Archivos diarios: marzo 4, 2009

JORGE LUIS SANTANA: MAS SOBRE LO JOVEN Y LA HISTORIA

Juan Antonio:

No soy ningún crítico ni escritor, por lo que esto son solo algunas reflexiones que me provocaron los mensajes anteriores. Los comentarios en torno a la muestra de jóvenes realizadores me parecen bien. Concuerdo perfectamente con las apreciaciones y criterios de Abelardo Mena, muy a tono con nuestra forma actual de pensar.

Solo tengo una interrogante, ya que se está convocando a dirigir más la atención, (institucionalmente) hacia este nuevo fenómeno, (relevante ya desde hace algunos años) de la producción descentralizada del audiovisual; no solo de producciones puramente, por así decirlo, “cinematográficas”, sino también desde la plástica, videoartes, videoinstalaciones,etc., que, sin duda de un modo mucho más abarcador y profundo, conforma el imaginario de una realidad Cubana contemporánea.

Entonces, me pregunto por que el próximo encuentro de la critica cinematográfica de Camaguey 2009, se centra en la época “Dorada” del cine cubano de los 60, en vez de ajustarse y debatir las complejidades del mundo actual en el audiovisual contemporáneo, influencias internacionales, políticas y estrategias de inserción, acompañamiento teórico en alguna medida de lo que ahora mismo está sucediendo.

Estoy seguro que esos temas se debatirán en alguna medida, pero me parece muy sintomático y contradictorio en los momentos actuales, es mi modesto entender, la formula de “volver a los clásicos” y a la fundación, que sin duda están allí, pero ¿que está pasando con nuestra realidad de ahora mismo?, ¿tendremos que resignarnos, como en el caso de otras noticias, a las referencias de debates en espacios internacionales?.

Gracias,

Jorge Luis Santana (artista plástico)

PD: ANNA ASSENZA SOBRE 8º VA MUESTRA.

LA BÚSQUEDA DEL CONSENSO A TODA COSTA ¿PA QUE?.(Subtitulo: ¿O las furias del interés privado?)

…Son los ‘signos’ de los tiempos, y es inútil querer ocultarlos bajo mantos de púrpura o hábitos negros, no indican que ‘mañana’ vayan a ocurrir milagros, pero demuestran cómo hasta las clases gobernantes empiezan a darse cuenta vagamente de que la sociedad actual no es algo pétreo e inconmovible, sino un organismo susceptible de cambios y sujeto a un proceso constante de transformación…
…acogeré con los brazos abiertos todos los juicios de la crítica ‘científica’, en cuanto a los prejuicios de la llamada opinión publica , a la que jamás he hecho concesiones, seguiré atendiéndome al lema del gran florentino (Dante Alighieri) ‘non ti curar di loro ma guarda e passa’ (sigues tu camino y no escuchar a nadie).

Esto es para citar a Marx que siempre sirve de vez en cuando sacarlo a la luz…

…o como dice un dicho árabe o el titulo de una novela de Truman Capote: ‘los perros ladran, la caravana sigue’.

Cuando era todavía una adolescente (en la década de los 70’) me sentía muy afortunada por ser hija de sicilianos pesados y anticuados, o mejor dicho: mafiosos sin remedio en sus vísceras mas recónditas, o sea un hecho cromosómico, como lo llamo yo: ‘Herencia cromosómica subconsciente de un pensamiento histérico chantajista’; en mi casa había una biblioteca que cubría las 4 paredes de la sala de lectura, algo que solamente una clase social alta tenia la fortuna de poseer. Mis padres estaban muy contentos del hecho que yo fuera curiosa y fanática a la lectura, pero no se daban cuenta que mientras mas yo leía mas gana tenia de tomar una pluma en la mano para contestar a todos aquellos genios de la literatura, formándome así como pensadora independiente, imagínese cuando descubrí estas letras que cite aquí arriba, que como adolescente yo traduje: ‘me importa un pito de la opinión de los demás”.

Desde entonces nunca me han gustado los ‘Consensos’ de los adultos o las etiquetas que ese mundo nos proporciona constantemente para definir a toda costa algo que sucede fuera de su propio control, siempre estuve fascinándome por la tecnología que avanza sin remedio. Para mi gusto una cámara es una pluma que escribe sin pedir permiso a nadie, un ojo curioso que es capaz de mirar todo lo que le parece digno de ser impreso en la memoria, una-un adolescente que nunca pierde la gana de jugar, una-un adolescente curioso y jodedor, alguien que tiene el valor de mostrar-se a la multitud para decir algo a gritos, valioso o no poco importa, lo mas importante es la osadía, la valentía de echarse encima todos los perros que ladran y no hacerle caso… lo mas importante es leer para aprender el habito de la ética cósmicamente justa… y leer es algo intimo, es el primer paso para Ser en un futuro próximo lo que se nos antoja, las consecuencias son siempre nuestras, dolorosa o no.

La Muestra de cine de los jóvenes realizadores por lo tanto yo la tomo por lo que es: un espacio significativo y necesario, simplemente porque es y punto. Yo puedo gozar de ello o no, es mi libertad. En los días de hoy cualquier ojo puede fijar algo en una pantalla, ¿porque no? Hasta un celular puede servir para eso, así que de que sirve querer a toda costa el consenso de los ‘adultos’? Yo me sentía afortunada cuando era una adolescente y leía todos aquellos libros, decía una cuartilla mas arriba, por ser siciliana, mujer y ciudadana de una isla subdesarrollada, eso me forjó como luchadora ya que de censores estaba lleno el mundo en aquel entonces histórico siciliano, me permitió aprender decir las cosas que siempre he considerado cósmicamente justa al momento, o sea ‘ahora’, sin importarme las consecuencias, el justo ‘pese a quien le pese’; cuando documento algo nada me importa si me dan consenso o menos, pararse atrás de eso no conlleva a ningún lugar históricamente contemporáneo, o sea: lo que fue impreso hace 5 años ya es historia, se convierte automáticamente en ‘Cult’ necesario para no perder la ‘memoria’.

Como cine-mato-grafara (en italiano: una que hace cine por dilecto propio) no me interesa el consenso televisivo o festivalero, me lo enseñó Pasolini y todos los que le siguen después de el… aquí en Cuba Titón, Santiago Álvarez, Rapi Diego, Fernando Peréz, Terence Piard, Iskander, Daniel Díaz Torres, y otros tantos mas que siento no recordar sus apellidos como lo del joven (en el 2003) Italo Elo, de lo cual pero me acuerdo los títulos de sus obras: ‘El jardín de Norma’, ‘Intimidad entre A y B’, ‘Intimidad entre A y B 2’, y todos los que poco les importa si sus películas son vendibles o menos, si estamos en contra el capitalismo cruel tenemos que serlo hasta el ultimo aliento y en todos sentidos. El cine para mi no es una industria, mas bien es algo mas que eso, es ‘Arte del decir cosas que tengo por dentro y quiero sacarla a la luz de una pantalla-muro donde gente-publico pasa y sacará su propia conclusión’…y mientras filmo pienso firmemente lo que pensó otro Grande de la Historia que dijo: ‘¿Acaso tengo derecho a confundirme con aquellos a quienes hoy se presta atención? Lo que a mi me pertenece es el pasado mañana. Algunos hombres nacen póstumos.’

En fin, no quiero ofender a nadie con mi opinión, pero sí me da gusto hablar de esto, quizás mi pensar les pueda dar a los jóvenes de hoy la fuerza de continuar a buscar caminos sin pararse demasiado en buscar consensos… y sin darle demasiado peso a las dificultades o a los problemas. Viva Dios que existen los problemas, eso comporta siempre una resolución, es una ley matemática: problema-desarrollo-solución. Estamos vivos, eso es lo esencial de la cuestión.
Personalmente estuve muy feliz en estos días de la Muestra, ¡Gracias, Marisol y a quien por ella¡

Anna Assenza
(cine – mato – grafara independiente de las pesadeces)

OTRO COMENTARIO DE GUSTAVO ARCOS SOBRE NUEVOS REALIZADORES

El post de Abelardo a partir de las observaciones que hice sobre la recién finalizada Muestra de Nuevos Realizadores contiene algunos puntos que estuvieron sobre la mesa de discusión del evento. Por ejemplo, la necesidad de hacer extensiva estas presentaciones de filmes a otras provincias, países o espacios de la ciudad.

Hay un sentimiento general de que el cine alternativo o semiindependiente apenas se conoce. Falta mucho que avanzar en ese sentido, darle promoción y encontrar espacios sistemáticos en la televisión o las salas para su exhibición. Pero para ser también justos, se ha ganado algo en comparación con las primeras de estas ediciones. La sala de video del Centro Cultural del ICAIC, el cine Infanta, la Sala Caracol de la UNEAC han sido algunos resquicios por donde se ha colado el audiovisual joven, más allá de los días de la Muestra. Algunos materiales premiados en la edición del 2007, acompañaron estrenos cinematográficos en la capital, intentando reeditar aquellas recordadas tandas de otras épocas que incluían noticieros ICAIC, documentales y filmes.

En provincias la cosa deja que desear. Autoridades locales, ideólogos, promotores o directores de los Centros Provinciales de Cine, toman decisiones arbitrarias sobre estos materiales, censurando su exhibición o reduciéndola a brevísimos momentos. Yo personalmente he encontrado obstáculos y recelos de estos “directivos” en provincias a la hora de promover las obras. Proliferan figuras que investidas de autoridad determinan que ponen en “su granja” sin importar lo que ocurra en la capital con esas mismas películas, imponiendo una suerte de ¡aquí mando yo!.

Hubo propuestas de utilizar las salas de video que posee la UNEAC en casi todo el territorio para propagar estas obras. En ese sentido habría que, desde la oficina de la Muestra en el ICAIC realizar copias de los trabajos más relevantes y enviárselos a provincias. También deben hacer algo los propios realizadores para insistir con las autoridades o promotores culturales locales, en la exhibición y debates de sus obras. Hay que tomar acciones y no sentarse a esperar por las instituciones o la voluntad de la gente. Las universidades o centros culturales que por decenas existen en toda la isla pueden hacer de estas exhibiciones una regularidad. La A.H.S debería tomar cartas en el asunto, promover y gestar todo tipo de iniciativas al respecto. Ellos tienen muchos contactos en las Universidades y circuitos juveniles.

Sucede también que en muchas ocasiones se programan presentaciones de estos materiales y no hay público, solo unos pocos interesados. Ocurre incluso en el marco de los Festivales de Video o eventos nacionales de cine a los cuales va siempre el mismo tipo de espectador. ¿Poca difusión?. ¿Desinterés?. ¿Ausencia de cultura cinematográfica? ¿Prejuicios con el cine joven o alternativo?. ¿Malas condiciones técnicas de los locales? Aquí hay de todo u poco.

Otras cuestiones sobre el “cine independiente”. La Muestra tiene un marco o sea en ella concursan materiales realizados por menores de 35 años. A tal (d)efecto “biológico”, los que sobrepasen esa edad ya no son jóvenes o nuevos creadores. Es una discusión que ha estado flotando desde el mismo inicio de las Muestras. Sucede que no son pocos los que rebasada la edad, siguen haciendo un audiovisual alternativo a los centros productores oficiales del tipo ICRT o ICAIC. Obras por cierto también experimentales y arriesgadas, sin embargo poca oportunidad de exhibición encontrarán pues las muestras, que se hacen sobre la Muestra (valga la redundancia) englobarían solo los trabajos aceptados en ella. No podemos olvidar que todo el circuito de exhibición del país está controlado por el Estado. Las salas de cine pertenecen administrativamente al Poder Popular (!!) y la exhibición de los materiales va por cuenta del ICAIC. No hay grandes circuitos alternativos de exhibición, ni por supuesto locales privados (salvo nuestras casas) que permitan proyecciones y debates de los filmes. Las salas de video son también controladas por el estado o sus organizaciones de masas del tipo UJC. Es decir quien tiene el poder determina el qué, cuando, como y donde se exhibe.

Las nuevas tecnologías han desde luego erosionado ese control absoluto. Es una realidad indetenible. La distribución por vías paralelas, personales, utilizando discos duros, DVD, memorias flash, etc, han creado un flujo constante de materiales que se pasan de mano en mano. Internet, los correos electrónicos, los blogs y otras vías permiten también la promoción alternativa de estos materiales e incluso se generan discusiones o textos teóricos sobre los mismos. Es una realidad y sus efectos culturales se pueden notar. Muchos, e incluyo a no pocos de los directivos de la propia industria, están conscientes de esto pero su poder de decisiones al respecto es nulo. Sus manos están atadas por vetustas leyes y resoluciones de instancias superiores, ajenas como casi siempre de las dinámicas de la vida contemporánea.

El ICAIC, nos guste o no, ha dejado desde hace 20 años de ser el gran centro productor del cine o la imagen en Cuba. Ese extraordinario proyecto que tanto hizo por la cultura cubana y que a tanta gente valiosa convocó durante cinco décadas tendrá que reformularse y adaptarse a las nuevas realidades sino quiere diluirse en el tiempo. Del ICRT, controlado obsesiva y neciamente por los ideólogos del estado, mejor ni hablar.

El audiovisual de la isla está completamente fragmentado y no habrá vuelta atrás. Escucho a muchos de mis colegas recurrir al pasado, contar historias y añorar otros tiempos, incluso proponer volver atrás rememorando la televisión o el cine de otras décadas. No hay más que asistir a los eventos nacionales para escuchar un continuo lamento por lo que fuimos o perdimos. Tales gestos y acciones nos paralizan y afantasman, es como si pretendiéramos congelarnos en el tiempo mientras la vida nos pasa por delante.

Gustavo Arcos.

ABELARDO MENA SOBRE LOS JOVENES REALIZADORES CUBANOS

Muy interesantes las apreciaciones de Gustavo Arcos sobre la Octava Muestra de Nuevos Realizadores. Sin embargo, creo que a esta generación, más que su falta de unidad, la une un potencial rabiosamente revolucionario, desde el punto de vista ético y estético.

No han sido convocados a tareas de choque por la UJC ni por el PCC, no esperan recibir ni el beso de la patria ni un viaje a la URSS, no son becarios de ningún pensamiento oficial ni esperan cautelosos por la medalla por la cultura nacional o el Lada correspondiente de otros tiempos. Simplemente quieren ser y crear. Asimismo se hizo el ICAIC y el nuevo cine latinoamericano, ya sin los horizontes visibles de utopías narcóticas. Son los hijos del Periodo Especial y la post-soya, y encuentran -sin manifiestos ni grandilocuencia- su espacio gracias a la tecnología digital.

Pero no es necesario pedirle a las instituciones más de lo que nosotros mismos no podamos hacer. ¿Por qué no crear un ciclo en torno a las Muestras, que se haga mover por el mundo mostrando el aliento irreverente de este nuevo audiovisual cubano? ¿Por qué no fundar un grupo gestor para la promoción de estas obra “nueva” (realizador joven se es a los 40 también), que aproveche las nuevas tecnologías para atraer la atención del mundo sobre esta creación? El arte cubano de los 80 y 90 lo supo hacer con su crítica, ¿por qué desaprovechar esta oportunidad única que ofrece el surgimiento de esta generación sin mapas preconcebidos?

Un saludo,

Abelardo Mena