LA HISTORIA SIN ACONTECIMIENTOS (2)

No hay nada más opuesto a la idea del dinamismo histórico que una Historia que opera como la simple suma de múltiples acontecimientos. En estos casos, el narrador suele confundir la Historia con el conjunto congelado de eventos que hasta ese momento se conocen. Pero, ¿y las lagunas?, ¿y los silencios?, ¿y lo que se ha reprimido para que no salga a flote? Luego está el problema mismo de la selección de los hechos, que haría meditar en su momento a Edward Carr del siguiente modo: “El historiador los reúne y se los lleva a casa, donde los guisa y los sirve como más le apetece”.

Pensar en el acontecimiento histórico como un problema, antes que como un “hecho” consumado al que se tiene acceso, podría estimular el ejercicio de una historiografía que apela a lo interdisciplinario como algo natural y deseable. No creo que la autonomía del historiador se vea afectada con ese trabajo de equipo. Al contrario, gana en profundidad, y de algún modo toma en cuenta el modelo de constelación propuesto por Adorno en su “Teoría estética” para hablar del acontecimiento:

Por Konstellation entendemos una coincidencia tempoespacial de distintos factores, de modo que dos o más de tales factores forman una determinada configuración. En la constelación, cada factor pierde algo de su propio valor o peso, ganando lo que pierde de la recíproca relación con los otros factores. Cuando decimos que un determinado acontecimiento ha sido producido por una constelación –afortunada o no- de determinados hechos, no queremos expresar que tal acontecimiento sea el resultado de una cadena de causas de sentido homogéneo, sino que momentos diferentes, independientes uno de otros, con su sentido propio, “coinciden” quizás por un instante y de modo del todo casual. El acontecimiento debe su existencia a esta coincidencia”.

Hasta ahora los acontecimientos relatados en la historia del cine cubano, han sido descritos en función de los intereses de grupo que se representa, o por los cuales uno siente simpatía. Está por escribirse todavía una Historia que, en vez de partir del sujeto, se asome al conjunto de incidentes que en su momento tuvieron lugar, y explore esas interacciones fácticas sin que esté por medio el afán de jerarquizar, sino en todo caso el enfoque sistémico.

Juan Antonio García Borrero

About these ads

Publicado el noviembre 20, 2012 en REFLEXIONES. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.587 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: