CONFORMISMO, INCONFORMISMO

El cine cubano revolucionario nació en 1959 bajo el signo de la inconformidad. Esto que afirmo corre el peligro de sonar a retórica manida, sobre todo porque en las fechas que lo escribo, se festeja un aniversario cerrado, y la regla es el derroche de elogios.

Como llevo algún tiempo hablando del cine cubano (a veces bien, a veces mal, pero hablando, que es la mejor manera de tenerlo en cuenta), puedo darme el lujo ahora de pasar por alto el panegírico, para pensarlo como lo que en verdad me importa: como un síntoma cultural. Como algo que me ayuda a reconocerme como individuo dentro de un medio social. Algo que siembra en mi cabeza más preguntas que respuestas.

Lo del “conformismo” no lo he evocado por gusto. Es que acabo de releerme la Nro. 2 de la Revista “Cine Cubano” (hablamos del año 1960), donde aparecen un conjunto de artículos que intentan comentar este asunto tan polémico. Así podemos encontrar un texto de Eduardo Manet con el título de “Pantallas de La Habana”. Otro de Julio García Espinosa con el nombre de “Apuntes sobre el anticonformismo”. Y un tercero firmado por René Jordán (“La Nueva Ola” del cine anticonformista norteamericano). A estos podríamos sumar el ensayo de Gutiérrez Alea con que abre la revista: “El cine y la cultura”.

De la lectura de todos ellos se desprende un estado de ánimo común: la inconformidad con el modo de representación dominante era la vara con que se media las posibilidades de que una película llegase a ser “arte”. Sin embargo, el término mismo “inconformismo” parece tener significados diversos en sus manos. Para Manet, “(…) Es normal que toda la América Latina se pregunte: ¿cuál va a ser el Cine Cubano? ¿Qué películas nos dará la Revolución Cubana? Esas dos preguntas resultan un gran honor y una perspectiva aterradora. A un Continente donde el Cine que prevalece es 95 % conformista-comercial, Cuba debe darle un cine anticonformista y de calidad”. Para García- Espinosa, “El “anticonformista” no razona. Es sabido que, gracias a su pedantería y a su estrechez ideológica, se permiten el lujo de afirmar o negar una cosa sin mayores explicaciones. Actitud lógica porque el método racional sería en él algo inconsecuente”.

Ahora, más allá de estas disquisiciones intelectuales que a veces levitan por encima de la “vida real”, como si el acto de ver una película no tuviese que ver con la existencia misma, con los seres humanos de carne y hueso, lo que he leído me ha interesado porque remueve en mí inquietudes que a veces dejo a un lado, y otras, como diría Escardó, vienen sobre mí. El cineasta tiene el deber de ser “anticonformista” (es decir, luchar contra un orden de cosas engañoso), pero como espectador, ¿no estoy obligado a lo mismo?, ¿no es imprescindible que aprenda a no bajar la guardia? Y no porque con ello voy a salvar a nadie, sino porque en todo caso, me salvo yo mismo del peor de los pecados que nos pueda tocar como seres humanos: vivir la vida como si ya esta hubiese sido vivida. Heredarla como algo ajeno.

Si no entendí mal, algo de eso nos quería decir Peter Brook cuando en su visita a Cuba comentó: “He leído con mucho interés los artículos del Nro. 2 de “Cine cubano” sobre conformismo y anti-conformismo. Ustedes están en el camino justo cuando muestran esa decisión de mantener la necesaria lucidez con respecto al trabajo artístico. No hay nada más peligroso que el burocratismo en el arte, la actitud de “todo anda bien en el mejor de los mundos”. El artista tiene un delicado deber que cumplir con respecto a la sociedad y al tiempo en que vive. Mientras más aguda sea su visión para juzgar las cosas, mayor será el beneficio que él aporte. Esto no significa un estado de guerra consigo mismo o con los otros, sino una actitud de vigilancia. Su oficio le desarrolla una visión aguda. Justo es que la emplee bien. De lo contrario, el entusiasmo se pierde, el poder de creación se estanca, la capacidad de renovar desaparece”

Juan Antonio García Borrero

Publicado el enero 12, 2009 en REFLEXIONES. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: