SENTIDO HISTÓRICO DEL CINE CUBANO

Cada vez que escucho a un estudioso utilizar estos términos, no puedo evitar preguntarme si sabe con exactitud qué quiere decir con ello. Honestamente, creo que se trata de una de las tantas frases hechas que conforman la inmensa catedral retórica donde pernocta el cine cubano.

Para empezar, se sigue confundiendo el “cine cubano” con el “cine del ICAIC”. En esta institución sí puede hablarse de un proyecto, un programa, una estrategia, un conjunto de tácticas, que han garantizado resultados más o menos esperados (no me refiero a los resultados en el orden artístico, sino en cuanto a lo que se prometió sería una industria de cine en el país). En cambio, el cine cubano es mucho más complejo de imaginar: sería algo así como el fondo sobre el cual se han asentado miles de prácticas cinematográficas que muchas veces parecen que se anulan debido a diferencias irreconciliables, cuando en realidad, resurgen convertidas en algo nuevo.

Por tanto, ese “sentido histórico” será difícil de apreciar, al menos a primera vista. Y con toda franqueza, no creo que con lo poco que hemos investigado acerca de lo que “no es” cine del ICAIC, estemos en condiciones de fijar un sentido único que explique el devenir unidireccional de eso que vemos en pantalla.

Lo que sí parece menos complejo de apreciar es el “sentido histórico” de aquello que expresamos precisamente los críticos, investigadores, y promotores del cine cubano. O más claro aún: el sentido histórico de “lo que no se expresa”, y que no está determinado únicamente por lo ideológico.

Aquí la química entre sujetos, las afinidades electivas, la empatía, también tienen un peso determinante, pues concederle legitimidad a aquello que compite directamente con un afecto devenido saber, sigue entorpeciendo la trasparencia de esa búsqueda colectiva de la verdad. Esta suerte de “mutismo selectivo”, lamentablemente tiene entre nosotros (se esté a favor o en contra del cine cubano) una influencia demasiada aplastante.

Juan Antonio García Borrero

Publicado el febrero 18, 2009 en REFLEXIONES. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: