SOBRE EL TRUCAJE EN “EL EXTRAÑO CASO DE RACHEL K”

ALGO DE TRUCAJE EN UN FILME CUBANO DE CINE NEGRO.
Por Jorge Pucheux

Hace días que me vienen recuerdos de un filme cubano del que casi nadie habla. Es una película de aparentes gángters, pero en realidad aborda también los días aquellos en que gobernaban los bandidos en nuestro país. Era la época de Machado, de los grandes casinos, de la mafia americana en La Habana.

Me refiero al filme de Oscar Valdés, “EL EXTRAÑO CASO DE RACHEL K” (1973), el cual no cuajó en el gusto del público y la crítica, aunque debo decir, y lo recuerdo bien de palabras del mismo Oscar, no se le dio el verdadero apoyo que demandaba una obra como esa.

Todos sabemos que la reconstrucción histórica, y no importa si es del siglo pasado, o antes pasado, o de la colonización de la Isla, o de Roma, lleva un trabajo cuidadoso, meticuloso, de mucha información, estudio, etc, pero también de recursos, los necesarios para lograr credibilidad en el público. Sabemos también que en esa etapa el Instituto no tenía las suficientes condiciones para entregarle a su director todos los recursos que este tipo de filme requería. Prueba de esto es la solicitud que me hiciera Oscar, para al menos poder cerrar de una manera digna una secuencia, que para la historia en cuestión era definitoria. Hay un atentado típico de la época, de un coche a otro, a disparos de ametralladoras Thompsom, por un costado del Hotel Nacional de Cuba. El coche asaltado quedaba totalmente baleado. Ese era al final de la escena, el propósito, así como que se viera todo el desastre que causaban los impactos de los disparos en el auto.

Oscar nos fue a ver para solicitarnos que lo ayudáramos a lograr esta secuencia, pues, a los autos no se les podía dispara, ni romper, ni tocar. Obviamente, cómo diablos iba a poder filmar. Tuvimos unas horas de trabajo de mesa buscando una solución entre el director de fotografía, Jorge Haydú, Sergio San Pedro, el productor, Roberto Bravo, el editor y el equipo nuestro.

Poco a poco fueron saliendo las ideas resultando que una parte se filmaran tal como lo tenían pensado en el guión de Jesús Díaz y la otra, filmando pedazos de otros autos, recibiendo los disparos, algunos en cámara lentas, sobre cristales, trozos de parabrisas viejo, etc. Luego con un buen montaje se trataría de completar el resultado final de la secuencia. Los coches nunca fueron tocados, ninguno recibió un balazo, todo fue montado en Truca y en edición.

Y no se lograron aún mejores momentos debido a que no tuvimos más partes de autos de la época que pudiéramos utilizar, además del ya poquísimo tiempo de que disponíamos. Lo cierto es que ahí está la secuencia en el filme, y creo, después de tanto tiempo, que a pesar de su simpleza y de todos los obstáculos que Don Oscar tuvo que enfrentar, la secuencia del atentado, tan vista en este tipo de cine, fue totalmente lograda.

Un comentario por parte de su productor nos aclararía mucho mas todo lo que arriba menciono, aspectos que tuvieron que ver directamente con el trabajo de producción. !!!San Pedro decídete hermano¡¡¡

Saludos, Pucheux.

Publicado el mayo 24, 2009 en TRUCAJE. Añade a favoritos el enlace permanente. 4 comentarios.

  1. Nunca he visto “El extraño caso de Rachel K”, de Oscar Valdés, pero no dudo que haya sido una gran película, Ya su documental “Vaqueros del Cauto” fue uno de los mejores de los años 60. Lúcido y cultivado, Oscar no jugaba a las posturas políticas, tan de moda en esa época, ni andaba con un Manual de Marxismo bajo el brazo — cosa que hacía ostentosamente un mediocre director que se convirtió en mediocre y sectario funcionario cultural del quinquenio gris. Hoy este pobre personaje es un mediocre (¿qué otra cosa podía ser?) exilado en Colombia y donde dijo digo dice diego.
    Pero Oscar no era ni mediocre ni oportunista. Recuerdo la apuesta que le hizo a Pastor Vega en las primeras horas de la invasión de Checoslovaquia por la Unión Soviética. Pastor aseguraba que Fidel criticaría la invasión por ser la intromisión de una gran potencia en los asuntos internos de un pequeño país. Después de todo, ese era el gran principio de la Revolución Cubana. Oscar, por el contrario, apostaba a que no, a que a Fidel no le iba a quedar más remedio que apoyarla. Cuba dependía demasiado de la URSS para que se pudiese dar el lujo de desafiarla públicamente. Luego de 6 ò 7 horas en la embajada rusa, Fidel dio su discurso, apoyando la invasión. Pastor perdió su dinero.
    A pesar de su lucidez política, o tal vez por ello, lo único que realmente apasionaba a Oscar Valdés era el cine, y por el cine estuvo dispuesto si no a jugarse la vida, por lo menos a buscarse un buen lío. Estando en Berlín Oriental a propósito de un viaje al Festival de Leipsig, precisamente con “Vaqueros del Cauto”, Oscar se enteró que en Berlín Occidental ponían “Hatari”, de Howard Hawks. Ni corto ni perezoso, y sin decírselo a nadie, cruzó la línea que dividía el sector ruso del americano, la famosa Checkpoint Charlie, ya que los cubanos todavía tenían visa permanente a todos los países de Europa occidental: una regulación que nos quedaba de la época de la República. Oscar vio la obra de su maestro —¨Vaqueros” debe mucho a “Río Rojo” — y regresó al sector oriental, a su hotel, como si simplemente se hubiese dado un paseo por el parque. Ya en La Habana me contaba esta anécdota sin darle la menor importancia al incidente político que hubiese provocado su “ida al cine”, si lo hubiesen detenido a un lado u otro de la frontera. De lo único que le interesaba hablar era de “Hatari” y de la inesperada influencia de Antonioni que creía encontrar en los “tiempos muertos” de la película. Ese era Oscar Valdés. Un auténtico cinéfilo reconocerá en esta anécdota un verdadero semejante,

  2. jorge pucheux

    Muy hermoso comentario Don Fausto. Así mismo era Oscar.Recuerdo una vez en el aeropuerto de Praga, en viaje a un Festival, que a Oscara se le perdió su maleta. Fue tanto la algarabía por su maleta , que al cabo de una hora lo llamaron y con mucho mieterio, unos segurosos, le preguntaron señalando un cajón de madera usado en la escuela al campo por los jóvenes entonces y pintado de morado, qué si ese era su llamada maleta. Oscar dio un salto y muy agradecido , la tomó de la mano y siguió viaje comentando _.Cómo no iba a aparecer mi maleta carijo¡¡¡
    Oscar era todo cine. Nunca lo olvidaré¡¡¡

  3. Reynaldo Gonzalez

    Querido Juani, aunque permanezco apartado de tu imprescindible correspondencia “blogueada”, te digo que ese diálogo con Pucheux vale un Potosí. Y en particular todo lo referente a El extraño caso de Rachel K me parece de gran interés. En esa década, asolada por productivismos y normativismos, lo que pudiéramos denominar rizar el rizo también desde el celuloide, y que no dejó incólume al ICAIC aunque así lo pregonen, es de gran interés. Es una película única en su género y más en aquellos años. Revela el talento y el deseo de hacerla. Por supuesto que la crítica cegata no dio en el blanco o prefería errar. El esfuerzo de Oscar evidenciaba su cultura cinematográfica, un disfrutre del cine, y aunque “no lograda” frente a tantos “logros ” de la época –la banderilla no podía faltarle al toro–, un tanto ajeno a la inmediatez. Alguna vez deberíamos analizar la contumacia de una no crítica que, curiosamente, entonces estaba fundamentalmente en manos de aspirantes a cineastas. Saluda a Pucheux, Reynaldo González

  4. bueno, no e podido encontrar la pelicula en la web, sin embargo no dudo que es una gran filmacion por oscar, las ganas de encontrarla y poder verla y analizarla son fuertes.
    me gustaria saber por que no hay mayor informacion sobre la pelicula en la web, es decir, eh encontrado sobre los actoresy esas cosas, pero informacion de la pelicula en sí, no hay mucho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: