LA HISTORIA SIN ACONTECIMIENTOS (3)

¿Por qué ciertos acontecimientos quedan registrados en la historia y otros no? La respuesta parece tan fútil que casi nadie se hace la pregunta. Sencillamente da por sentado que el conjunto de acontecimientos que se relatan en los libros de Historia (sobre todo la oficial) tienen una relevancia indiscutible que va más allá de lo que cualquier sujeto pueda interpretar. El acontecimiento adquiere así un rango de “objetividad” que enmascara por completo la intensa actividad subjetiva que antes ha existido en quienes proclaman la trascendencia o no del hecho. Quien habla de los acontecimientos históricos, ya sea a favor o en contra, lo hace desde un determinado estado de ánimo, no desde la fría objetividad.

El acontecimiento jugaría aquí el papel de una imagen mnemónica que permite introducir un estímulo inusual en nuestra memoria. Y artificial, en cuanto lo aísla del conjunto de rutinas y banalidades en que normalmente vivimos absortos. Eso explica que recordemos mucho mejor asuntos remotísimos que no han tenido que ver directamente con nosotros, que algunos percances que hemos experimentado en nuestras vidas, y que estarían marcando subliminalmente la disposición afectiva a través de la cual miramos el mundo. Pero, ¿no deja eso a la historia en el mero papel de una memoria artificial, manipulada por quienes tienen el poder de legitimarla, con fines que responden a los intereses del grupo dominante?

Recuerdo ahora aquella entrevista de 1975, concedida por Marc Ferro a Serge Daney e Ignacio Ramonet para Cahiers du Cinema, donde afirma:

La primera misión del historiador es devolver a la sociedad aquella historia de la que los aparatos institucionales le han desposeído. Interrogar a la sociedad, escuchar lo que dice, ésta es, a mi entender, la principal tarea del historiador. En vez de contentarse con utilizar los archivos lo que debería hacer es crearlos, o contribuir a su creación: filmar, entrevistar a aquellos a los que nunca han dejado hablar ni testificar. El historiador tiene el deber de quitar a los organismos de poder el monopolio que ellos mismos se han atribuido, su pretensión de ser la única fuente de la historia, porque no satisfechos con dominar la sociedad, estos organismos (gobiernos, partidos políticos, iglesias, sindicatos) pretenden además ser su conciencia. El historiador tiene que hacer ver a la sociedad la existencia de esta falacia”.

En una época como la nuestra, en la cual la revolución electrónica nos está permitiendo dejar atrás la dependencia de los encuentros académicos en foros físicos (lo cual traía como consecuencia la consolidación de enfoques inevitablemente elitistas), se hace más tangible la utopía renovadora de Ferro. Para los historiadores del cine cubano se trata de una verdadera bendición, en tanto podemos acceder a los acontecimientos con una perspectiva inéditamente rashomonesca. Sin embargo, habría que tener cuidado con el entusiasmo, en tanto el historiador del presente también forma parte de esta visión del mundo que ha sido elaborada bajo la influencia de un conjunto de emociones que determinan nuestras euforias y nuestros rechazos de ahora mismo.

Bajo esas circunstancias, los acontecimientos que se describan seguirán siendo el espejo de lo que aspiramos a que en un futuro no se repita, o que anhelamos que se conserve como paradigma de lo que debería ser el mundo, un mundo que, sin embargo, seguirá transformándose azaroso, ajeno a nuestras expectativas más íntimas.

En casos así, el acontecimiento deja de ser otra vez eso “objetivo” que pretendíamos poner a salvo luego del examen de las más disímiles fuentes, para convertirse en espejo de aquellas convicciones de la época que compartimos con nuestros contemporáneos.

Juan Antonio García Borrero

About these ads

Publicado el noviembre 21, 2012 en REFLEXIONES. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.218 seguidores

%d personas les gusta esto: