POST-CONGRESO: MANUEL HERRERA SOBRE LA POSIBILIDAD DE UNA FUTURA ASOCIACIÓN DE CINEASTAS

Otro amigo, en este caso el conocido cineasta Manuel Herrera, me hace llegar este documento que fue sometido a la discusión de los delegados que participaron en el Congreso.

FUNDAMENTACION A LA SOLICITUD DE CONVERTIR LA SECCION DE CINE EN ASOCIACION DE CINEASTAS.

Nuestra finalidad y nuestro principio

es defender, en términos de derecho, la pertinencia

y la pervivencia de la industria

cinematográfica cubana (El cine cubano)

como nuestro proyecto de vida,

y como parte indisoluble de los espacios culturales

que sostienen y certifican el aliento

espiritual de la nación cubana”

Texto leído por Enrique Alvarez en el encuentro de los cineastas

4 de mayo 2013.

INTRODUCCION

La democratización de los medios ha traído el auge de la producción cinematográfica llamada independiente. La cantidad de cineastas, en todas las ramas de la creación artística del cine, ha aumentado. En la FAMCA y la EICTV, un número creciente de estudiantes se gradúa cada año. Nunca como hoy la producción cinematográfica se ha extendido por todo el país. Documentales, largos y cortos de ficción se realizan en cualquier rincón con la calidad profesional suficiente como para representar a nuestra cinematografía.

El aumento considerable de la membresía de la Asociación de Medios Audiovisuales y Radio impide el crecimiento en su Sección de Cine. Muchos compañeros, con las condiciones requeridas, se encuentran realizando su obra sin estar asociados a ninguna institución. Dicho aumento limita el libre flujo de circulación de ideas, interrelación y retroalimentación entre los cineastas, semejantes hoy, a un rosario de personalidades dispersas, o aliadas en pequeños grupos, impedidas por ello de funcionar como un movimiento artístico.

El concepto audiovisual imperante entre nosotros, resulta válido para referirse de forma global a una serie de actividades como el cine, la televisión y otras.

A partir del perfeccionamiento de las tecnologías de los videojuegos, narrativa transmedia, clip musicales, video arte, multimedia, internet. mapping y otros, se convierte, a nuestros efectos, por global e inespecífico, en un término ambiguo e inoperante, ya que el sentido artístico, lenguaje, formas narrativas, etcétera, son tan diversos en cada una de estas expresiones que cuando nos referimos a audiovisual, no sabemos a ciencia cierta a qué nos referimos. Por tanto, necesitamos de un concepto nuevo que vaya más allá del elemental “del oído y de la vista”, que determine y amplíe sin ser excluyente ni paternalista.

Para poder encarar un mejor futuro del cine desde dentro de la UNEAC, destinado a recuperar su posición e influencia social, cercar y contribuir a superar la grave crisis material y organizativa en que se encuentra, se presenta la solicitud de convertir la sección de Cine en una Asociación de Cineastas, que contemple y permita abordar con la mayor profundidad y complejidad las especificidades de este medio.

Entre los motivos para la creación de una Asociación de Cineastas debemos considerar la necesidad de discusión y diálogo sobre los problemas medulares relativos al estado del cine que, en la estructura actual, no pueden ser discutidos en su justa medida. Somos el 18 % de la membresía y por lo mismo, la incidencia de los cineastas en la Asociación está en absoluta desventaja y minoría, incluso en la Sección de Cine. Esta desproporción, impide influir en los aspectos cardinales. En la reciente plenaria para este congreso, solo fue elegido 1 cineasta de 14 posibles como miembro del ejecutivo, y otro por derecho propio, a pesar de ser el grupo más necesitado de voz y atención en estos momentos.

El aumento considerable de la membresía de la Asociación, a su vez impide y frena el crecimiento de su sección de Cine. Focalizados en una actividad podemos tener mayor calidad, y transparencia, mediante rigurosa selección, para el crecimiento de sus miembros atendiendo al volumen y reconocimiento de su obra artística y velar por el incremento y solidez del movimiento cinematográfico nacional (estatal e independiente) y procurar un espíritu de cooperación entre las instituciones estatales y los realizadores independientes para llevar a cabo sus proyectos

OBJETIVOS FUNDAMENTALES DE LA ASOCIACIÓN DE CINEASTAS

A) DE CARÁCTER INMEDIATO.

La Asociación de Cineastas, deberá velar por que la política cinematográfica que se ejecute en el país tenga un carácter inclusivo, de acuerdo a las corrientes actuales y debe procurar la búsqueda de soluciones a problemas que hoy frenan creativa, artística y laboralmente la producción cinematográfica del país, sin que esto vaya en detrimento de otras acciones que en ese sentido se realicen, basados en el principio de la riqueza que aportan la multiplicación y confrontación de ideas mediante el diálogo.

Apoyar la creación de una Ley de Cine, viejo anhelo de los cineastas, que regule, impulse, dinamice la producción cinematográfica, que reconozca deberes y derechos, mecanismos económicos, obligaciones de las partes partiendo del principio de “El cine es un arte”, primer Por cuanto del Decreto-Ley que creó el ICAIC, tenidas en cuenta las circunstancias actuales del cine de autor que no son las mismas que en 1959.

Abogar por un nuevo modelo de producción cinematográfica (estatal e independiente) abarcador de la totalidad del proceso y las formas modernas de realizarlo,(desde el guión hasta su distribución en el mercado nacional e internacional, basado en la propuesta de los cineastas al VII Congreso.

Dado el carácter extremadamente peculiar del patrimonio cinematográfico, la Asociación debe observar, y participar en todo lo concerniente a la conservación y preservación de obras cinematográficas, así como velar por la de los creadores fallecidos, tal y como lo plantean los estatutos de la UNEAC. Estas obras tienen un doble carácter, patrimonial y personal, y por ello los miembros tienen el derecho a reclamar información sobre el estado actual de sus obras y de los planes futuros con ellas.

De acuerdo con los estatutos generales de la UNEAC, la Asociación abogará por la libertad creativa y los derechos de los cineastas miembros, y por lo mismo, está llamada a ser un árbitro moral en cualquier género de disputas y a defender, desinteresadamente, el presente y el futuro del cine cubano, teniendo en cuenta las vertientes estatal e independiente en las que hoy se realiza.

La Asociación de Cineastas deberá promover la divulgación en escuelas, institutos, universidades y talleres la experiencia cinematográfica cubana, en todas sus especialidades estrechar relaciones y colaborar con la Escuela Internacional de Cine y TV de San Antonio de los Baños y la Facultad de Comunicación Audiovisual, necesitadas de ello.

Deberá apoyar y canalizar una real política de apreciación cinematográfica con la participación de críticos e investigadores. Interesarse en la formación de los nuevos críticos e investigadores cinematográficos que con una sólida base cultural y un empleo honesto e imparcial del criterio contribuyan decididamente a la recuperación del espectador cinematográfico, y a la retroalimentación de los creadores.

Interesarse, como institución, en los problemas de exhibición y distribución, afectadas por la pérdida paulatina de público y de espacios en pantalla. .

OBJETIVOS A MEDIANO PLAZO

La Asociación de Cineastas puede prestar mayor atención al funcionamiento del Festival Caracol, a la calidad de sus premiaciones, y de su foro de opinión y debate de ideas, y concentrar sus recursos para evolucionar hacia el Festival de Cine Nacional. Procurar y apoyar la modernización y/o creación de nuevas salas de pequeño formato, así como la exhibición y la promoción a nuestros filmes (independientes o no) en TV. Estimular y conducir la creación de un circuito público para nuestras obras a través de los salones de proyección de las filiales de la Uneac en el interior.

Abogar por la aprobación de los mecanismos legales necesarios como el registro del creador audiovisual y cinematográfico, y de las formas de asociación para producir, tanto como cooperativas cinematográficas y audiovisuales, —como una alianza de intereses artísticos fundamentada en el trabajo colectivo y la solidaridad humana— o a manera de pequeñas empresas productoras, según el interés y la necesidad de cada uno de los proyectos, basados en el principio de la especificidad económica y la multiplicidad de las formas de asociación inherentes al cine.

Cuba está enfrascada en un arduo proceso de recuperación de su economía que debe privilegiar sus principales renglones, sobre todo las necesidades de su población. En medio de esto no debemos olvidar que las necesidades del hombre, como sabiamente ilustró Onelio Jorge Cardoso en “El Caballo de Coral”, son de dos tipos: espiritual y material y que ambas deben cumplirse para la realización plena del individuo socialista, su bienestar y calidad de vida.

El cine debe procurar su rentabilidad por el camino de su esencia artística, en el aprovechamiento de la multiplicidad de fuentes modernas de financiamiento, ventas y colocación en los festivales más importantes de acuerdo a las características de cada filme, con modernas estrategias de promoción y ventas, sin olvidar como decía Alfredo Guevara, que en “Arte no hay apuesta segura”

No podemos hablar de una crisis de calidad en el cine cubano. Llama la atención, que pese a la crisis estructural y económica que padecemos, se producen, como en todos los tiempos, obras excepcionales, buenas, regulares y malas aunque, salvo excepciones, en el ánimo de problematizar y reflejar la realidad actual, nuestro cine se olvida de la necesaria universalidad de los temas y su tratamiento, lo cual limita su difusión en el exterior y sobre todo sus ventas. La calidad de nuestro cine es el foco central de donde irradia el resto de su problemática. A un cine de calidad, que nos refleje como nación y como nacionalidad, problematizando el pasado, el presente y el futuro, donde lo nacional se convierte en universal, el público responderá con su presencia en las salas. Ya lo ha hecho en ocasiones. Este sentido de la calidad artística no está relacionado con los altos costos de producción o los formatos clásicos, al contrario es un cine de contenidos, realizado en cualquier formato y presupuesto con lenguaje cinematográfico. Un cine de calidad puede impulsar las ventas a todos los niveles realizadas de acuerdo al mundo moderno, su metodología, contradicciones y fisuras.

Aspiramos a una UNEAC donde las discusiones artísticas predominen para así contribuir a la calidad y crecimiento del cine cubano como movimiento artístico y no como personalidades aisladas, sin olvidarnos de las necesidades, que expresan los artistas, de mejorar las condiciones materiales y organizativas que les permitan dedicar el máximo de sus potencialidades a la creación de sus obras.

Al analizar los aspectos que hoy nos afectan debemos tener en cuenta no solo lograr la infraestructura necesaria, solución tal vez a largo plazo sino la modernización de lo que tenemos comenzando por nuestra mentalidad. El cine, la más integral de las artes tiene que sumarse a las transformaciones que le ha impuesto el mundo moderno. Las condiciones han cambiado, como han cambiado los planteamientos y los términos del lenguaje cinematográfico, han cambiado la distribución, la publicidad, la programación y la exhibición, hacia formas más modernas que están dando resultado bajo la divisa de que el espectador no va al cine sino el cine al espectador. Hay que llevárselo allí, a aquellas zonas de la ciudad donde se concentra, a zona cercanas a su domicilio, olvidarnos de las grandes salas, de las cuales solo debemos conservar una o dos para eventos especiales. Las restantes convertirlas en pequeñas salas de variada programación, dotadas de confort y múltiples ofertas, que a no dudarlo serán costeables y producirán beneficios. Son muchas las cosas que se pueden hacer y muchos los caminos.

“La cultura es lo primero que hay que salvar” y el cine es parte integral y sumamente importante de la cultura cubana. Hay que salvar al cine como parte de la cultura nacional.

No hay alternativas o nos modernizamos técnica, artística y productivamente o perecemos, con los peligros que encierra el hecho de que –como dijera Julio García Espinosa — “un país sin imagen es prácticamente un país inexistente”

MANUEL HERRERA.

Esta fundamentación está basada en la original, con algunas modificaciones, presentada a la presidencia de la Uneac en La Habana, 24 de Marzo de 2013.

NOTAS:

La definición de cineasta aparece en los diccionarios como inherente al director o realizador, en la práctica se le atribuye a los oficios de carácter artístico que intervienen la obra cinematográfica (ficción o documental, largo o corto). Son ellos: Director, Director de Fotografía y Operador de Cámara, , Editor, Sonidista, , Grabador de Estudio, Diseñador de Banda Sonora,, Diseñador de Producción, Productor Ejecutivo y Director de Producción. Director de filmes de animación, director de animación, infografía, coloristas, y demás especialidades artísticas de la animación. A los efectos de la Asociación se incluyen también: Críticos e investigadores especializados en cinematografía.

Otros artistas que intervienen en la obra cinematográfica, cuyo eje de actividad está en otras esferas del arte pero que pueden considerarse entre los miembros de acuerdo al volumen de su filmografía: Guionistas, Escenógrafo, Diseñador de Vestuario, Actores; Compositor y stillman, creadores de efectos digitales y especiales, diseñadores de créditos, diseñadores de carteles cinematográficos,

OBRA CINEMATOGRÁFICA:

Obra cinematográfica: Es aquella que emplea como premisa fundamental el lenguaje cinematográfico, fijada en cualquier medio o soporte, en cuya elaboración queda definida la labor de creación, producción, montaje y posproducción producidas con el objetivo de exhibirse en salas comerciales de cine, y/o para su distribución legal en soportes de uso familiar y con independencia de su exhibición secundaria en otros medios.

MANUEL HERRERA.-

About these ads

Publicado el abril 16, 2014 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. 3 comentarios.

  1. lourdes santos

    totalmente de acuerdo, las problematicas del cine no son del interes de los otros medios que comparten la asociacion actual, por lo que ante la urgencia de tratar muchos temas es necesario independizarse.

  1. Pingback: Putting the Breaks on Independent Films in Cuba · Global Voices

  2. Pingback: Putting the Brakes on Independent Films in Cuba · Global Voices

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.436 seguidores

%d personas les gusta esto: