Archivos diarios: mayo 22, 2007

RAMÓN PEÓN: CARTA ABIERTA A FIDEL

Dr. Fidel Castro:

Los que hemos soñado durante tantos años con hacer ver al Gobierno –los distintos Gobiernos que han regido los destinos de nuestra República, desde Machado hasta Batista-, que al hablar de cine, había que tener en cuenta algo más que el simple aspecto de la cinematografía como espectáculo e industria, hemos visto un rayo de luz en las tinieblas, cuando hemos oído al H. Sr. Presidente de la República, y al líder máximo de la Revolución, mencionar el propósito del Gobierno Revolucionario de impulsar la cinematografía cubana.

Es por esta razón que me aventuro a abordar de nuevo el mismo tema, hoy que por razones de salud, me veo en la necesidad de refugiarme en mi patria, después de haber dedicado 27 años de mi vida al cine mexicano, y cumplir en estos momentos- el 18 de febrero de 1959- cuarenta años de cinematografía como director. En ninguna ocasión el cine cubano ha estado más cerca de su Gobierno, ya que su función de divulgación y difusión cultural están íntegramente identificadas con la ideología del Gobierno Revolucionario de la Nueva Cuba.

La educación audiovisual, doctor Fidel Castro, puede ser el más eficiente y poderoso aliado del Gobierno, para hacer llegar al campesino cubano las orientaciones, la ayuda cultural que le es tan necesaria para lograr mejor su propósito de superación y elevación de su nivel de vida.

Su mensaje a través del cine, será mejor comprendido. El lenguaje de las imágenes, con la adición del sonido, hará que el guajiro comprenda mejor la lección; esa lección que le es tan necesaria para que pueda sacar el mejor partido de la tierra… esa tierra que ahora va a ser suya, a través de la nueva Ley Agraria de la Revolución Redentora.

En Cuba hay técnicos capaces y son pocos los elementos mecánicos que podrán faltar para lograr mayor eficiencia en nuestra labor. Para hacer películas de Orientación audiovisual, casi lo hay de todo en Cuba. Los técnicos cubanos son todos revolucionarios de corazón… con decirle a usted que aún sueñan con hacer cine en Cuba, después de haber sido discriminado durante tantos años…!

Yo, que soy el más humilde –le ofrezco 40 años de experiencia, a través de 27 años al servicio del cine mexicano y 80 películas como director. Creo que puedo ser útil en algo; pero como yo, hay muchos técnicos de cine en Cuba y sé que cada uno de ellos firmaría lista de presente, cuando el Gobierno Revolucionario llamara a filas para servir a Cuba cinematográficamente hablando.

Quiera Dios que usted no se deje secuestrar, como fueron secuestrados por su propia egolatría, los que anteriormente regían nuestros destinos, en todas las épocas. Yo no pude nunca hacerme oír de ninguno de ellos, porque jamás pude romper la muralla china que los encerraba al través de los aduladores que tanto daño le han hecho siempre a Cuba.

El Cine sirve para muchas cosas, no solo para entretener. No puede olvidarse que es el espectáculo predilecto de las masas, el espectáculo del pueblo- ese pueblo al que usted le interesa tanto identificar con sus prédicas y con su gobierno.

Cuando tenga tiempo de hablar diez minutos de cine, solo diez minutos, que estoy seguro que serán de gran utilidad, déme la oportunidad de aclarar por qué yo tengo tanta fe en que el cine pueda ser su mejor aliado en la reestructuración de la nueva Cuba que soñó Martí, y usted quiere que se convierta en realidad ahora. Yo me inclino a creer que el cine puede completar el milagro que usted, con su tenacidad y heroísmo, logró plasmar con la huída del tirano. Felicidades mil y que Dios lo bendiga.

(Publicado en “Revista Cinema” Nro. 1195, La Habana, 8 de febrero de 1959, p 10).

Ramón Peón (n. La Habana, 1897/ m. Puerto Rico, 1970). Uno de los cineastas que más empeño puso en vida por fomentar una cinematografía nacional. En 1916 se desplazó a los Estados Unidos para iniciarse en el cine como ayudante de laboratorio. Debutó como director con “Realidad” (1920) y en 1930 realizó el filme silente “La Virgen de la Caridad”, considerado una de las mejores películas cubanas de todos los tiempos. Trabajó por razones económicas en los Estados Unidos y México, y en este último país desarrolló una amplia carrera. A pesar de ello, nunca abandonó la idea de posibilitar la creación de una industria cinematográfica en el país, y a ese empeño se debe la creación de la compañía PECUSA (1938), que logró producir seis películas. Se marchó de Cuba el 5 de abril de 1960, desilusionado con la indiferencia que le prodigaban de manera oficial. Paradójicamente, por esa misma fecha George Sadoul descubría en el ICAIC su filme “La Virgen de la Caridad”, y Néstor Almendros, todavía crítico de la revista Bohemia, lo llamaba “el Griffth cubano”, al tiempo que reconocía en él “un artista visual, un narrador de excepcional talento”.

Anuncios