créditos finales y chao, se acabó.

Cuando se va a hacer un efecto de este tipo, primero, se debe estudiar bien si es el final que debe llevar, si está acorde con el mensaje del filme, si es verdaderamente necesario parar la imagen, pues todos estos efectos tienen una simbología y una codificación determinada.

Y segundo, escoger bien el fotograma en donde se va a detener la imagen, si es verdaderamente esa foto la que debe quedar, enunciándonos un mensaje bien claro. En el plano final de “Clandestinos”, Isabelita levanta la vista y con una mirada de valentía y de optimismo se nos queda mirando fijamente. Observen bien el cuadro fijo, observen bien esa mirada, hubo por delante y por detrás cientos de imágenes increíbles, parecidas, pero fue ese cuadro y no otro el que necesitamos para terminar. Y claro, después lo ayudé algo más haciéndole un pequeño Zoom en la Truca.

Hoy día nada es gratuito, todo está ya pensado. La Postproducción comienza con el Guión, ¿o acaso no vemos y montamos imágenes en la cabeza? La improvisación es importante, a veces, pero no siempre, pues se puede convertir en nuestro mayor enemigo. Al menos esa es mi experiencia de tantos años. A veces me digo, caramba, esto o aquello lo pudimos haber hecho mejor, pero como dije antes, eso es pura historia. Aunque duele y mucho.

II. Más sobre CLANDESTINOS.
(El gran plano general del estadio del Cerro).

Secuencia del Estadio de pelota en La Habana de los cincuenta. Unos jóvenes revolucionarios lanzan proclamas contra el régimen de Batista y se lanzan al terreno… De pronto el público cubano tiene ante sus ojos, y a todo color, el mismo estadio del Cerro de aquella época, con sus anuncios comerciales, y hasta la misma hora en que realmente sucedieron los hechos.

Demos un salto hacia atrás, y caigamos en justo el momento de la génesis del plano. Como bien expresé con anterioridad donde comentaba sobre las tres etapas de la Producción de una película (PRE, PRO Y POST), y la importancia, tanto del guión técnico como del Story Board en este proceso, “Clandestinos” fue un ejemplo de buena planificación. A veces estas etapas hay que saltarlas, y para el logro de este gran plano general del estadio de pelota, tuvimos que comenzar en los primeros días del comienzo de la Preproducción.

En este trabajo participamos el pintor y diseñador René Ávila, Pedro Luis Hernández (ambos fallecidos), Pepín Rodríguez, otros compañeros, y un servidor. Para iniciar la primera etapa del trabajo, tuvimos acceso a las fotografías de la revista Bohemia de los sucesos de aquel día. Fueron varias fotos desde distintos ángulos, todas en blanco y negro. De ese material sacamos los diseños de los anuncios y copiamos la hora y la forma del reloj marcando la hora exacta del evento, así como la torre de luces en que se encontraba. Posteriormente en varios viajes al estadio, y desde la gradería, comenzamos a realizar una serie de mediciones y pruebas de encuadres y angulaciones para saber dónde era el mejor emplazamiento para el gran plano general. Una vez definido el emplazamiento y el tipo de encuadre, Ávila colocó delante de la cámara, en una especie de atril, un cristal de 1 x 1 metros, en el cual y con un lápiz graso marcó la zona donde irían los anuncios, las torres y el antiguo edificio almacén de la Westinghouse.

Ya en Trucaje, comenzó a pintar toda el área que antes había delineado y marcado. Poco a poco fue apareciendo el dibujo perfecto de lo que en una época hubo allí, grandes anuncios, las torres de luces y demás elementos que habíamos visto en las fotos. Esta pintura duró varios días, (mientras la película seguía con su Plan de Pre, locaciones, Casting, luces, Arte, atrezos, maquillajes, vestuarios, autos de época, la música de Edesio, etc, todo lo acostumbrado a ejecutarse en la Pre.

Ya finalizado el gran dibujo, (no se si aún estará guardado el cristal con esa pintura), fue llevado con mucho cuidado al estadio y montado en el atril, (que no se le había movido desde la primera vez en que se le hicieron los primero trazos). Allí comenzamos a ajustarlo con relación a la imagen real, mirando con mucho detenimiento por el visor de la cámara (fue una cámara Mitchell NC). Una vez ajustado el cristal con el dibujo, le filmamos unos segundos y rápidamente el rollo fue enviado al Laboratorio Color, (en este tipo de efectos es necesario siempre hacer pruebas de ajustes a través de filmaciones cortas). La Pre continuaba y Fernandito de vez en cuando nos hablaba. Sabíamos que tenía plena confianza en el equipo. Trabajábamos tranquilos y seguros.
Conversábamos sobre el tiempo de realización de este efecto, de cómo lo veíamos, de cómo quedaría, en fin, las lógicas preocupaciones de un director que está en mil cosas a la vez.

Varios días después ya estábamos listo para filmar el plano (todo este tiempo la cámara y el cristal en el atril nunca se movió, ni un centímetro, a pesar de los habituales juegos de pelota). Para esta filmación fue necesario colocar un pequeño grupo de extras, que hubo que conseguir con los vecinos del barrio. Pero atención, esta filmación con los extras ya había sido contemplada mucho antes, desde el primer día en que comenzamos a pensar en este Plano. Incluso se trabajó también con los escenógrafos sobre la necesidad de hacer en grande, a escala real, los anuncios que se iban a poner después, más adelante, en las filmaciones ya establecidas para el rodaje total del filme en la etapa de la PRO.

Hoy día cuando vemos el plano en cuestión dentro del montaje, vemos a miles de personas “en aquella época” observando todo la acción que estaba sucediendo en el terreno de pelota. Pero fueron solamente unas 100 personas, más un cristal dibujado frente a la cámara, a solo 2 metros del lente. Lo demás fue pura edición de los planos filmados en vivo en el terreno.

Lo importante de un filme es su especial y profunda planeación, desde mucho antes de que se comience y a veces, hasta desde la misma confección del guión. Solo este efecto fue realizado en la PRE , el resto, incluyendo el famoso apagón, se trabajaron en la POST.

Hubiéramos deseado como equipo haber realizado más efectos como estos, quizás en otras películas de temas históricos, pero lamentablemente, muy pocos directores pensaron en esta posibilidad o simplemente no quisieron o no creyeron o no lo vieron.
Como dije anteriormente, el cine de ficción nunca apostó por la audacia en los efectos visuales.

Publicado el junio 23, 2009 en TRUCAJE. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: